Serena Williams protagonizó (USA TODAY SPORTS)
Serena Williams protagonizó (USA TODAY SPORTS)

La final femenina del US Open 2018 quedará en el recuerdo por el escándalo protagonizado por la estadounidense Serena Williams, quien mantuvo una fuerte discusión con el umpire portugués Carlos Ramos por una serie de sanciones que recibió durante el partido que terminó con la consagración de la japonesa Naomi Osaka.

Una de las situaciones que llevó a aplicar el castigo a la ex número uno del mundo durante la final fue el "coaching", es decir, las indicaciones que presuntamente el entrenador le dio a Williams desde las gradas en medio del encuentro, algo que está terminantemente prohibido por el reglamento.

Esto llevó a las autoridades de Wimbledon a evaluar un cambio histórico. Según adelantó Philip Brook, presidente del All England Club -sede del único Grand Slam que se disputa sobre césped- a partir de la próxima edición del certamen se podría permitir el "coaching".

(Getty)
(Getty)

"La situación es muy confusa para todo el mundo. Wimbledon y el resto de torneos piensan que ha llegado el momento para una conversación adulta sobre hacia a dónde va el deporte. Queremos que las personas que están a favor (del 'coaching') nos cuenten por qué es una buena idea", dijo Brook.

Para el directivo, "si el resto del deporte se posiciona a favor y dan buenas razones, quizás Wimbledon tenga que adaptarse".

Cabe destacar que el "coaching" se permite en la mayoría de los torneos de la WTA, pero está prohibido en los Grand Slam.

SEGUÍ LEYENDO: