Más de 28 mil personas habrían muerto por consumo de drogas en los últimos ocho años, asegura el Ministerio de Justicia

De acuerdo con un estudio sobre la mortalidad asociada al consumo de sustancias psicoactivas se registró 28.541 muertes asociadas

Por primera vez se realizó un estudio sobre mortalidad asociada al consumo de sustancias psicoactivas (SPA), gracias al trabajo conjunto del Ministerio de Justicia y del Derecho y el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, se registró que entre 2013 y 2020 hubo 28.541 muertes asociadas al consumo.

Este informe aporta información relevante en torno a los impactos generados por este fenómeno y constituye un insumo para la toma de decisiones de política pública que, son útiles para dar una estadística unificada a nivel nacional.

Es la primera vez que contamos con información de este tipo. Las cifras abarcan el periodo 2013-2020 y evidencian una juiciosa labor, por parte de la cartera de Justicia que lidera Wilson Ruiz Orejuela”, relata el estudio.

En la investigación se enmarca en la Política integral para enfrentar el problema de las drogas, ‘Ruta Futuro’, el cual considera la gestión de una serie de indicadores con el fin de suministrar información sobre la situación del consumo de drogas ilícitas y sus consecuencias.

Es por esta razón que, se pudo evidenciar e identificar durante el período 2013-2020, 28.541 defunciones asociadas a consumo de drogas, teniendo en cuenta que presentaron resultados positivos de toxicología asociados a sustancias psicoactivas.

Además, las principales sustancias fueron alcohol, cocaína y marihuana. Aunque también se hallaron 37 casos asociados a morfina y 19 a tramadol.

De igual manera, se identificaron también cinco muertes asociadas al consumo de fentanilo, sustancia que no tenía referencia conocida de mortalidad en Colombia, sin embargo, en países como Estados Unidos y Canadá causa actualmente miles de muertes.

Investigación

A partir del análisis de la información de toxicología de las muertes que entran por lesiones de causa externa, con la que ayudó a una aproximación más precisa sobre los fallecimientos asociados al consumo de SPA. Lo que generó información importante para diseñar políticas más acertadas, pues previo al estudio no se conocía la verdadera dimensión del impacto del uso de drogas en la mortalidad.

Las estadísticas de defunciones asociadas al consumo de drogas muestran diferencias y evidencian subregistros. Los Registros Individuales de Prestación de Servicios de Salud (RIPS) de 2020 reportan 126 defunciones relacionadas con trastornos mentales y del comportamiento asociados al uso de SPA. Mientras en el mismo año, el Sistema Nacional de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA) registra 12 muertes.

Cabe resaltar que, en 2019 el Sistema de Estadísticas Vitales del Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE), reportó 222 defunciones por sobredosis con estupefacientes.

Por su parte, el Estudio de Carga Mundial de la Enfermedad -GBD-2 , estimó que 7.563 muertes fueron atribuibles al consumo de alcohol; de éstas, cerca del 50% estuvieron relacionadas con lesiones de causa externa, tales como: suicidio, violencia interpersonal, accidentes de tránsito o lesiones no intencionales. También se evidencia que 507 personas perdieron la vida como resultado del consumo de drogas.

Con respecto a la la Ley 769 de 2002 establece que, para todos los accidentes de tránsito, con lesiones personales y fatales, se deben realizar pruebas de embriaguez. Por el contrario, no hay obligatoriedad de ejecutar pruebas para identificar otras sustancias psicoactivas vinculadas a otro tipo de lesiones de causa externa.

Además, sólo se realizan por solicitud de la autoridad competente, cuando el contexto así lo determine o cuando los protocolos institucionales lo dispongan.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR