Reforma tributaria: empresarios desconcertados por el texto presentado en el Congreso

El proyecto de reforma tributaria empezará a debatirse este jueves en plenarias del Congreso de la República y el Gobierno espera aprobación para recaudar 22 billones de pesos

La tributaria es la primera reforma presentada por el Gobierno de Gustavo Petro. FOTO: Carlos Ruiz
La tributaria es la primera reforma presentada por el Gobierno de Gustavo Petro. FOTO: Carlos Ruiz

El Consejo Gremial hizo un llamado de atención al Congreso de la República y al Gobierno nacional sobre la necesidad de dar un debate suficiente al proyecto de reforma tributaria que empezará a ser discutido este jueves en plenaria y aseguró que este no solo debe en el Congreso, sino ante la opinión pública.

En un comunicado, este aseguró que la exigencia constitucional de dar debate suficiente al proyecto de reforma tributaria, no solo se limita a la discusión mecánica de algunos asuntos, sino al pleno conocimiento de las propuestas de todos los congresistas e incluyendo las proposiciones que se hubieran presentado, de cara al país, vinculando a la academia, a los medios, al sector productivo y a todos los colombianos que, de una u otra forma deberán concurrir para pagar los nuevos impuestos.

“Un texto técnico, tan extenso, requiere estudios y discusiones profundas que no se pueden surtir en unas pocas horas. La sola lectura del texto, sin que medie una revisión clara y suficiente de la ponencia y de las proposiciones incorporadas o desechadas, requiere de un término suficientemente amplio de lectura y de dialogo y, en todo caso, mayor del que hasta ahora se ha surtido, el cual solo ha permitido sostener reuniones entre los ponentes y el Ministerio de Hacienda”, manifestó el Consejo Gremial.

De igual manera, precisó que discutir, sin conocer las propuestas y el efecto de las mismas, no es responsable y no sustituye el deber constitucional de dar un debate suficiente.

El Consejo Gremial resaltó el deber, a cargo del Congreso de la República y el Gobierno nacional, de garantizar que el carácter expansivo de la democracia tenga real y efectiva expresión en el trámite del proyecto de reforma tributaria y que se dé cumplimiento a las exigencias constitucionales y legales que exigen debates suficientes para evitar errores que puedan afectar la constitucionalidad del mismo.

La sorpresa que se llevó la Andi

A su vez, la Asociación Nacional de Industriales (Andi) manifestó que con gran preocupación conocieron un borrador de la ponencia que eventualmente sería sometida a discusión de las comisiones terceras de Cámara de Representantes y el Senado de la República para la reforma tributaria. Según esta, se trata de un proyecto de ley que cambia significativamente las condiciones del texto que había sido sometido inicialmente a discusión el día 8 de agosto por el Ministerio de Hacienda.

Por esta razón y por la trascendencia de esta reforma sobre la actividad empresarial, y la afectación de ciudadanos, el gremio considera de la mayor importancia que las mismas sean el producto de un debate nacional que permita en forma democrática tomar la mejor decisión para el futuro de Colombia.

“A pesar de las múltiples reuniones sostenidas con representantes del Gobierno nacional en cabeza del ministro de Hacienda y con algunos de los ponentes congresistas, nos encontramos con sorpresa con una reforma de gran tamaño, la mayor de la historia de Colombia, que afecta la actividad empresarial y la inversión futura, un año después de haberse tramitado otra reforma que concentró el esfuerzo en los empresarios, emprendedores e inversionistas del país”, expuso la asociación.

De igual manera, precisó que muchos gremios hicieron un gran esfuerzo por tratar de transmitir la preocupación de economistas, empresarios y empresas por el efecto que se pudiera producir sobre la actividad económica, la generación de empleo y la inversión en el país, pero infortunadamente sienten que no ha tenido resonancia la gravedad de los efectos que habrá sobre la economía y las familias colombianas.

“A pesar de que si hay algunos cambios y ajustes frente a la propuesta inicial, hoy debemos decirle al país que de aprobarse esta reforma el efecto sobre el empleo y las familias colombianas será lamentable, y todos debemos ser conscientes de esa realidad”, puntualizó.

La Andi señaló que parece especialmente equivocado generar tan onerosas cargas sobre el sector petrolero y minero, que indiscutiblemente ha sido soporte para una buena parte de la economía nacional durante los últimos años.

“Nadie duda de la necesidad de adelantar un proceso de transformación energética, pero no es comprensible que hoy decidamos como marchitar a un sector que ha sido vital para el crecimiento económico y la financiación del Estado durante los últimos 10 años, por lo menos”, advirtió la misma.

Esta también enfatizó en que llegar a que la tasa de tributación total de la economía como porcentaje del producto interno bruto sea la misma de los promedios internacionales, sin lograr que la totalidad de los colombianos o sectores económicos tributen, no puede ser considerado un logro, sino por el contrario, debería ser considerado como una profundización de las distorsiones que tanto afectan al porcentaje formal de la población y empresarios colombianos.

“Ha hecho carrera la idea de qué los que pagan impuestos pueden pagar un poco más, y esto es un concepto profundamente equivocado y aunque no allí hayamos sido capaces de sensibilizar a los tomadores de decisión todavía respecto de su posible impacto negativo sobre la economía, lo cierto es que nos puede estar conduciendo a una situación de daño irreversible”, manifestó.

A su vez, anotó que mantienen la esperanza de que durante las deliberaciones y votaciones de las comisiones y el debate de plenarias, el Congreso de la República corrija esta preocupante situación, pues de lo contrario se llevará a la economía colombiana a una situación sin precedentes en términos de pérdida de competitividad autoinfligida, que probablemente sería una de las mayores sorpresas en momentos en los cuales la economía colombiana y la economía mundial se encuentran ante la inmensa amenaza de caer en recesión.

El “pupitrazo petrista”

El proyecto de reforma tributaria empezará a debatirse este jueves luego de que se le hicieran algunas modificaciones como las del impuesto a los dividendos y ganancias ocasionales, así como algunos cambios a los impuestos a las bebidas azucaradas las cuales ahora se determinarían por su gramaje de azúcar, reducción de la lista los alimentos ultraprocesados, impuesto al carbono, la eliminación de los días sin IVA, cárcel para los evasores, entre otros.

No obstante, el Centro Democrático, partido de oposición, anunciaron que ya tienen lista la ponencia negativa contra dicha iniciativa. El senador Miguel Uribe Turbay advirtió que el Ejecutivo pretende que dicho proyecto sea aprobado en un solo debate y sin debatirla.

Afirmó que “pretenden el jueves votarlo por completo, sin escuchar a la comunidad, sin conocer el impacto, sin dar el debate público y sin siquiera discutir las proposiciones que nosotros hemos planteado para seguir moderando; porque si bien hemos podido moderar esta reforma, sigue siendo un golpe fulminante al crecimiento económico, aumentará la pobreza, aumentará el desempleo, golpea la clase media y los hogares de bajos ingresos, aumenta el costo de vida subiendo el precio de los alimentos y tiene un fatal impuesto a la vejez”.

Por su parte, el excandidato presidencial Enrique Gómez Martínez manifestó sobre la tributaria que “lo que buscan imponer nos afectará a todos, no solo los Chocoramos que nos comemos todos los colombianos, hasta el concentrado de nuestros animales en casa se verán afectados. Lo que se avecina es miseria sin fisuras en 2023″.

SEGUIR LEYENDO:





TE PUEDE INTERESAR