La última vez que un equipo uruguayo fue campeón de la Libertadores fue en el Estadio Centenario en 1988. Nacional le ganó a Newell’s Old Boys de Rosario (EFE)
La última vez que un equipo uruguayo fue campeón de la Libertadores fue en el Estadio Centenario en 1988. Nacional le ganó a Newell’s Old Boys de Rosario (EFE)

Fue el 26 de octubre de 1988, hace poco más de treinta años, en el Estadio Centenario de Montevideo. Esa noche, ante cuarenta mil personas, Nacional se consagró campeón de América al vencer a Newell's Old Boys de Rosario. Pocos podían pensar entonces que los equipos uruguayos estarían tres décadas sin lograr un solo título y con apenas una final jugada, la de Peñarol ante el Santos de Neymar, en 2011, y una semifinal, ante Estudiantes en 2009, mientras que apenas una vez más llegaron hasta esta instancia Danubio o Defensor Sporting.
Según los distintos analistas consultados por Infobae, los motivos principales de esta caída de los equipos uruguayos son el económico, la gran emigración de futbolistas desde muy jóvenes, pero también, las malas administraciones de los dirigentes, la direccionalidad de los grandes capitales de la industria de la pelota hacia las potencias latinoamericanas como Argentina, Brasil o México, y hay hasta quien cree que se acabó aquella mística de los primeros treinta años (desde 1960 a 1988) para buscar resultados quiméricos.

Lo cierto es que los dos equipos grandes uruguayos, Peñarol y Nacional, compitieron en los primeros años de Copa Libertadores para ser los dominadores del continente. Peñarol (que ganó los títulos de 1960, 1961, 1966, 1982 y 1987) ya era tricampeón de América en 1966, cuando había terminado la séptima edición (sobre 59 totales) y cuando aún Estudiantes no había conseguido ninguna Copa, y ni Boca ni River lo habían logrado. Incluso, Peñarol llegó a ser bicampeón intercontinental en esos años.
Nacional llegó a destronar al Estudiantes de Carlos Bilardo al ganarle la final de 1971, y posteriormente obtuvo las Copas Libertadores de 1980 y 1988 y en las tres oportunidades, se consagró campeón intercontinental, aunque todo eso forma parte de un pasado muy remoto.
"Lo que le pasó a los equipos del fútbol uruguayo en los años Ochenta fue increíble, y también a la Selección. Fuimos tantas veces a Tokio para la Intercontinental entre Peñarol y Nacional (1980, 1982, 1987 y 1988), que los japoneses ya tomaban como algo natural que fuéramos para allá, y se preguntaban "qué estará pasando" con nosotros", se ríe Jorge Goncalves, campeón de América con el Peñarol que dirigía un joven Maestro Oscar Tabárez.
"Cuando los periodistas japoneses vinieron a cubrir los entrenamientos para la Intercontinental y vieron lo que era nuestra infraestructura, nuestros estadios, no lo podían creer", recuerda Goncalves, hijo de Néstor (Tito), también campeón de América 1960, 1961 y 1966, y un símbolo del club.
Goncalves también recuerda que en la década de 1980, la selección uruguaya ganó dos Copas América, la de 1983, con sedes variables, y la de 1987, la primera llamada efectivamente así (antes eran torneos Sudamericanos) y jugada en Argentina "donde en semifinales eliminamos a los campeones del mundo, con Diego Maradona y Claudio Caniggia incluidos", acentúa.

Uno de los problemas que afrontan los equipos uruguayos es que no pueden retener a los talentos. Nahitán Nández era el capitán de Peñarol, pero lo compró Boca.
Uno de los problemas que afrontan los equipos uruguayos es que no pueden retener a los talentos. Nahitán Nández era el capitán de Peñarol, pero lo compró Boca.

"Creo que lo que cambió desde ahí –insiste- es que antes no había tanta demanda porque había cupos en los equipos extranjeros, y ahora se van todos, cuando antes se iban los jugadores clave de cada equipo. Por otro lado, ahora el dinero de los sponsors, la TV, va para los que más poder y habitantes tienen, y es lógico, pero Uruguay quedó rezagado porque el jugador uruguayo es barato, muy bueno y rendidor. Si hace un buen torneo Apertura, ya no está en el Clausura. Por ejemplo, si Peñarol ahora hubiera podido mantener a Jonathan Rodríguez, al "Pájaro" Federico Valverde (en el Real Madrid) y a Nahitán Nández, que era el capitán, con Maxi Rodríguez podría estar en condiciones de pelear esta Copa Libertadores, pero no los pudo retener. Hoy te lo desarman Argentina, Brasil, México, el fútbol europeo".

Para el Bambino Etchegoyen, reconocido periodista de la emisora "Sport 80" de Uruguay, el motivo por el que ningún club de su país ganó la Copa Libertadores en 30 años, "es netamente económico" y da ejemplos muy contundentes: "Cuando Uruguay cuenta con los jugadores puede salir cuarto como en Sudáfrica 2010 o quinto como ahora en Rusia, o puede ser campeón de América porque compite de igual a igual. En 2018, Nacional fue campeón de la Copa Libertadores sub-20 que se jugó en Uruguay y River, un equipo chico, tercero. En 2017, Liverpool llegó a la final y y Defensor antes había llegado a la final y la perdieron frente a Gremio y San Pablo".

Etchegoyen recalca que "es imposible que el fútbol uruguayo, hoy, pudiera tener un solo jugador de Boca o de River. La diferencia es abismal. El presupuesto de Peñarol o Nacional en sueldos debe ser de un millón de dólares o poco más, contra varios millones de Boca o River. Es imposible compararse con el fútbol argentino, brasileño o mexicano porque los jugadores se van a los 17,18,19 años, entonces nunca juegan en nuestro país".
Etchegoyen destaca que el torneo local "es con jovencitos que juegan en Primera o veteranos que ya pegan la vuelta. River le compró a De la Cruz (20 años) a Liverpool y a Saracchi a Danubio y fijate a cuánto lo vendió al Leipzig. Carlos Benavídez, uno de los mejores de Defensor, se lo llevó Independiente. Creo que esto seguirá así por bastante tiempo más, lamentablemente".

Para el entrenador de la selección uruguaya el problema es que el nivel de la liga local es el más bajo de la región, solo comparable con Bolivia.
Para el entrenador de la selección uruguaya el problema es que el nivel de la liga local es el más bajo de la región, solo comparable con Bolivia.

Pablo Karslián, comentarista de Radio Oriental, de larga trayectoria, y ex presidente del Círculo de Periodistas Deportivos del Uruguay, coincide bastante con el diagnóstico de Etchegoyen y traza un diagnóstico muy preciso cuando dice que en el fútbol de su país: "hay dos aspectos fundamentales, que terminan siendo una combinación complicada que conspira contra las posibilidades uruguayas, la coyuntura económica y una involución interna de los torneos locales".
Karslián recuerda que Tabárez (DT de la selección) dice sin empacho que en cuanto a ligas, "Uruguay está peleando el descenso en Sudamérica junto con Bolivia". Y esto tiene una explicación porque hay dos "fútbol uruguayo" que conviven. Una realidad es la Selección, que se basa en la cantidad poco común. Por fuera completamente del promedio, de jugadores que aparecen y que triunfan en la necesidad. Y la otra, es el torneo local".
"La estructura del fútbol infantil de nuestro país hace que los jugadores desde muy pequeños jueguen ya organizados, y eso es muy importante, pero también se van al exterior muy jóvenes, algunos sin debutar en Primera. Hoy hay 16 clubes en la A y 15 en la B, más o menos unos 30 equipos profesionales que a 20 jugadores por plantel, de base, da unos 600 y 700 jugadores de fútbol. Pero hay más de esa cantidad de futbolistas uruguayos diseminados por el mundo. Los de élite, los de selección más lo de primera y segunda categoría, de ligas de segundo orden, o en Segunda de ligas de segundo orden, o en países asiáticos no relevantes o en Centroamérica. Más de 800 jugadores uruguayos afuera, o sea, mayor a la suma de toda la Primera y toda la Segunda juntas".
Por último, Karslián agrega que los equipos de mayor convocatoria, Peñarol y Nacional, "han tenido políticas inestables. No asentaron un equipo aunque incluso cuando contrataron jugadores en el exterior".
Javier Máximo Goñi, relator de Radio Oriental y panelista de la TV, coincide con el análisis de Karslián y de Etchegoyen en cuanto a la emigración de jugadores jóvenes, pero considera que hay otros puntos, como las erogaciones de los clubes en construcción de estadios, mantenimiento, seguridad, que afectan la contratación de jugadores" y que tampoco el fútbol uruguayo "tiene peso en Conmebol. Es escaso o nulo. Y los equipos tienen dificultades físicas para jugar cada 72 hs y eso influye en el estilo de juego", pero diagnostica que "hay una falta de voluntad de las autoridades uruguayas para mejorar el fútbol reuniendo a las fuerzas vivas".

Javier De León, periodista radial de "Cadena Celeste" y con diez Mundiales consecutivos cubiertos, agrega otro elemento para explicar los treinta años sin títulos de Copa Libertadores de los equipos uruguayos. Acepta que el factor económico influye, pero que no es el único, y que sirve como excusa para explicarlo todo "y creo que se ha perdido el espíritu de grandeza, la convicción de que se puede ser campeón y asumimos desde el comienzo de que es imposible ganar".
De León recuerda que cuando los clubes uruguayos ganaron las cuatro Copas de la década de los Ochenta "no eran equipos con grandes presupuestos ni estrellas como sí en los Sesenta, y es más, recuerdo en 1987 que cuando le ganó la final al América de Cali, los premios de los colombianos eran diez veces más que los que pagaba Peñarol por ganar la Libertadores. Quiere decir que lo económico también estaba pero se ganaba igual porque había un convencimiento".

El experimentado periodista insiste en que el fútbol uruguayo "se ha caracterizado como el que más veces ha quebrado una lógica y así fue que consiguió consagraciones como las del Maracaná en 1950 en Brasil o las Copas América de 1987 y 2011 en Argentina, y en ambos casos, eliminando a los locales. Sin esa convicción, entonces termina perdiendo, como le pasa ahora. Arrancamos derrotados. Esa pérdida de fuerza mental influyó sin dudas".
Goncalvez concuerda en cierta forma con De León cuando advierte que los escasos resultados de las últimas tres décadas "no quieren decir que los clubes grandes uruguayos no empiecen una Copa sin la exigencia de salir campeones. La hinchada está acostumbrada a los títulos, las redes sociales, la historia que se repite por generaciones, así lo exigen". Pero ensaya una explicación del presente: "En las primeras Copas, entraban sólo los campeones de cada país, luego los dos primeros, y ahora, Argentina y Brasil tienen cinco o seis equipos poderosos, entonces pasamos a uno y ya llega el siguiente. Lo que nosotros hicimos con Peñarol con el Maestro Tabárez y un equipo muy joven, que pasó la primera rueda ante el Alianza Lima de Perú, que era la base de la selección, y le ganó a Independiente de visitante y a un poderosísimo América de Cali que era finalista por tercera vez consecutiva, hoy parece irrepetible".
Hoy, los hinchas uruguayos viven de la nostalgia de aquellos equipos ganadores como aquel Peñarol de 1960 y 1961, ganador de las dos primeras ediciones de la Copa Libertadores, con Tito Goncalvez, Roberto Matosas, el gran delantero ecuatoriano Alberto Spencer, José "Pepe" Sasía, Luis Cubilla o el peruano Juan Joya, que ganó aquellas finales a Olimpia de Paraguay y al Palmeiras de Djalma Santos y Julinho, o los aurinegros de aquella definición ante River Plate en Santiago de Chile en 1966, cuando perdían 2-0 con goles de Daniel Onega y Jorge Solari, y acabaron ganando 4-2 en el alargue cuando en el final, Spencer y Julio César Abbadie empataron y otra vez Spencer y un notable Pedro Virgilio Rocha dieron vuelta el marcador y luego alcanzaron la Copa Intercontinental en España ante el Real Madrid "yeyé".

Nacional, que acaba de perder el clásico uruguayo, quedó en la historia cuando derrotó al tricampeón Estudiantes, en 1971.(AFP)
Nacional, que acaba de perder el clásico uruguayo, quedó en la historia cuando derrotó al tricampeón Estudiantes, en 1971.(AFP)

Los de Nacional viven recordando aquella gesta de 1971, cuando destronaron al tricampeón Estudiantes, con un equipo que se sabía de memoria y que comenzaba con el brasileño Manga en el arco, Luis Ubiña y Atilio Ancheta y el que integraban Julio Montero Castillo, Víctor Espárrago, Ildo Maneiro, Cubilla y el gran goleador argentino Luis Artime, que definió con tres goles la Copa Intercontinental ante el Panathinaikos de Grecia.
Nacional volvió a ser campeón en 1980 al vencer en la final al Inter de Porto Alegre de Falcao, Batista, Mauro Galvao y Mario Sergio, cuando tras empatar 0-0 en Brasil, definió en en Montevideo con gol de Waldemar Victorino, quien luego sería el definidor de la primera edición de la Copa Intercontinental en Japón, ante el Nothingham Forest de Peter Shilton y Trevor Francis.
Dos años más tarde, fue Peñarol el campeón de América ante el Cobreloa con figuras que luego pasaron por el fútbol argentino como Nelson Gutiérrez, Mario Saralegui o Fernando Morena, y luego sería campeón intercontinental ante el Aston Villa, y cinco años más tarde, Diego Aguirre convertiría el mítico gol en el último segundo del tercer partido ante el América de Cali de Julio Falcioni, Ricardo Gareca y Roberto Cabañas.
A Nacional, en 1988, le tocó ser el último equipo uruguayo que levantó una Copa Libertadores hasta hoy, cuando tras perder 1-0 ante el Newell's de José Yudica que contaba con Norberto Scoponi, Darío Franco, Roberto Sensini, Darío Franco, Juan Manuel Llop, Gerardo Martino, Roque Alfaro y Gabriel Batistuta, pudo coronarse en Montevideo al vencer 3-0 con grandes jugadores como el caudillo Hugo De León y el volante Santiago Ostolaza.
Hoy, todas estas historias parecen demasiado lejanas.

Seguí leyendo: