El partido del viernes entre los Yankees de Nueva York y los Minnesota Twins fue escenario de uno de los momentos más angustiantes de lo que va de la temporada de las Grandes Ligas de Béisol (MLB, por sus siglas en inglés).

Luego de un bateo de Todd Frazier, la pelota tomó una parábola inesperada y golpeó a una niña de dos años que estaba en las gradas. La pequeña recibió primeros auxilios en el estadio y luego fue trasladada a un hospital cercano en el que aún se encuentra.

(AP)
(AP)

Frazier, en diálogo con The New York Times contó que pudo contactarse con el padre de la pequeña y mantuvo un breve pero aliviador diálogo: "Me dijo que debía preocuparme tanto por eso 'Entendemos lo preocupado que estas, no fue culpa de nadie. Sólo es uno es uno de esos extraños accidentes'. Me dijo que la familia estaba contenta de que ella esté bien".

Además, el jugador de los Yankees explicó que no quiso saber demasiados detalles sobre el estado de la niña: "No quise cruzar ningún limite. Sé como son las familias, yo soy un padre de familia. Pero me dijo que todo estaba saliendo bien".

La pequeña de dos años, cuya identidad no fue revelada,  podría abandonar el hospital "en los próximos días" según soltó aliviado Frazier.

LEA MÁS: