La magnífica jugada de Messi en el derby ante Espanyol


El derby catalán entre Barcelona y Espanyol terminó con una entretenida igualdad sobre la hora 2-2. Seguramente no fue el partido más brillante para Lionel Messi, pero, sin embargo, su genialidad salió a la luz con absoluta claridad en un tramo del encuentro y eso pudo haber significado el triunfo de su equipo.

El reloj indicaba los 19 minutos de la segunda parte en el Estadio Cornellà-El Prat y el Blaugrana lideraba el marcador 2-1 gracias a las anotaciones de Luis Suárez y Arturo Vidal, que le permitieron revertir un comienzo desfavorable por la anotación de David López en la primera etapa. En ese escenario surgió la figura de la Pulga.

Recibió la pelota tras un pase de Sergi Roberto cerca del círculo central, detrás de la mitad de cancha y arrancó. Dejó rápidamente a un rival en el camino con su sprint vertiginoso y encaró a otros dos jugadores contrincantes. También los eludió. Ya bordeando el área rival, Leo soportó los embates del defensor del Espanyol y cuando otro de los marcadores iba a encimarlo, tocó con sutileza la pelota entre las piernas de Bernardo Espinosa. Con ese magnífico caño, desorientó a todos y dejó a Suárez mano a mano con el arquero Diego López en el punto de penal. El uruguayo esperó el balón, giró y sacó un potente zurdazo que terminó en el córner brillante intervención del propio López.

Barcelona no pudo sacar provecho de la genialidad que llevó a cabo su capitán y, para colmo, terminó pagándolo caro: cuando restaban dos minutos para el final del tiempo regular, el chino Wu Lei –que llegó al fútbol español hace un año proveniente del Shanghai SIPG– igualó el encuentro y le dio un punto vital al Espanyol en su sueño de permanecer en la máxima categoría, ya que marcha último actualmente.

El Blaugrana, con esta igualdad, marcha en la cima de la Liga con 40 unidades, misma cantidad que ostenta el Real Madrid. Messi, que no pudo gritar en este derby, comanda la tabla de goleadores con 13 gritos –en 14 presentaciones–, uno más que el francés Karim Benzema y dos más que su amigo Suárez.


Seguí leyendo: