El singular trabajo relacionado al cannabis que un país africano le ofreció a Mike Tyson

Malawi le envió una carta formal al ex boxeador, quien lidera un proyecto de plantación de marihuana en los Estados Unidos

El ex boxeador trabaja en un proyecto vinculado al cannabis (IG: @tysonranchofficial)
El ex boxeador trabaja en un proyecto vinculado al cannabis (IG: @tysonranchofficial)

Malawi se ha acercado al gran boxeador estadounidense de peso pesado Mike Tyson para convertirse en embajador de la marca de la naciente industria del cannabis medicinal del país del sur de África en un intento por atraer inversiones. La solicitud estaba contenida en una carta escrita al ex campeón a principios de noviembre y difundida por la agencia de noticias AFP.

Se espera que el ex deportista aporte experiencia y ayude a comenzar la producción en masa como miembro de una asociación nacional de la industria del cannabis en los Estados Unidos, pero aún no ha respondido a la propuesta.

Malawi despenalizó el cannabis con fines medicinales e industriales en 2020, siguiendo a otras naciones africanas en su intento de beneficiarse de la creciente demanda industrial del cáñamo. Pero la industria está luchando por crecer, estancada por licencias caras y la falta de inversores y compradores.

El gobierno espera que el respaldo de Tyson “atraiga a algunos inversores e incluso a compradores potenciales”, declaró el portavoz del Ministerio de Agricultura, Gracian Lungu. “Hemos enfrentado muchos desafíos y el progreso ha sido muy lento”, dijo Lungu a la AFP.

La propuesta de Malawi
La propuesta de Malawi

El ex púgil ha abogado durante mucho tiempo por la legalización del cannabis y lanzó su propia marca de productos de marihuana en octubre pasado, además de liderar un proyecto de cultivo en California. Pero su posible nombramiento ha generado controversia, con un grupo de expertos de Malawi acusando al gobierno de intentar colaborar con un “delincuente sexual”.

Tyson, de 55 años, fue declarado culpable en 1992 de violar a una mujer de 18 años. Fue condenado a seis años de prisión y cuatro años de libertad condicional, pero fue puesto en libertad en 1995.

En un comunicado, el Centro de Responsabilidad Pública dijo que no entendía “por qué Malawi querría tener a un violador convicto como embajador de marca” en medio de los esfuerzos del gobierno para frenar la violencia contra las mujeres. Lungu desestimó su preocupación y sostuvo que Iron Mike fue puesto en libertad condicional por buen comportamiento y no había cometido ningún otro delito.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR