Ha nacido una estrella del boxeo mundial: boxea, pelea, pega y aguanta

Se llama Jaime Aarón Munguía, es mexicano de Tijuana y tiene 22 años. Está invicto en 32 combates con 26 nocauts. Ya se lo menciona como posible rival de 'Canelo' Álvarez o Gennady Golovkin

El mexicano Jaime Munguia, de 22 años, es una nueva estrella en el boxeo mundial (AP)
El mexicano Jaime Munguia, de 22 años, es una nueva estrella en el boxeo mundial (AP)

Su piel conserva la lozanía de batallas aún incruentas, apenas insinuantes. Los ojos del boxeador son el parámetro de su frescura: cuando se advierten vivaces, dinámicos dentro su órbita y con capacidad de sorprenderse, el hombre está en acto, en su presente, en su renovado desafío de superación.

Jaime Aarón Munguía nos sorprendió hace una semana cuando en el Toyota Center de Houston, Texas, ofreció una verdadera exhibición de boxeo académico, preciso, pulcro y estético.

Le ganó por decisión unánime al cabo de 12 asaltos al japonés Takeshi 'Hombre de Acero' Inoue, reteniendo por tercera vez la corona de los super welter reconocida por la Organización Mundial del Boxeo (OMB). Tal resultado carece de importancia pues responde a cierta lógica; en cambio la
actuación del mexicano fue tan deslumbrante en la exposición de sus virtudes técnicas que nos impone –con declarado entusiasmo- afirmar que estamos en presencia del mejor prospecto del boxeo mundial.

Munguía nació en Tijuana hace 22 años y debutó como boxeador profesional el 13 de Julio de 2013. Es invicto tras 32 combates realizados, de los cuales ganó 26 por nocaut y seis por puntos. Su padre fue boxeador en la categoría de los medio pesado y aunque no alcanzó a brillar nos ofrece una
información primordial: Jaime tiene genética. Y éste hecho natural sólo será virtuoso y determinante si su vida transcurriera en un ámbito que propiciase la epigenética que no es otra cosa que el desarrollo de los demás factores ambientales en armonía: alimentación, descanso, distensión
muscular y una condición física sostenida aún en tiempos de receso competitivo. Hasta aquí, según pudimos averiguar, la vida de Munguía es absolutamente normal, con apego a la familia y sin las extrañas y nocivas injerencias que suelen acompañar al campeón.

Munguía es el mejor prospecto del boxeo mundial (AP)
Munguía es el mejor prospecto del boxeo mundial (AP)

Sobre el cuadrilátero su faena fue de fina realización. Atacó con la vista frontal en su adversario pero con el torso en tenue vaivén dejando que los pies en perfecto ángulo y los puños en alto le marquen la dinámica inercial del avance. Logró con facilidad ingresar en la media distancia; una vez allí la proyección de sus golpes ascendentes fueron de alta precisión tanto en la partida cuanto en la llegada. Le hemos visto lanzar un hook –un difícil golpe ascendente de corto recorrido- sólo ubicable por debajo del codo que cubre la zona hepática o intercostal. Sin embargo el tijuanense Munguía, tal
como lo hacian Muhammad Alí o Sugar Ray Leonard, le encontró destino cierto y suma eficiencia en repetidas circunstancias del combate.

Su físico es prodigioso: mide 1,83 metros (dos centímetros más que Carlos Monzón) y pesa -por ahora- menos de 70 kilos, exactamente el equivalente a 147 libras que significan 69,853 kilogramos. Pero ese peso es la
consecuencia de un trabajo natural de gimnasio; no hay músculos marcados, impresionantes o prominentes fruto de esteroides o anabólicos. Tal vez esta impresión explique sus movimientos naturalmente veloces ya sea en la traslación o en la partida de sus puños siempre acompañados por el
giro del torso, el pie izquierdo en punta levemente adelantado, el derecho totalmente apoyado en la lona y casi perpendicular como lo hacía en ataque Julio Cesar Chávez, el mejor boxeador latinoamericano de la historia.

Es probable que ésta sólida promesa del boxeo suba de categoría y se estabilice en la de los peso mediano cuyo límite es de 72,562 kilogramos. La división en la que reina su compatriota Saúl 'Canelo' Alvarez , tras el controversial triunfo ante el uzbeco Gennady Golovkin. Es la categoría de mayor prosapia en la historia, la de los Sugar 'Ray' Robinson, Carlos Monzón, Marvin Hagler y a la que accedieron tras un proceso de crecimiento Sugar 'Ray' Leonard, 'Mano de Piedra' Durán, Tommy
Hearns, Floyd Mayweather y hasta Manny Pacquiao

Sería una pena acelerar su proceso. Ya se produjo una circunstancia que le evitó correr riesgos prematuros. Fue el 5 de mayo del año pasado en que se requería un rival urgente para Gennady Golovkin cuando 'Canelo' pidió la postergación de esa revancha por un controversial doping positivo. La empresa Zanfer –que maneja a Munguía y que en años anteriores representó durante un tiempo inicial a Óscar De La Hoya e incluso una parte de la carrera de Julio Cesar Chávez (padre) y Julio Cesar Chavez Jr– lo aceptó. Afortunadamente la Comisión de Boxeo de Nevada se opuso y así
Munguia halló un camino más beneficioso, cómodo y consagratorio. GGG peleó contra el armenio Varis Martirosyan a quien noqueó en dos rounds y al mexicano de Baja California lo compensaron ofreciéndole un combate titular por la corona de los super welter contra Saddam Alí amplio favorito
para la cátedra y en las apuestas. Fue aquel 18 de mayo de 2018 el día que Munguía ganó su corona por nocaut en el 4° asalto en Las Vegas.

View this post on Instagram

Calentando antes de subir al ring #VamosConTodo 🥊🥊

A post shared by Jaime Munguía (@jaimemunguiaoficial) on

Su maestro es Roberto Alcázar, el mismo que inició a Óscar De La Hoya. Y Munguía muestra algo de la misma construcción académica. Este tipo de simbiosis entre profesor y discípulo bilateraliza los conocimientos. Finalmente ambos terminan aprendiendo algo del otro si son lo suficientemente inteligentes como para admitirlo. Tal vez De La Hoya haya dejado una impronta que Alcázar terminó trasmitiéndole a Munguía. Y si hubiese que señalar algún detalle podría decirse que éste tiene la
presencia física dominante que lucía el 'Golden Boy' de los primeros años.

Esa presencia con matices de "acting" es fundamental cuando la misma se sustenta en el golpe imprescindible de todo buen boxeador: el jab de izquierda. Se trata de un golpe recto multifuncional: marca la distancia, lastima si es poderoso con los nudillos bien direccionados hacia el blanco,
intimida obligando al rival a evitarlo antes que pensar en su propia acción, genera el acceso a la distancia media o corta para las descargas posteriores y permite en todos los casos repetirlo ante el retroceso del adversario. Munguía maneja ese golpe de manera ortodoxa con velocidad y potencia. Y
es a través de ésta virtud que penetra en la media distancia desde donde su gancho zurdo a la región abdominal provoca deterioro respiratorio en el rival.

Desde febrero del año pasado hasta hoy ha realizado seis combates a razón de una pelea cada 60 días. De esas seis, ganó cuatro por KO antes de la finalización de la cuarta vuelta y dos por decisión unánime, incluyendo la obtención del Campeonato del Mundo ante Saddam Alí. Este promedio de
actuaciones no se menciona casualmente: un peleador que sube al ring cada 60 días para pelear es porque aún tiene "hambre".

Es por esta razón que le lloverán ofertas a Munguía. Seguramente ya las estarán evaluando los hermanos Beltrán, titulares de la empresa Zanfer apoderada de Munguía. Y tambien Óscar De La Hoya como parte de 'Golden Boy Promotions', que programa a Saúl 'Canelo' Álvarez, entre otras
enormes figuras.

Ha llegado mucha inversión de dinero al boxeo. El ciudadano británico-americano por adopción –ruso de nacimiento- Leonard 'Len' Blavatnik, un archimillonario por negocios diversificados, arriesgó USD 1.000 millones de su fortuna en una plataforma que ya está en pleno funcionamiento y se la conoce como "Dazn". Se trata de una aplicación on line de streaming para la telefonía celular que pertenece a Perform Group. Esta experiencia se inició con buenos resultados en agosto de 2016 en Austria, Alemania, Japón y Suiza. Su producto son transmisiones deportivas en vivo a razón de USD 9,90 por evento contra los USD 74,99 que cuesta el pay per view. La conducción ejecutiva de Dazn le fue conferida al empresario inglés Eddie Hearns; fue él quien firmó con Óscar De La Hoya, titular de 'Golden Boy Promotions', el contrato más fabuloso de la historia del boxeo: USD 365 millones para el campeón mundial Saúl 'Canelo' Álvarez por 11 combates -a razón de poco más de 33 millones por cada uno- de los cuales ya realizó el primero ante el mediocre inglés Rocky Fielding, a quien noqueó en tres asaltos.

En medio de esta obscenidad de dinero y puja de las empresas quedó atrapado esta enorme ilusión que es Jaime Munguía, listo para volver a pelear, esta vez en Monterrey, el próximo 13 de abril contra un rival aún no designado, donde volverá a arriesgar su corona mundial.

No es casual que revoloteen a su alrededor y se metan en sus oídos 'Canelo' Álvarez, quien peleará el 4 de mayo en Las Vegas ante Daniel Jacobs, campeón de peso mediano de la FIB –recuperado milagrosamente de un cáncer de huesos que lo tuvo alejado del boxeo 18 meses entre el 2011 y el 2012- o que la Dazn le hubiere ofrecido USD 45 millones a Gennady Golovkin por los próximos dos combates: el primero con el 'Mellizo' Jermall Charlo en mayo/junio y el siguiente la tercera pelea contra 'Canelo' Álvarez, el 15 de septiembre en Las Vegas.

Lamentablemente Munguía ya no es más el joven prospecto a quien los empresarios puedan esperar demasiado. Es un crack. Sus retrocesos sobre el cuadrilátero resultan de ofensiva toda vez que siempre apela a los contragolpes en gancho con armonioso retroceso para salir de las zonas vulnerables. Y aunque no abusa de ellos, sabe bien cuando intentar un voleado externo para obligar al armado de la guardia y el repliegue de su ocasional rival.

Le faltan un año y medio o cinco peleas para pensar seriamente en Golovkin o 'Canelo'. Pero a su lado alguien le está haciendo la cuenta que al kasajo Gennady Gennadievich Golovkin (GGG) la Dazn le ofrece USD 45 millones por dos peleas y esa brutal oferta compite con la de 'Showtime', que le asegura 20 millones más un porcentaje de pay per view por una pelea y que su compatriota Saúl 'Canelo' Álvarez gana USD 33.181.000 por combate o 73 millones al año, o 6 millones por mes, USD 217.000 por día, USD 9.047 por hora, USD 150 por minuto o  USD 2,50 por segundo…

Será duro darle explicaciones técnicas a un joven de 22 años, fresco, potente, que boxea como los dioses, pelea con exagerado coraje, pega fuerte y preciso, y aguanta todo cuanto le tiran que "hay que esperar un año y medio cuando Golovkin o 'Canelo' estén más permeables y menos motivados.

Además en estos casos Munguía – o el Munguía que fuere- ya no es mas él y la gloria; es él y los intereses de su mundo cercano.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR