Italia empató 0 a 0 con Suecia en la vuelta del repechaje rumbo a Rusia 2018 y tras el 0-1 cosechado en condición de visitante dilapidó su última chance para conseguir el boleto mundialista.

Durante el partido se agolparon las polémicas y una de ellas fue producto del reclamo de todo Italia. Matteo Darmian dominó un balón aéreo en el área y recibió el topetazo del defensor Mikael Lustig, quien desesperado por rechazar la pelota, tumbó a su rival.

La jugada de la polémica (AP)
La jugada de la polémica (AP)

Ante los reclamos de los futbolistas locales, el árbitro español Antonio Miguel Mateu Lahoz pitó infracción en favor de la visita. Según gesticuló, hubo una mano del defensor italiano cuando frenó la pelota, acción inexistente.

La polémica se suma a las dos manos adentro del área italiana que a criterio del juez no fueron meritorias de sancionar penal en favor de Suecia y que también podrían haber cambiado el destino del encuentro disputado en Milán.

LEA MÁS: