Una asombrosa lluvia de cerveza bañó ayer el Hyde Park de Londres al momento del gol de Kieran Trippier ante Croacia en la semifinal del Mundial de Rusia 2018 que ponía a Inglaterra en la final de la máxima cita.

Es que los hinchas del seleccionado de Gareth Southgate explotaron de euforia con el 1-0 y lanzaron al aire sus vasos con bebida. Se estimó una concurrencia cercana a las 3500 personas en ese espacio, el más grande de los nueve que componen los Parques Reales de Londres.

Luego la realidad cambiaría por completo: Croacia daría vuelta el partido con los goles de Ivan Perisic en el minuto 68 y de Mario Mandzukic en el 109 del suplementario para darle a los balcánicos la clasificación a la final del Mundial que disputarán el domingo ante Francia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA EN INFOBAE DEPORTES