Sébastien Vahaamahina le pega un codazo a un rival

La eliminación de Francia del mundial de Rugby 2019 quedó marcada por la expulsión de Sebastien Vahaamahina en la derrota por 20-19 ante Gales en cuartos de final que significó la despedida del seleccionado galo.

El segunda línea de 27 años habló luego del partido y se refirió al codazo que le atinó en un maul a su rival Aaron Wainwright. La imagen se viralizó y su agresión fue repudiada en las redes sociales.

“Perdí la cabeza”, admitió Vahaamahina después de la tarjeta roja que vio en el minuto 49 del partido que, hasta ese momento, era triunfo de su seleccionado en el Oita Stadium, al sur de Japón.

En ese momento, los franceses tenían nueve puntos de ventaja y aparentemente tenían el control del juego. En un video publicado en el sitio web de la emisora ​​francesa TF1, Vahaamahina habló emocionalmente con sus compañeros de equipo en el vestuario después del partido.

El momento en el que Sebastien Vahaamahina abandona el campo de juego (AFP)
El momento en el que Sebastien Vahaamahina abandona el campo de juego (AFP)

“Creo que perdí completamente la cabeza. Es difícil”, dijo Vahaamahina conteniendo las lágrimas. “Francamente es indefendible”, agregó.

El jugador que viste la camiseta del ASM Clermont Auvergne apuntó sus palabras hacia los jóvenes del equipo, incluidos Antoine Dupont, Romain Ntamack y Gregory Alldritt, que aún no han jugado más de 20 pruebas cada uno. Después del partido, el capitán Guilhem Guirado y el miembro más experimentado del escuadrón Louis Picamoles anunciaron su retiro del rugby internacional.

Por su parte, Wainwright contó cómo vivió el golpe: “Era un maul, y él me tenía por el cuello para empezar”, y agregó: “Me sorprendió un poco que el árbitro no lo viera desde el principio, pero afortunadamente el oficial de televisión lo levantó y se solucionó el problema. Luego presionamos y vimos el partido”.

A su vez, el seleccionador de Francia, Jacques Brunel, señaló que “no discute” la roja que recibió Vahaamahina por golpear a un rival durante un maul, algo que, a su juicio “fue un reflejo y no se puede negar que hiciera contacto con su cara”. En cambio, comentó que no estaba de acuerdo con otras decisiones, como la amarilla que recibió otro de sus dirigidos o el último ensayo que dio la victoria a Gales.

Tras el triunfo Gales se enfrentará a Sudáfrica en la semifinal del próximo domingo después de que los dos veces campeones reinantes Nueva Zelanda jueguen con Inglaterra un día antes.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Con información de AFP