Sin público ni jueces de línea, pelotas marcadas y choques de raquetas como saludo: así fue la vuelta del tenis profesional en Estados Unidos

Durante los últimos dos días se disputó un certamen con jugadores del circuito ATP bajo estrictos protocolos sanitarios a raíz de la pandemia de coronavirus

Estados Unidos se ha convertido en el país con más casos de coronavirus en las últimas semanas. Aún así, el deporte comienza a reiniciar sus actividades. Este fin de semana se reanudó el tenis profesional, con el UTR Pro Match Series, un torneo celebrado en un complejo de canchas privadas de Palm Beach, Florida, con la presencia de cuatro jugadores que forman parte del circuito ATP. Los partidos se disputaron sin público y bajo estrictas medidas sanitarias.

El certamen se disputó con tenistas que nacieron o residen en los Estados Unidos debido a las restricciones en cuanto a traslados aéreos y a los cierres de fronteras impuestos por los diversos países en el marco de la pandemia.

El campeón del torneo fue el local Reilly Opelka (número 39 del ranking ATP), que en la final se impuso ante el serbio Miomir Kecmanović (47°) por 4-3, 2-4, 4-2. Los partidos tuvieron un formato reducido en el cual el set quedó en manos de aquel que primero sumó cuatro juegos (con tie break en caso de que el marcador esté 3-3). Del evento también participaron el polaco Hubert Hurkacz (29°) y el estadounidense Tommy Paul (57°).

Más allá del resultado deportivo, resaltaron los estrictos protocolos que se implementaron para proteger la salud de los jugadores y de los jueces. La organización explicó que tanto la cancha como las instalaciones fueron desinfectadas antes y después de cada partido, siguiendo los lineamientos establecidos por la Asociación de Tenis de Estados Unidos.

Las únicas personas que estuvieron dentro de la cancha fueron los jugadores y el juez de silla, con su tapabocas correspondiente. No hubo espectadores, alcanzapelotas ni jueces de línea. En la previa, los protagonistas del juego no compartieron vestuario ni espacios comunes, sino que estuvieron en áreas separadas con el objetivo de tener el mayor distanciamiento social posible.

A cada jugador se lo proveyó con sus propias pelotas, las cuales estaban marcadas para evitar que sean tocadas por otros. Durante los partidos, además, los tenistas fueron responsables de llevar sus propias botellas y toallas.

AFP
AFP

La organización prohibió terminantemente los saludos con un apretón de manos entre los jugadores o con el juez de silla. Ante esta restricción, los protagonistas encontraron una alternativa: chocar sus raquetas antes y después de cada enfrentamiento.

Los organizadores del UTR Pro Match Series planean celebrar otro evento de tenis femenino del 22 al 24 de mayo, con la presencia de Amanda Anisimova, Danielle Collins, Alison Riske y Ajla Tomljanovic. Será también en Florida, cuyas autoridades permiten los eventos deportivos sin espectadores si toman medidas de prevención frente a la pandemia de COVID-19.

AFP
AFP

SEGUÍ LEYENDO: