El Real Madrid (6º), todavía lejos de su mejor versión, tuvo que esperar a la entrada del joven brasileño Vinicius para batir por 2-0 al Valladolid (8º), este sábado en la 11ª jornada de la Liga, en el estreno de Santiago Solari como técnico blanco en el campeonato.

Durante mucho tiempo sin soluciones, el merengue se salvó gracias a un 'centrochut' de Vinicius, de 18 años, que golpeó en la espalda de Kiko Olivas y terminó fuera del alcance del arquero Jordi Masip (minuto 83). A pesar de lo desviado que iba el tiro, el árbitro Gil Manzano terminó anotando el nombre del brasileño en su libreta.

(AFP)
(AFP)

Si bien el gol fue en gran parte responsabilidad del defensor, que desvió rotundamente el remate, el colegiado puso en su acta que el tanto lo marcó la joven promesa de 18 años, que con esa edad se estrenó como goleador del conjunto merengue.

El ex jugador del Flamengo gritó el gol y lo celebró con la afición después de ver como la pelota, que se iba prácticamente al lateral, terminaba entrando en el arco rival. "Cuando he entrado solo pensaba en hacer gol", explicó Vinicius Jr a las cámaras de RMTV tras el partido

(AP)
(AP)

Sergio González, técnico del Real Valladolid, lamentó la mala fortuna que le impidió a su equipo puntuar en el Santiago Bernabéu tras dos disparos al larguero y un tanto en propia puerta tras una acción del brasileño Vinicius, que dijo "se iba fuera de banda".

"Ha sido la falta de suerte. Un chut que iba fuera de banda, da en la espalda y se mete a gol. Me quedo con el partido muy serio en un escenario muy difícil con futbolistas que llevan poco en Primera, que han demostrado aplomo ante gran equipo. Por momentos hemos estado por encima del Real Madrid. El resultado no plasma lo que hemos hecho en el Bernabéu, pero estoy muy orgulloso de mis futbolistas", manifestó en rueda de prensa.

(AP)
(AP)

El brasileño provocó el primer gol del Real Madrid diez minutos después de saltar al terreno de juego, entre una gran ovación, y celebró el tanto besándose el escudo y abrazándose con Santiago Solari.

Tras unos primeros meses de competición en los que Vinicius no contó casi para Julen Lopetegui, con el que tan solo jugó doce minutos repartidos en dos encuentros, dos frente al Atlético de Madrid y diez contra el Alavés, el jugador le devolvió la confianza al técnico argentino.