Edinson Cavani, delantero de Uruguay, se entrenó este jueves al margen de sus compañeros y tocó pelota por primera vez en toda la semana cuando quedan menos de 24 horas para el choque que disputará su selección ante Francia.

La presencia del delantero del París Saint-Germain en los cuartos de final del Mundial es más que dudosa. En la víspera del choque frente al cuadro de Didier Deschamps, hizo un acto de presencia testimonial en el entrenamiento de Óscar Tabárez.

Pasadas las 13h30 GMT y tras calentar en el gimnasio, Cavani saltó al césped del campo del Sports Centre Borsky de Nizhny Novgorod y dio un pequeño paseo, después inició una carrera suave al trote, practicó un pequeño eslalon con el balón y finalmente lo golpeó con suavidad.

El jugador se movió con soltura y prestó especial atención a ejercicios de flexiones, que depositaban el peso de su cuerpo en sus piernas.

Parece poco probable que pueda estar en el once inicial que presente Tabárez para derrotar a Francia. La lesión en su gemelo izquierdo, aunque no sufre rotura, no parece totalmente superada cuando sólo faltan horas para el inicio del encuentro. Su sustituto, si no hay milagro, será Christian Stuani.

Cavani anotó los dos goles celestes en el partido de octavos contra Portugal (2-1) del pasado sábado, pero no pudo acabar después de sufrir una lesión en el gemelo izquierdo.

El resto de jugadores uruguayos se entrenaron sin problemas a las órdenes de Tabárez. Los otros 22 futbolistas charrúas completaron, en los quince minutos que pudo ver la prensa, ejercicios de calentamiento, carrera y rondos con la pelota. Todos están listos para intentar superar a Francia e igualar las semifinales de Sudáfrica 2010

MÁS SOBRE ESTE TEMA: