Comienza la cuenta regresiva: Lionel Messi deberá decidir si se va o se queda en el Barcelona

A partir de hoy y hasta el próximo mes de junio, el astro argentino se enfrenta a una de las decisiones más difíciles de su vida deportiva: continuar en el club de sus amores o emigrar en búsqueda de nuevos horizontes

Lionel Messi deberá decidir si se queda o se va del Barcelona
Lionel Messi deberá decidir si se queda o se va del Barcelona

Comenzó la cuenta regresiva. A partir de este 1 de enero del 2021 Lionel Messi tiene en sus manos el futuro de su carrera futbolística. Todavía lejos del retiro, se debate entre dos opciones a las que pocas veces se enfrentó en su vida profesional: continuar apostando al club que lo formó y seguir comandando a un Barcelona en transición o armar las valijas para apostar por algo totalmente nuevo después de 20 años. Su contrato finaliza en seis meses, pero a partir de esta fecha tiene la posibilidad legal de cerrar un trato con otra entidad sin ninguna reprimenda.

Lo cierto es que sea cual sea la decisión no será para nada fácil y su porvenir no se resolverá ni hoy, ni mañana, ni la semana entrante, tal como él mismo lo detalló en su última entrevista con el periodista Jordi Évole: “Voy a esperar a que termine la temporada”.

“No sé si me iré o no, y si me voy, me gustaría irme de la mejor manera, siempre hablando hipotéticamente”. En ese tono se manejó durante la hora que duró la conversación con el presentador español y seguramente desde hoy, y hasta junio, comenzará a poner cosas en la balanza.

La situación en la que se encuentra ahora es totalmente diferente a la de hace cuatro meses, en la que estaba decidido a salir haciendo uso de su cláusula liberatoria. Con la junta directiva que tanto lo dañó en este último tiempo afuera del club, y en vísperas de las elecciones presidenciales pactadas para el 24 de enero, la Pulga empieza a encarar la recta más determinante de su carrera.

Lionel Messi podría abandonar Barcelona 20 años después (Reuters)
Lionel Messi podría abandonar Barcelona 20 años después (Reuters)

“Quiero estar en Barcelona todo lo que pueda, pero no quiero tener un contrato largo y quedarme por eso, sino porque sé que voy a estar bien físicamente, ser importante y ver que hay un proyecto ganador”, consideraba Messi en 2019 en una entrevista con Sport.

Tras esas declaraciones, la temporada 2019-20 terminó siendo una de las peores en los últimos años, perdiendo una liga a manos del Real Madrid, cayendo eliminados en cuartos de final de la Copa del Rey con el Bilbao y cerrando el ciclo con una histórica derrota contra el Bayern Múnich por 8-2 en cuartos de final de la Champions League.

Al ver que dicho “proyecto ganador” fracasó no sólo dentro del campo sino también afuera, con fichajes frustrados (Neymar), escándalos institucionales (“Barçagate”) y malos manejos dirigenciales, el rosarino estuvo a punto de ponerle fin a una larga historia de amor a la cual se vio prácticamente obligado a seguir viviendo para no involucrar jueces y abogados de por medio.

El Barcelona perdió contra el Bayern en una histórica goleada por 8-2 en los cuartos de final de la Champions League 19-20 (Reuters)
El Barcelona perdió contra el Bayern en una histórica goleada por 8-2 en los cuartos de final de la Champions League 19-20 (Reuters)

Hoy, aunque la situación futbolística sigue siendo la misma, la renuncia del presidente Josep Maria Bartomeu y la reestructuración de la plantilla parece haberle dado un poco de fuerza para seguir intentándolo como azulgrana, sin embargo, todo estará atado a lo que pase en los últimos cinco meses, dentro de los que asumirá un nuevo presidente, tras las elecciones de los próximos días, y en los que el equipo se jugará hasta cuatro títulos (Supercopa de España, Copa del Rey, Champions League y Liga).

Lionel Messi parece tenerlo claro: sin un proyecto competitivo se va. Será ahí donde la plantilla (con Ronald Koeman a la cabeza) y los precandidatos presidenciales deberán convencerlo, no con palabras sino con hechos, si realmente desean que siga.

En principio, la llegada del técnico holandés sumó mucho en esa balanza que finalmente se inclinará para un lado u otro en el futuro del rosarino: “Creo que con Koeman se le dio una seriedad y una idea de lo que pretende y lo que quiere para su equipo y lo que quiere para el club. Creo que sí, que fue un gran acierto y que está haciendo las cosas muy bien y que al principio es difícil porque hay mucha gente nueva, mucha gente joven pero a poquito el equipo va creciendo”.

La relación entre Messi y Bartomeu se quebró durante el último tiempo que compartieron en Barcelona
La relación entre Messi y Bartomeu se quebró durante el último tiempo que compartieron en Barcelona

El 24 de enero será otra fecha clave. Allí se conocerá al nuevo presidente del Barcelona, quien tendrá una tarea muy difícil tanto a nivel institucional como deportivo: “No va a ser fácil en la situación que se va a encontrar, por cómo está el club, por el tema de la pandemia, y no va a ser fácil darle la vuelta a todo esto. Pero ojalá que el que gane haga bien las cosas para volver a poner al club, que tan grande es, en el puesto donde se merece, que hoy por hoy no está”, remarcó el capitán azulgrana en diálogo con Évole.

En total serán nueve candidatos hasta el momento los que intentarán convencer a Messi con su librito de proyectos debajo del brazo. Uno, incluso, facilitaría la llegada de Xavi Hernández (como Manager general o entrenador, si no continua Koeman). El astro argentino, sin embargo, y sabiendo que será determinante para él lo que pueda presentar el próximo dirigente, no toma partido por nadie: “No he hablado con ninguno. Primero tienen que pasar las elecciones, tiene que ganar y cuando sea presidente empezar a trabajar. Después veremos que nosotros terminemos bien el año que podamos conseguir algún título y en junio se verá”.

Fiel a su estilo, Lionel Messi quiere afrontar los últimos años de su carrera al máximo nivel y peleando por los principales títulos internacionales. Es por eso que, si el Barcelona no puede cumplir con sus expectativas, no le quedará otro remedio que el de buscar nuevos horizontes. Si bien casi la totalidad de los clubes del mundo quisiera tenerlo entre sus filas, el Manchester City de Inglaterra (con Pep Guardiola), el PSG de Francia (con Neymar) o el Inter de Italia (hoy un poco más atrás en la lucha), serían los principales candidatos de una lista en la que recientemente descartó por completo al eterno rival, el Real Madrid, y al Atlético de Diego Simeone y Luis Suárez.

Pese a la gran incógnita que rodea el futuro a corto plazo del mejor jugador de los últimos tiempos, y sea cual sea su decisión (con la MLS también rondando en su cabeza), Leo tiene claro que su historia de amor con la institución azulgrana no terminará en junio: Me gustaría volver algún día, me gustaría volver a la ciudad, a trabajar en el club. No me veo de entrenador, quizás sí de director deportivo para traer a jugadores que yo quiera o que creo que necesita el club, ya veremos”.

Últimas Noticias