Holanda se impuso 3 a 1 ante Inglaterra en las semifinales de la Liga de las Naciones de la UEFA, en un partido que comenzó complicado pero que terminó ganando gracias a los errores no forzados del elenco de Gareth Southgate. El domingo, el equipo conducido por Ronald Koeman se enfrentará en la final ante el Portugal de Cristiano Ronaldo que el miércoles eliminó a Suiza.

El partido comenzó con ambos equipos intentando dominar el balón, ensanchar la cancha y buscar espacios, aunque los dos carecieron de ideas para desarmar a la defensa rival. Así fue que corrieron los primeros 25 minutos en el que los arqueros fueron espectadores de un duelo que mostraba mejor parados a los dirigidos por Ronald Koeman, pero con profundidad casi nula.

A la media hora de juego, De Ligt cometió un error garrafal en el fondo cuando en una salida habitual se le escapó la pelota por debajo de la suela y ésta cayó en los pies de Marcus Rashford. En su desesperación pro evitar el gol, el defensor pretendido por el Barcelona lo derribó en el área y le regaló un penal al cuadro británico. El propio Rashford se hizo cargo de la ejecución y la cambió por gol.

El gol de De Ligt

Holanda reaccionó y pudo haber convertido el empate en un remate de media distancia de Ryan Babel que controló con dificultad Pickford y con un cabezazo de De Ligt que se fue desviado en un tiro de esquina.

El complemento inició más dinámico,sin tanta transición entre defensa y ataque y esto generó mayor peligro en los arcos. En apenas 10 minutos Jadon Sancho, de cabeza, hizo lucir a Cillesen y Memphis Depay, recuperando una pelota en la salida británica, quedó mano a mano con Pickford, pero se apuró en la definición y definió mordido.

Con el correr del cronómetro, Inglaterra retrocedió en el campo de juego, a pesar de los ingresos de Harry Kane y Jesse Lingard. Así fue que Holanda se sintió más cómodo y llegó al empate en un tiro de esquina conectado en lo alto por De Ligt, quien se redimió de su error anterior y festejó el 1-1.

Cuando restaban 10 minutos, Inglaterra marcó el gol que parecía ser el del triunfo. Lingard picó al vacío, recibió en soledad y definió al palo más lejano. Sin embargo, el VAR detectó un fuera de juego milimétrico en el inicio de la jugada que anuló la acción. La intervención de la tecnología modificó el desenlace y el final se estiró al alargue.

El gol anulado a Inglaterra

En el minuto 97, John Stones cometió un error inusual al salir jugando. El zaguero del Manchester City se confió ante la presión de Depay, quien le robó el balón y definió rápido para aprovechar a mala colocación del arquero. Sin embargo, Cillesen reaccionó y rechazó el balón hacia un costado, con tanta mala fortuna que su compañero Walker la metió en propia puerta en su intento por tapar el remate de Promes, en el rebote.

El 3-1 llegó en el segundo tiempo extra tras un nuevo error en la salida del conjunto inglés que hizo todo en la zona defensiva para ser eliminado y le regaló el tanto a Promes.

El gol en contra de Kyle Wlaker

El 3-1 lo marcó Promes

De esta manera, el domingo, en Oporto, Portugal y Holanda definirán al campeón de la Liga de las Naciones de la UEFA. Mientras que Inglaterra y Suiza jugarán más temprano por el tercer puesto.

Formaciones:

Árbitro: Clément Turpin (Francia).

Estadio: Afonso Henriques (Guimarães, Portugal).

MÁS SOBRE ESTE TEMA: