1) El gol de Camilo Mayada contra Flamengo

River comenzó la Copa Libertadores con un empate en Río de Janeiro. En el mismo estadio donde se desarrollaron los últimos Juegos Olímpicos, Camilo Mayada concretó un golazo de media distancia para evitar la derrota del Millonario ante el Flamengo. Un punto que sirvió para crecer en el aspecto anímico y futbolístico.

2) Golazo de Exequiel Palacios a Racing 

Luego de empatar sin goles con inferioridad numérica en el Cilindro de Avellaneda, River le dio una lección de fútbol a la Academia en el encuentro correspondiente a la revancha de los octavos de final. En el Monumental Exequiel Palacios culminó una obra de arte en un contragolpe perfecto. Fue el segundo de la Banda, que terminó su producción con un 3 a 0 que encendió la llama de la ilusión.

3) Atajada de Armani a Everton en Brasil

Luego de la sorpresa en el Monumental, donde el Gremio se impuso por la mínima diferencia, el conjunto de Marcelo Gallardo llegó a Porto Alegre con la misión de cosechar una hazaña. El tanto de Leonardo Gomes hacía suponer la eliminación del Millonario en las semifinales de la Copa Libertadores, pero el sacrificio de River revirtió la historia. Un momento clave fue cuando Franco Armani dejó con vida a su equipo, luego de tapar un increíble mano a mano ante Everton, que hubiera representado el 2 a 0 para el Tricolor. Rafael Santos Borré y el Pity Martínez completaron la gesta.

4) El gol del Pity Martínez a Gremio 

Michel Ferreira dos Santos había silenciado el Monumental con el el gol que le dio el triunfo a Gremio en la primera semifinal. Leonardo Gomes extendió la ventaja en Brasil con el grito que abrió el encuentro en el Arena do Gremio. Sin embargo, una salvada de Armani dejó con vida al Millonario y Rafael Santos Borré emparejó las acciones en Porto Alegre. Fue entonces cuando el Pity Martínez volvió a convertirse en héroe al tomar la responsabilidad de ejecutar el agónico penal que marcó en el minuto 49. Fue un argumento más que expuso la locura del Millonario para llegar a la final.

5) La decisión de Gallardo de quebrar la ley para ir a ver a sus jugadores al vestuario

Fue una postura controversial. El entrenador estaba suspendido y la sanción ameritaba que no tenga ningún contacto con sus jugadores. En el entretiempo en Belo Horizonte, con el partido 1 a 0 a favor de Gremio, Marcelo Gallardo ignoró la pena y se dirigió al vestuario para apoyar a sus dirigidos y corregir algunos aspectos futbolísticos. Con las palabras motivadoras del técnico, River revirtió la historia con los goles de Santos Borré y el Pity Martínez para acceder a la final de la Copa Libertadores. La personalidad del conductor para darle empuje a sus jugadores fue decisiva, aunque le costó estar afuera del campo durante los dos partidos decisivos frente a Boca.

6) La notable tapada de Armani a Benedetto 

En el primer duelo de la Superfinal Franco Armani volvió a demostrar su jerarquía. A pesar de tener responsabilidad en el gol de Wanchope Ábila, el arquero evitó la derrota de River en la última jugada del partido, cuando el choque estaba 2 a 2. Una oportunidad clara de Darío Benedetto fue desactivada por el ex Atlético Nacional. Su intervención fue clave para mantener la igualdad y dejar la serie abierta.

7) El invicto de Biscay

(AFP)
(AFP)

La mano derecha de Marcelo Gallardo mantiene un registro impecable. Las 7 veces que estuvo al frente de River, el equipo nunca perdió. La primera vez que el ex central estuvo al frente del Millonario fue en la Copa Libertadores de 2015, cuando el elenco de Núñez igualó 1 a 1 con Juan Aurich de Perú. En la misma edición también tuvo la responsabilidad de liderar a los 11 que empataron 2 a 2 con Tigres de México. En la final contra el combinado Azteca, el ayudante de campo logró una goleada por 3 a 0 y el título continental. Un tiempo más tarde, por el torneo doméstico logró una victoria sobre Atlético Rafaela por 2 a 0 y en la presente edición del certamen continental fue parte de la aplastante goleada sobre Racing en los octavos de final (3-0). El triunfo con Gremio en Brasil, el empate en la Bombonera y la coronación en el Bernabéu completan el registro invicto de Biscay.

8) El golazo de Quintero en el partido final

Saltó del banco para aportar el volumen de juego que necesitaban los de Marcelo Gallardo en un momento delicado de la Superfinal. Y cuando iban 5 minutos del segundo tiempo suplementario, recibió de Camilo Mayada al borde del área grande, sacó un zurdazo impresionante que se clavó en el ángulo y cambió la historia. Este tanto será recordado por siempre en la memoria de todos los fanáticos del fútbol.

SEGUÍ LEYENDO: