Así fue el golpe de impotencia de Lionel Messi que le provocó su primera expulsión en el Barcelona

Sucedió en el epílogo del tiempo extra de la final de la Supercopa de España que el conjunto blaugrana perdió ante el Athletic de Bilbao. La víctima: el delantero Assier Villalibre

Expulsión a Messi

Barcelona tenía ganada la Supercopa de España: vencía 2-1 cuando en el minuto 90 Assier Villalibre anotó la igualdad para el Athletic Bilbao. Y fue el mismo futbolista el que, ya en el epílogo del alargue y con su equipo imponiéndose 3-2, logró “sacar del partido” a Lionel Messi. Su intento de frenar el camino del delantero argentino hacia el área logró el cometido de hacerlo enojar, al punto que le aplicó un golpe que derivó en su primera expulsión con la camiseta blaugrana.

La Pulga, de 33 años, había construido un partido discreto, molesto con la marca pegajosa del rival, especialmente a partir del trajinar de Dani García. A los 121 minutos de juego en Sevilla, en una secuencia de ataque sobre la izquierda, Messi quiso llegar al borde del área donde suele recibir el centro atrás, y se encontró con el obstáculo del Búfalo Villalibre, atacante como él; aunque en este caso en función de defender el resultado, haciéndose cargo del trabajo sucio.

Cargado por los roces del partido y el tiempo extra, y por el fastidio por la oportunidad dilapidada de ganar un título (algo que se le niega desde abril de 2019, cuando obtuvo la Liga), Lionel le aplicó un manotazo en la cabeza que el árbitro Gil Manzano no observó en primera instancia. Pero lo convocó el VAR. Y tras constatar la jugada en la pantalla al borde del campo de juego, se acercó al capitán del elenco culé y le exhibió la tarjeta roja.

Messi, un jugador habitualmente correcto y damnificado por el juego brusco, tiene pocos antecedentes vinculados con expulsiones. En su dilatada trayectoria en Barcelona, sólo recuerdan una roja por protestar en un partido de la Segunda B con el filial blaugrana ante la Peña Sport. Luego, con la selección argentina, registra dos memorables. En su debut con el conjunto nacional frente a Hungría en Budapest, el 17 de agosto de 2005 y tras el cruce con Gary Medel en el cotejo por el tercer puesto de la Copa América de Brasil 2019.

Barcelona vs Athletic Bilbao

Aún sin ser su mejor encuentro, y arriesgando su físico tras las molestias físicas que lo habían dejado afuera de la semifinal contra la Real Sociedad, Messi había sido determinante en el andamiaje del Barcelona hasta su expulsión. De hecho, estuvo involucrado en la acción del 1-0, a los 40 minutos del primer tiempo. Tras una combinación con Jordi Alba, remató, atajó el arquero vasco y del rebote Antoine Griezmann firmó la ventaja para su equipo. Antes, a los 37, un intento del astro se había marchado por encima del travesaño.

En la segunda etapa, a los 7 minutos, un tiro libre del 10 había pasado cerca. Pero padeció el acoso adversario. Incluso, a los 99 minutos, ya en el adicionado, se había peleado con el citado García. Y fue Villalibre el blanco de su enojo, cuando la derrota del Barcelona ya parecía inexorable.

Tuvieron que pasar 753 partidos para que Messi viera la primera roja en su intachable carrera con el Barça. Apasionado y competitivo como es, seguramente ya estará pensando en la revancha más cercana. El jueves, los culé enfrentarán al UE Cornellá por la Copa del Rey. Sí, el mismo adversario que dio el golpe contra el Atlético Madrid. El domingo 24, en tanto, visita al Elche por la Liga. Claro que antes deberá aguardar la sanción que recibirá por la expulsión. En España especulan que Barcelona puede sufrir su ausencia entre dos y cuatro partidos.

El momento en el que el colegiado Jesús Gil Manzano le muestra la tarjeta roja a la Pulga (REUTERS/Marcelo Del Pozo)
El momento en el que el colegiado Jesús Gil Manzano le muestra la tarjeta roja a la Pulga (REUTERS/Marcelo Del Pozo)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: