Lionel Messi con los cinco balones de oro de la UEFA que ganó durante su carrera
Lionel Messi con los cinco balones de oro de la UEFA que ganó durante su carrera

La historia del fútbol cambió el día que un juvenil de 16 años ingresó a la recién inaugurada cancha del Porto con una camiseta marrón metida por dentro de los pantalones. Fue el 16 de noviembre de 2003, y aquel chico con la 14 de Johan Cruyff tuvo sus primeros 19 minutos en la primera división, en un amistoso con José Mourinho en el banco rival. Aquel domingo, ese rosarino que se había marchado de su país 3 años antes para terminar de formarse en La Masía abría el capítulo más glorioso en la historia del club catalán: La era de Lionel Andrés Messi.

Quince años después, su récords y logros van mcuho más allá de las fronteras de su equipo: es el argentino que más goles celebró y el que más títulos levantó en la historia del fútbol. Atrás quedaron Diego Armando Maradona y Alfredo Di Stéfano. A nivel de clubes, solo hay cuatro futbolistas con más trofeos que él: el arquero portugués Vítor Baía, el emblema del Manchester United; Ryan Giggs, y dos brasileños: Maxwell (sí, aquel lateral izquierdo suplente en el Barcelona de Pep Guardiola) y Daniel Alves. Todos ellos tuvieron suerte de integrar equipos laureados, pero ninguno está a la altura de los futbolistas más grandes de la historia.

Evidentemente, el número de títulos no es un argumento definitivo. La Copa del Mundo siempre tendrá más importancia que la Copa del Rey de España. Y no triunfar en la selección es un factor demasiado atractivo para muchos fans del fútbol como para no recriminárselo a Leo. El rosarino consiguió un Mundial Sub-20 (al igual que Diego Armando) y una medalla de Oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, pero con la selección mayor su récord más doloroso es que colecciona cuatro derrotas en cuatro finales. Y peor todavía: cero goles. Extraña, porque no se puede decir que el 10 no haya aparecido en momentos cruciales de su carrera como futbolista: en 28 finales con el FC Barcelona, marcó 28 goles y solo perdió seis.

Antes de llegar al Barcelona, y mientras deslumbraba en las inferiores de Newell´s Old Boys y luchaba con sus problemas de crecimiento, Messi chizo una prueba con River Plate, pero el conjunto millonario desestimó atender las necesidades económicas de su tratamiento hormonal. Tras probar suerte en la Ciudad Condal, el Barcelona accedió a suministrar la medicación a Leo cuando este era preadolescente, y él lo devolvió en el terreno de juego. En estas quince temporadas, aquellas piernas cortas lograron más de 500 goles. Si sumamos el que hizo contra el Espanyol con la mano, el que empujó con el pecho al Estudiantes de Sabella en la final del Mundial de Clubes y los 22 que colocó con la cabeza, el conjunto culé cantó 566 goles del argentino.

Infografía de Tomás Orihuela
Infografía de Tomás Orihuela

Por debajo de la barrera, de penal a lo Panenka, al ángulo, de vaselina, entre las piernas… 566 goles dan para mucho, pero revisando los lugares donde Leo suele definir, se adivina que tiene una gran facilidad para ajustarla al lado de los palos. El argentino mantiene un idilio con las esquinas del arco: sabe donde están, cómo llegar a ellas y cada cuánto nutrirlas.

Infografía de Tomás Orihuela
Infografía de Tomás Orihuela

En España, nadie marcó jamás tantos goles como él. También es el máximo goleador de la historia de los clásicos: 26 tantos. Por detrás de él, Cristiano Ronaldo empata con Alfredo Di Stéfano a 18. Malas noticias para los dos, no podrán superarlo. Esta semana, el argentino recogió su quinto pichichi y está a uno de igualar al primero de la lista: el ilustre Telmo Zarra. Su primer gol oficial llegó a pase de Ronaldinho. Se sirvió de una vaselina con la izquierda para perforar la meta del Albacete en el Camp Nou. El último, hasta ahora, llegó en la última jornada que se jugó, frente al Betis, donde batió a Pau López por partida doble. De hecho, fue el primer partido de su carrera en el que marcó dos goles vestido de blaugrana y perdió el partido.

Infografía de Tomás Orihuela
Infografía de Tomás Orihuela

Tal y como se percibe en el gráfico, lleva nueve temporadas consecutivas marcando más de 20 goles. En la temporada 2011/2012 batió el récord haciendo 50 goles, y al año siguiente consiguió algo a lo que nadie más se acercó: marcar a todos los rivales de la liga de manera consecutiva. Entre la jornada 11 y la 29 marcó siempre.

Con el paso de los años, Leo se dio cuenta de que no es tan rápido como en sus primeras temporadas. Sin embargo, es mucho más inteligente, su fútbol es más coral y es la estructura ofensiva principal del gran candidato a La Liga, un año más. No solo es el máximo goleador de la historia de la competición, también es el que más pases de gol ha dado.

Infografía de Tomás Orihuela
Infografía de Tomás Orihuela

En total, suma 259 asistencias, de las que 40 las repartió vestido de albiceleste. El siguiente reto del argentino: superar a Pelé como máximo artillero de la historia de un club. El brasileño paró el contador en 643 goles para el Santos. Está a 77, es decir, si sigue en su ritmo, lo conseguirá en menos de dos temporadas. Ese es el calibre de Leo. Y lo más increíble es que todavía le resta un buen tiempo para seguir quebrando récords hasta colgar los botines.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: