Por qué no pudo asentarse en River y cómo es jugar en el equipo de James Harden: la vida de Tomás Martínez en Houston Dynamo

El enganche es una de las figuras del conjunto texano, elenco que buscará dar el golpe en la MLS

jgagliardi@infobae.com
Tomás Martínez es una de las figuras del Houston Dynamo (@tomiimartinez30)
Tomás Martínez es una de las figuras del Houston Dynamo (@tomiimartinez30)

Tomás Martínez irrumpió en Primera División de la mano de Ramón Díaz (victoria por 3 a 1 ante San Martín de San Juan, en junio de 2013) como uno de los principales proyectos de las inferiores millonarios y con participación activa en las selecciones juveniles de argentina.

Aunque al principio era tenido en cuenta por Marcelo Gallardo, el cambio de esquema del Muñeco y la determinación de prescindir de los enganches complicó su camino. Ante este panorama, el oriundo de Beccar comenzó sus andanzas alrededor del mundo. Del ascenso de España (Tenerife) a demostrar destellos de su talento en Defensa y Justicia. De Sporting Braga de Portugal al Houston Dynamo, donde se convirtió en una de las principales figuras del cuadro comandado por Tabaré Ramos.

Desde 2017 es uno de los pilares de la franquicia donde el basquetbolista James Harden es uno de los propietarios (otro de los cuatro dueños es el boxeador Oscar De La Hoya). Fue clave en la obtención de la US Open Cup en 2018 y ostenta un interesante registro: lleva 14 goles y 11 asistencias en sus 89 presentaciones.

En diálogo con Infobae, Tomás Martínez analizó su paso por River, rememoró su andar por las selecciones juveniles y explicó cómo es jugar en la franquicia de una de las personalidades deportivas más importantes de los Estados Unidos.

¿Qué objetivos se trazaron para esta temporada?

Vino un entrenador nuevo, que es un uruguayo que estuvo 8 años con la selección Sub 20 de Estados Unidos y como jugador disputó un Mundial con Estados Unidos (Tabaré Ramos). Tiene una filosofía distinta a la del colombiano que tuvimos antes (Wilmer Cabrera). Nos estamos adaptando a su filosofía de juego, su manera de jugar. Está buena su propuesta. Acá es muy difícil jugar de visitante, por el cambio de clima y el horario. Es como jugar la Copa Libertadores todo el año. Acá todos los partidos de visitante, como mínimo, son dos horas de viaje.

¿Qué te sorprendió de la MLS?

Es un poco diferente, porque viajás mucho, con diferentes climas. Por ahí jugás en Houston con 40 grados y vas a Colorado o Portland y hay 10 u 8 grados. Es muy grande el país, por lo que los vuelos son muy largos. Es un torneo cansador, pero al mismo tiempo tenés muchas vacaciones. Jugás seguido, sin parar. Es una liga competitiva. Los equipos mantienen una base, no hay un River o Boca que saca demasiada diferencia. Siempre se mantienen 3 ó 4 figuras por equipo. Nunca sabés quién va a clasificar a los playoffs y cualquiera puede salir campeón. Si bien están Los Ángeles FC, que el año pasado sacaron diferencia, luego perdieron. En los playoffs son partidos a todo o nada. Hay buenos equipos y la liga cada día apuesta más y ajusta cosas para mejorar. Antes venían jugadores a retirarse, pero ahora contratan jóvenes para dar el salto, como pasó con Almirón o Barco. El argentino, uruguayo, chileno o venezolano está viniendo más para acá que a una liga como Holanda, por ejemplo. Buscan ser una liga top como en Europa.

Tomás Martínez, de 25 años, consiguió un título con los Houston Dynamo (@tomiimartinez30)
Tomás Martínez, de 25 años, consiguió un título con los Houston Dynamo (@tomiimartinez30)

¿Cómo nació tu buena relación con Philippe Senderos?

Llegamos los dos juntos e hicimos la revisión médica. Desde ese momento nos hicimos muy amigos. Él habla español. Habla seis idiomas, es un fenómeno. Jugó en Valencia, Milan, Arsenal... Tiene una trayectoria muy grande. Es una gran persona, aún seguimos hablando. Ahora se retiró, pero quedó una gran amistad.

¿Lo hizo un poco hincha de River?

Él siempre me dice que quiere ir a Argentina para ver los partidos, para ver cómo se vive la pasión de River o Boca. Tiene un amigo que también es de River, y me dice que quiere ir a ver un partido. Yo le dije que cuando coincidamos en unas vacaciones lo llevo. Además creo que quiere ser scout o director deportivo, entonces también quiere ver cómo se trabaja en Argentina. Creo que se va a meter por ese camino

La MLS suele tener grandes figuras, ¿tuvo contacto con alguno de ellos?

Jugué contra todos. Con Bastian Schweinsteiger cuando estaba en Chicago, con Zlatan Ibrahimovic, con Wayne Rooney... Cuando llegué estaban (Andrea) Pirlo y (David) Villa en Nueva York. Pero cuando estás dentro de la cancha les querés ganar, no importan mucho sus carreras. Uno quiere hacer lo mejor para su equipo.

A Pirlo casi que le robó una camiseta

Era uno de sus últimos partidos en la liga y era la última oportunidad. Habíamos terminado el partido, creo que empatamos. Cuando terminó el partido me acerqué rápido, porque si llegaba al vestuario esa camiseta no la veía más. Fui al trote y le dije de cambiar. Me dice ‘en el vestuario, se la doy al utilero'. Y le dije que no, “ahora”. En el vestuario iban a estar todos, todos querían su camiseta. Alguno se me iba a adelantar. Así que la cambiamos ahí en la cancha.

La tengo acá en casa, en un cuadro en forma de remera. Igualmente no soy muy de guardar camisetas. Tengo la de él porque es un crack, pero por ahí después me pongo a jugar con las camisetas que cambio. No soy como esos que hacen museos. Soy menos estructurado. Cambio más que nada con jugadores que conozco. Tengo casi todas las de los argentinos que están en la liga. Me gusta más eso.

James Harden es la gran estrella de los Houston Rockets y uno de los propietarios del Houston Dynamo (Credit: Winslow Townson-USA TODAY Sports)
James Harden es la gran estrella de los Houston Rockets y uno de los propietarios del Houston Dynamo (Credit: Winslow Townson-USA TODAY Sports)

En la ciudad hay otro equipo importante, como los Houston Rockets de la NBA. ¿Fue a verlos?

Sí, fui. Me gusta bastante la NBA. Fui muchas veces a verlos, incluso a partidos de playoffs. Tienen buen equipo. Si bien los últimos campeonatos tenían para pelear más arriba por lo que hacían en la temporada regular, perdieron las últimas dos con los Golden State Warriors (una en semifinales de conferencia y otra en la final de la Conferencia Oeste). Pero ellos también tienen un equipazo. Lo sigo, y el Barba Harden también está metido en nuestro club. Así que también viene a ver nuestros partidos.

¿Tuvo algún contacto con James Harden?

Una vez vino a vernos y luego nos saludó después del partido, pero nada más. Pero esta temporada parece que se meterá más con nosotros. Él es una figura mundial y por el tema marketing sirve que esté con nosotros. Seguramente haremos algún evento con él.

¿Ahí sí vale cambiar camiseta?

Si, obviamente. Pero yo me la compré. Una vez que fuimos al estadio me compré una para mí y otra para mi novia. Cada vez que vamos usamos la de él, que es la figura del equipo, de la ciudad, está en todos lados. Ahora está Russell Westbrook también, pero la figura acá es él.

¿Cómo describiría su estadía en Houston Dynamo?

Es un lugar donde pude jugar muchos partidos, encontré una continuidad que no tuve a lo largo de mi carrera profesional. Estoy cerca de jugar 100 partidos con el equipo y pude ganar una copa (la US Open 2018). Houston es una parte importante de mi carrera. Me quedan dos años más de contrato y estoy contento y cómodo de estar acá.

Tomás Martínez nunca pudo asentarse en el primer equipo de River (@tomiimartinez30)
Tomás Martínez nunca pudo asentarse en el primer equipo de River (@tomiimartinez30)

¿Qué recuerda de su paso por River?

Debuté con Ramón (Díaz) a los 17 años, en un torneo de verano. Era muy joven. Luego debuté profesionalmente contra San Martín de San Juan, en un partido duro, porque ellos estaban peleando el descenso y nosotros ya no peleábamos por nada. Me acuerdo que me cagaron a patadas. (Facundo) Afranchino me decía ‘bajá un poco'. Me acuerdo con felicidad de ese partido. Después no jugué mucho. Entrenaba con Primera pero jugaba en Reserva.

Después viene (Marcelo) Gallardo y me pone en muchos partidos. Empecé a ir al banco y a tener algo de continuidad, pero luego vino el Pity (Martínez), y en el club estaba (Leonardo) Pisculichi, por lo que empecé a tener menos lugar. Además cambió el sistema de juego. Pasamos a jugar 4-4-2 y obviamente empecé a perder minutos. Después fui al Mundial Sub 20, donde me fue mal. A la vuelta creo que me apresuré al ir a Tenerife. No era el lugar ideal para tener continuidad. Tenía otras posibilidades, pero elegí por inexperiencia. Es una liga muy física la Segunda de España. Me volví a los 3 meses porque no me sentía bien.

En Defensa y Justicia fueron unos meses muy buenos para mÍ, para el club y para (Ariel) Holan. Luego me FUI a Portugal, donde estuve un año. Cuando empecé a entender un poco más cómo era la forma de jugar salió una oferta de Orlando City. El club no me dejó ir. Y luego vino Houston. Estoy contento acá. Creo que me establecí.

¿Por qué cree que no pudo asentarse en River?

Porque tenía 19 ó 20 años. Era muy joven y había muchos jugadores, los mejores de América. Es una de las mejores instituciones del mundo, y se hace notar. Cuando hay muchos jugadores a veces no hay espacios. Cuando sos joven no lo ves así y por inexperiencia te apresurás. Opté por ir a Tenerife. No es mala la Segunda de España, porque si hacés una buena temporada podés pasar a la Primera o a otra liga de Europa. Como era la primera vez que salía de River y era joven, puede que no haya sido la mejor opción. Por ahí me hubiese venido mejor un equipo de Argentina para sumar minutos.

Tomás Martínez junto a Fernando Cavenaghi en su paso por River (@tomiimartinez30)
Tomás Martínez junto a Fernando Cavenaghi en su paso por River (@tomiimartinez30)

¿Cómo ve a River a la distancia?

Muy bien, por cómo juega, la estructura, la filosofía, que es la de siempre. Desde inferiores hasta Primera. Siempre se quiere ganar, ser protagonista en cualquier cancha, ganar títulos. Siempre tenés que estar arriba. Es así. Si no estás capacitado es difícil que estés ahí. River es una institución muy grande y con Gallardo se mantuvo peleando todos los torneos.

¿Cuál es el secreto de River para mantenerse tanto tiempo en la elite de Sudamérica?

No hay secreto. Es trabajo, mantener una línea de juego, seguir creciendo. Luego está en la capacidad del entrenador y de los jugadores poder acoplarse. Todo lo que hizo River en este tiempo no es sólo de Gallardo, como tampoco ES sólo de los jugadores. Creo que hay una armonía entre las dos partes para obtener lo que se obtuvo. No es sólo Gallardo. No es que tiene una varita mágica y los maneja como si tuviese un jockstick. Tiene grandísimos jugadores y un grandísimo cuerpo técnico, que trabaja mucho. Para mÍ es eso, no hay secreto. Es trabajar y seguir aprendiendo día a día.

En Houston consiguió una continuidad. ¿Su objetivo ahora es volver a Europa?

Mi objetivo hoy en día es estar acá. Tengo dos años de contrato. Uno siempre busca metas y objetivos, pero esta liga está creciendo y es difícil entrar. Ya no entra cualquier jugador, es muy competitivo. Hoy estoy en Houston, después se verá lo que se va presentando. En algún momento me gustaría volver a Argentina y poder ganar algo en mi país, eso sería algo bueno. Pero son cosas que están en el aire.

Decía de volver a Argentina. ¿River es una posibilidad lejana?

Depende. Si Gallardo me quiere de vuelta sí volvería, o si cambian de entrenador y el que viene me quiere, volvería. Uno siempre fantasea o desea volver a River. Es mi segunda casa. Si no es en River me gustaría volver a otro equipo y poder ganar algo. Sería bueno. Cuando estuve en Defensa y Justicia clasificamos a la Copa Sudamericana y enseguida me fui a Europa. Fue corto mi paso.

Tomás Martínez tuvo un paso por la Sub 20 de Argentina (NA)
Tomás Martínez tuvo un paso por la Sub 20 de Argentina (NA)

¿Qué anécdota recuerda de su paso por la Selección Sub 20?

Estábamos concentrados en la Selección Sub 20 con Humbertito (Grondona), que es un personaje. Concentramos toda la semanas de las Fiestas, del 17 hasta el 30 ó 1. Eran las vacaciones, pero nosotros estábamos ahí en Ezeiza. Un día, para salir, nos llevan a comer a un lugar. Después teníamos que volver con nuestros autos a la AFA. Nos dijo que nos quería ahí, que ninguno se fueraa para ningún lado. Agarramos algunos autos con Angelito Correa, Gio (Simeone), (Nicolás) Tripichio, Augusto Batalla y (Emanuel) Mammana y dijimos ‘vamos a dar una vuelta’. Fuimos a comernos un pancho a San Martín. luego fuimos a dar una vuelta por Belgrano y Palermo. Cuando llegamos pensamos que iban a estar durmiendo. Cuando llegamos Humberto nos estaba esperando. Nos cagó a pedo a todos, pero son cosas de pibes, teníamos 19 años.

Pero después le cumplieron: clasificaron y fueron campeones

Si, fuimos campeones. Uruguay también tenía un gran equipo, tenían a (Nahitan) Nández, a (Gastón) Pereiro, que ahora está jugando en Cagliari. Nos enfrentamos en la última fecha. Si ellos ganaban eran campeones. Les ganamos y los dejamos afuera de los Juegos Olímpicos. El Centenario estaba llenísimo. Fue uno de los partidos más importantes de mi carrera. Había 60 mil personas. Ganarles en el Centenario fue como una final.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Carlos Carbonero, de campeón con River y disputar un Mundial a no jugar desde hace un año: “Busco una oportunidad”

Juan José López cuenta su verdad a 9 años del descenso de River: los refuerzos que no llegaron, las internas y la injerencia de Passarella en el equipo

Pumpido abrió el debate: “El del 86 fue el mejor equipo de la historia de River, ganamos la Intercontinental y dimos la vuelta en cancha de Boca”


MAS NOTICIAS