La desconocida historia del día que Lionel Messi salvó del descenso al Barcelona

Con 16 años y antes de debutar en Primera División se cargó el equipo al hombro y logró sacarlo de lo más bajo de la tabla

La temporada 2003/04 marcó un antes y un después en la vida de Lionel Messi
La temporada 2003/04 marcó un antes y un después en la vida de Lionel Messi

Lionel Messi es y será una leyenda para el fútbol mundial pero sobre todo para el FC Barcelona, club en el que se formó como futbolista profesional pasando por las distintas categorías hasta afirmarse como el capitán del primer equipo, responsabilidad que tomó tras la salida de Andrés Iniesta al Vissel Kobe de Japón en agosto del 2018.

Desde que Ronaldinho Gaúcho le entregó la camiseta número 10 en julio del 2008, el argentino pasó a ser la cara del conjunto azulgrana, liderado por Pep Guardiola en el banquillo, quien lo transformó en el eje de un equipo que funcionaba de maravillas con grandes acompañantes como Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Dani Álves y Samuel Eto’o, entre otros.

Sin embargo, y pese al gran juego colectivo que demostró y demuestra el Barcelona, la calidad individual de Lionel Messi es la que continúa marcando la diferencia. Algo que sucede no sólo desde su arribo a la Primera División, sino también en las categorías inferiores, donde hasta se convirtió en el salvador de una de ellas para evitar que cayera al descenso.

Messi daba sus primeros pasos en las inferiores del FC Barcelona

El 14 de septiembre del 2003, con 16 años, Lionel Messi debutaba en el Juvenil A (categoría que reúne a los futbolistas azulgranas sub 19). Su desempeño fue fantástico a tal punto que llegó a disputar su primer partido con el primer equipo dos meses más tarde, cuando Frank Rijkaard lo convocó para el amistoso contra el Porto en Portugal (en la inauguración del nuevo campo) que terminó con la victoria del equipo dirigido por José Mourinho por 2-0.

En paralelo, por aquel entonces, el Barcelona C continuaba con su difícil camino en la tercera división del fútbol español y no podía levantar cabeza. Ese 16 de noviembre, mientras Messi daba sus primeros pasos al lado de jugadores como Luis Enrique (capitán en ese entonces), Patrick Kluivert o Ronaldinho, el conjunto dirigido por Pepe Boada empataba con el U.E Tarrega (1-1) y se posicionaba anteúltimo en la tabla con 9 puntos.

En el siguiente encuentro, por la fecha 14, el Barça C iba a caer en el último lugar de la clasificación al perder 4-3 contra el C.E Manresa. Una situación crítica que requería una medida urgente para salir de la zona del descenso. Fue allí donde Lionel Messi se vistió de salvador.

Messi debuta con el primer equipo en un amistoso contra el Porto

La Pulga era el segundo jugador más joven de la plantilla (Oriol Riera era nueve días más chico), integrada por futbolistas de entre 18 y 21 años, e iniciaba la difícil tarea que se le había asignado aportando fluidez y detalles de calidad en lo que fue la victoria del conjunto culé por 2-1 ante Europa C.E en la jornada 15, a dos semanas de haber jugado con el primer equipo.

Tres fechas más tarde, en la 18, el pequeño y prometedor delantero convertía su primer triplete en el triunfo por 3-2 contra el U.D.A Gramanet B. Con esos tres puntos, el Barcelona C salía de la zona de descenso al ubicarse decimoséptimo por delante del F.C. Palafrugell, U.D.A. Gramanet B y el A.E.C. Manlleu.

Para febrero del 2004 y tras disputar 10 partidos con la plantilla, la joven promesa argentina había logrado su objetivo: los dirigidos por Pepe Boada estaban en el puesto 15 y habían salido de lo más bajo de la tabla.

Los números habían sido más que satisfactorios. De esa decena de enfrentamientos con Messi en cancha, los azulgrana ganaron cinco, empataron cuatro y perdieron en una ocasión. Cuando llegó al Barça C, el equipo tenía 9 puntos en 14 fechas; cuando se fue, quedaron con 28 unidades. Y lo más llamativo, antes de su arribo sólo habían ganado un partido.

Después de un empate ante el C.E Banyoles, la siguiente presentación del Barcelona C fue el 7 de marzo del 2004 por la fecha 27, en donde cayeron contra Casteldefells por 2-0. Curiosamente, en ese enfrentamiento, los culé ya no contaban con Messi en su plantilla debido a que el día anterior se producía su debut con el Barcelona B. Su desempeño en la tercera categoría le sirvió como trampolín para dar un paso adelante en su carrera profesional. Aquel 6 de marzo, el rosarino se estrenaba con un triunfo sobre el Mataró por 1-0.

Messi juega el derby contra el Espanyol en el Barcelona B

Los caminos de Messi y el Barça C se dividieron. Los de Boada lograron acabar la temporada en noveno lugar, mientras que el joven de 16 años empezaba a deslumbrar a Pere Gratacós, entrenador del Barcelona B, en donde jugó cinco de los siete partidos que restaban para acabar el año.

“Era muy rápido físicamente, pero también mentalmente. Cuando tomó una decisión, el rival ni siquiera lo había pensado”, explicó Gratacós. “Hay dos partidos en los que Messi dejó boquiabiertos a la afición del Mini. En el derbi ante el Espanyol ganamos 2-0, Leo hizo una exhibición y marcó un gol, y en la última jornada de la 2004/05, cuando vencimos al Osasuna por 4-0, Messi estaba injugable. Fue sustituido en el minuto 87 para que el Mini lo aplaudiera y le brindara una ovación de pie. Merecía despedirse así del Mini”, recordó en una entrevista con el sitio oficial del club.

Finalmente, con 17 años y 22 días, el 16 de octubre del 2004 Lionel Messi debutaría de forma oficial con la primera plantilla del FC Barcelona en el recordado encuentro contra el Espanyol por la jornada 7 del campeonato local. A los 84 minutos, La Pulga ingresaba con la dorsal 30 en su espalda por Deco de la mano de Frank Rijkaard... y el resto es historia.

Messi juega contra el Espanyol en su debut en primera

La 2003/04 fue una temporada que marcó un antes y un después en la vida del argentino, un año en el que escaló cuatro categorías de un tirón hasta ser parte de la primera plantilla: Juvenil B, Juvenil A, Barcelona C, Barcelona B y FC Barcelona. En total jugó 46 partidos durante esa campaña, convirtió 43 goles y brindó 9 asistencias.

En lo que respecta al Barcelona C, equipo que con Lionel Messi tenía la misión de salir de la zona del descenso, logró su objetivo y acabó noveno. Sin embargo, tras tres años de malos resultados (15º, 14º y 13º) y después de que se concretara el descenso del Barça B a la Tercera División, en 2007 el equipo dejó de existir.

“El Barcelona C, que la pasada temporada militaba en Tercera División, se había visto obligado a descender a la Primera División Catalana después de que el Barcelona B, que militaba en Segunda B, perdiera la categoría", informaba Marca. Joan Laporta, Presidente del FC Barcelona en ese entonces, decidió no inscribir al club en la liga regional y así ponerle fin a su historia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Se filtraron los videos de las reacciones de Lionel Messi ante las sanciones arbitrales en el clásico que Barcelona perdió ante Real Madrid

La Fundación Leo Messi le ganó un juicio al diario español ABC por “daños y perjuicios morales”