La NBA puso en marcha su grandilocuente maquinaria. La temporada número 74 de su historia está en marcha y promete ser una de las más competitivas de la historia. Los cambios de jugadores entre temporadas fue una revolución para la liga: el mapa cambió gracias a la decisión de grandes estrellas de mudarse a otros equipos.

En este ambiente, y con una competencia que vio cómo se modificó el formato de juego en los últimos años -cada vez es más importante el tiro exterior en un equipo que quiere ser contendiente al título- es que sobresalen tres figuras en una marea de grandísimos basquetbolistas. Un trío que quiere arrebatarle la corona de rey de la NBA al hombre que se metió en la discusión por ser el mejor de todos los tiempos junto a nombres como los de Michael Jordan, Kobe Bryant o Magic Johnson, entre otros.

Larga vida al rey. Lebron James acaba de comenzar a jugar su temporada 17 en la NBA. El número 23, que la pasada campaña aterrizó en Los Ángeles Lakers, trabajó minuciosamente en el armado de un plantel que lo devuelta a los playoffs: por primera vez en su carrera se ausentó de la postemporada en la 2018/2019. Para eso convenció a Anthony Davis -uno de los jugadores más dominante de la liga- para que se mude a California y acepte el proyecto que tiene en el banco a Frank Vogel, el nuevo entrenador de la franquicia angelina.

Pero más allá de ser parte de la conformación del nuevo equipo, la versión de Lebron que se verá durante este año será, tal vez, la más diferente de su historial en la liga. Acostumbrado a ser la primera opción en el ataque de sus equipos, James avisó que le delegó dicha tarea al propio Davis. Es más, es posible que en muchas ocasiones, el 23 sea el conductor del equipo desde la base, tomando menos tiros al aro que los que promedió en su trayectoria.

A pesar que LJ no sea una máquina de sumar puntos como en temporadas previas, su influencia en los Lakers será decisiva para devolverle la gloria a uno de las franquicias más ganadoras en la historia de la NBA.

Lebron James quiere devolver a los Lakers a su época de gloria (AP Photo/Marcio Jose Sanchez)
Lebron James quiere devolver a los Lakers a su época de gloria (AP Photo/Marcio Jose Sanchez)

El rey ha muerto. Muchos piensan que la era de Lebron se terminó. Ya pasaron tres años de aquel tapón en el partido 7 de las finales contra los Golden State que quedó grabado como una de las mejores jugadas defensivas en el historial de la lucha por el anillo de campeón. Después de esa acción, clave para que Cleveland Cavaliers gane el primer campeonato de su historia, James llevó a los Cavaliers a las próximas dos finales de la NBA.

En ese escenario se topó contra los Warriors de Stephen Curry, el primero de los candidatos a sucederlo en el trono. El tres veces campeón con la franquicia ubicada en San Francisco es uno de los responsables de llevar adelante el cambio en el modo de juego de la NBA: gracias a su capacidad de tiro desde la larga distancia, que lo llevó a convertirse en el máximo triplero en la historia de los playoffs, el número 30 de Golden State subió en la consideración y se transformó en una súper estrella de la liga por ser capaz de lograr tiros imposibles, con un rango de distancia casi que rosa lo sobrenatural.

En la pasada campaña, Curry terminó en el quinto puesto entre los máximos anotadores: promedió 27.3 puntos -de sus más de 19 intentos al aro, casi 12 fueron de tres puntos- y a eso le sumó su aporte en rebotes (5.3) y asistencias (5.2). Su mejor versión se vio en los playoffs: en la definición de la temporada se puso el equipo al hombre y lo llevó hasta las finales de la NBA.

De cara a la temporada que acaba de empezar, Step tendrá mayores responsabilidades ofensivas. Con el alejamiento de Kevin Durant -eligió irse a los Brooklyn Nets- y con la baja por lesión de Klay Thompson, el escolta deberá ejercer el ataque de un equipo que deberá combatir en una Conferencia Oeste que está cada año más pareja.

Stephen Curry se convirtió en una de las súper estrellas de la NBA (INFOBAE)
Stephen Curry se convirtió en una de las súper estrellas de la NBA (INFOBAE)

Otro de los contendientes a la corona es James Harden. El alero de los Houston Rockets, elegido como MVP de la NBA hace dos temporadas -en la 2017/2018- se puso la capa de Superman y en los últimos dos años ganó el título de máximo anotador de la liga. En la campaña que fue elegido el mejor jugador cerró con un promedio de 30.4 puntos por juego, pero lo que hizo el año pasado fue histórico.

Logró un registro que no se veía en el mejor básquet del planeta hacía más de tres décadas, cuando Michael Jordan desafiaba la gravedad y empezaba a ser considerado uno de los mejores de la historia: en 78 partidos de la fase regular cerró la estadística con 36.1 puntos por partido, el registro más cercano a lo conseguido por Su Majestad en la temporada 86/87 cuando logró 37.1 de promedio. Bestial.

Harden sumó 2.818 puntos, 586 asistencias y 518 rebotes la temporada pasada. El último que había logrado tener esas marcas en toda la historia en una misma temporada había sido el número 23 de los Chicago Bulls. Además, el Barba tuvo nueve partidos en los que anotó 50 puntos o más y tuvo su punto máximo de ebullición el 24 de enero de este año: en el Madison Square Garden, de Nueva York, logró 61 unidades ante los Knicks.

Ahora, con la llegada de su ex compañero en Oklahoma City, Russell Westbrook, habrá que ver el destino de Houston y del propio Harden. ¿Será beneficiosa la llegada del número 0 a los Rockets o sólo será una complicación para una forma de juego individualista que potenció al 13 de Houston? Se verá con el correr de la temporada.

James Harden ganó los últimos dos títulos como el máximo anotador de la NBA (INFOABE)
James Harden ganó los últimos dos títulos como el máximo anotador de la NBA (INFOABE)

El último protagonista de esta terna mide 2 metros con 11 centímetros y tiene una envergadura de brazos 10 centímetros mayor. Sus pasos, cuando está en cancha abierta, parecen zancos. Por eso con tres pisadas puede llegar al aro sin problemas. El monstruo griego que sacudió la NBA la temporada pasada fue Giannis Antetokounmpo: con 24 años, el alero de los Milwaukee Bucks fue considerado el más valioso de la fase regular, gracias a que condujo a su equipo al mejor récord de toda la liga (62-20).

De vender comida en las calles de Atenas para ayudar a sus padres de origen nigeriano a convertirse en una estrella mundial. Para Giannis, la confirmación de que estaba antes los ojos del planeta llegó a fines del 2018. Desde todos los continentes comenzaron a fijarse en internet cómo era la forma correcta de escribir y deletrear su apellido. Tanto fue el impacto global que generó que fue el jugador más votado para el Juego de las Estrellas de la NBA. ¿Quién terminó segundo en esa elección? Un tal Lebron…

Con 27.7 puntos de promedio -terminó en la tercera posición-, más 12.5 rebotes por juego -sexto lugar- y 5.9 asistencias, Antetokounmpo logró ser elegido para el mejor quinteto de toda la NBA, y también fue seleccionado en el top 5 de los mejores defensores de la temporada que terminó con los Bucks en la antesala de las finales de liga.

Señalado por su potencia, ferocidad y movimiento cerca del aro, tal vez el talón de aquiles del griego sea su tiro exterior. ¿Qué hizo durante los meses previos a la nueva temporada? Se repartió el tiempo entre jugar el Mundial de China con su selección y prepararse para ser el mejor del mundo en su deporte.

La metodología para el griego lo es todo: vive para el básquet, es un adicto al trabajo. “Si no tomo una siesta, no puedo jugar”, le dice a sus compañeros de equipo. En los días de partido, una vez que descansó por la tarde, se levanta y se dirige al centro de entrenamiento. Luego de una sesión de 30 minutos con fisioterapeutas, se exprime en la cancha: reparte el tiempo entre los fundamentos claves para una persona de su estatura y busca mejorar cada día su tiro de media distancia. El día que logre ser efectivo con los tiros de tres puntos -la campaña pasada terminó con un promedio menor al 26 por ciento, ya que intentó menos de tres lanzamiento desde el área por juego- será imparable.

Giannis Antetokounmpo, el Jugador Más Valioso de la última temporada en la NBA (INFOBAE)
Giannis Antetokounmpo, el Jugador Más Valioso de la última temporada en la NBA (INFOBAE)

El rey ha muerto, larga vida al rey fue un lema utilizado en los siglos pasados por las monarquías que dominaron el mundo para vitorear al rey fallecido y demostrarle fidelidad al nuevo encargado de controlar el destino de las poblaciones. Históricamente, la NBA siempre ha tenido un rey o varios que se repartían la corona como el mejor. Hoy, la era del Rey Lebron parece que está cerca de terminar. Hay tres herederos que están dispuestos a subirse al trono que ya ocuparon Jordan, Magic, Bill Russell y muchos otros en más de 70 años de historia.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: