Perdió la cabeza por completo. A la tenista checa Karolina Pliskova se le hizo imposible contener su furia al caer eliminada del torneo de tenis femenino de Roma a manos de la griega María Sakkari. Su adiós del Foro Itálico fue muy violento: golpeó con mucha ira su raqueta contra silla del árbitro.

Todo comenzó cuando Pliskova, que defendía el cuarto de final obtenido en Roma en la anterior edición, protestó con vehemencia al árbitro por negarle un punto a favor cuando sacaba con empate a cinco juegos y 40-40 en el set decisivo. Era un punto clave para el desarrollo del encuentro y se lo dieron por perdido.

Finalmente perdió el duelo por 3-6, 6-3 y 7-5 y quedó eliminada. La checa, número 5 del ranking mundial, fue a estrechar la mano de la griega en el centro de la pista. Su cara denotaba un enojo mayúsculo. Y no quedó ahí.

Al momento de estrechar la mano del árbitro, Karolina Pliskova no solo no saludó a la jueza, sino que golpeó tres veces de forma violenta la silla, provocando un llamativo agujero en la parte lateral.

Su hermana melliza Kristyna, quien también es tenista profesional, salió a defenderla en las redes sociales. "¡Lo peor que he visto en la WTA! Espero que esta señora, Marta Mrozinska (la jueza de silla) nunca jamás juzgue ningún partido mío o de Karolina de nuevo. A la lista negra para siempre", escribió en Twitter.

En las imágenes de TV también se ve a su entrenador, Thomas Krupa, haciendo un gesto obsceno a la cámara durante el partido. Aún la WTA no ha emitido comentarios ni ha sancionado a ninguno de los dos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: