‘En casi 20 días nos encontramos con un monstruo’: hermana de Adriana Pinzón

Sandra Pinzón reveló detalles sobre la relación que Jonathan Torres Campos tenía con todos los integrantes de la familia y cómo le han “quitado la máscara”. El cuerpo de la víctima, desaparecida desde el 7 de junio, fue hallado en Zipaquirá

Jonathan Torres no aceptó los cargos con los que se le vinculan como principal sospechoso en la desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón, su cuñada. 

Imagen: Fiscalía General de la Nación.
Jonathan Torres no aceptó los cargos con los que se le vinculan como principal sospechoso en la desaparición de la psicóloga Adriana Pinzón, su cuñada. Imagen: Fiscalía General de la Nación.

En las últimas horas Medicina Legal confirmó que el cuerpo hallado en la madrugada del sábado 25 de junio en una vereda de Zipaquirá sí corresponde a la psicóloga Adriana Pinzón, desaparecida desde el pasado 7 de junio. El golpe para la familia de la mujer de 42 años ha sido doble: además de sufrir la muerte de la mujer, enfrenta la posibilidad de que alguien de la misma familia sea el responsable.

En medio de la investigación que ha realizado la Fiscalía General de la Nación desde que Pinzón fue reportada como desaparecida, se estableció que el principal sospechoso de su muerte es su cuñado, Jonathan Torres Campos, quien permanece detenido desde antes que se encontrara el cuerpo de la psicóloga. Según las autoridades, fue la última persona que estuvo junto a la psicóloga antes de que desapareciera y se tiene bastante material probatorio en su contra.

Sandra Pinzón, hermana mayor de la víctima, señaló en diálogo con la revista Semana lo difícil que ha sido para toda su familia perder a Adriana y abrir los ojos frente a quién es realmente su cuñado. Torres Campos era la pareja de Pilar Pinzón, hermana menor de la familia, con quien tuvo un hijo, y había sido acogido por la familia desde hace seis años, tanto que trabajaba junto a las hermanas en una veterinaria que tenían en Zipaquirá llamado ‘Animal Club Pet Móvil y Más’.

En estos casi 20 días ha sido el abrir los ojos y encontrarnos con un monstruo que no solo cegó la vida de mi hermana, sino que a mi familia la sumió en una gran y total tristeza”, señaló la hermana mayor a la revista.
En la imagen, uno de los carteles con los que la familia de Adriana Pinzón buscan establecer su paradero. Foto: archivo particular
En la imagen, uno de los carteles con los que la familia de Adriana Pinzón buscan establecer su paradero. Foto: archivo particular

Agregó que lo que tiene en peores condiciones el estado emocional de todos los conocidos de Adriana Pinzón es que, a pesar de que tienen su cuerpo y al principal sospechoso del crimen, todavía no saben los motivos que llevaron a Torres Campos a acabar con al vida de su cuñada: “Esa respuesta solo la tiene Jonathan y hasta el momento no ha querido hablar”.

Sobre la investigación, señaló que tampoco se sabe si alguien ayudó a Torres Campos a ocultar el cuerpo de su hermana e, incluso, que todavía les cuesta creer que este hombre sea el responsables, ya que Adriana Pinzón normalmente lo ayudaba mucho a él y a su hermana cuando tenían problemas.

Adriana era como la persona que siempre estaba con ellos y siempre les estaba ayudando y es muy difícil creer todavía que él haya sido capaz de esto, porque era la persona que siempre estuvo apoyándolos en todo momento”, dijo Sandra Pinzón a Semana.

En diálogo con el periódico El Tiempo, el abogado de Jonathan Torres, Jimmy Narváez, señaló que se requiere hacerle un examen psicológico al hombre, debido a que “él trabajó en zonas rojas, vio morir a muchas personas. No creo que su estado de salud sea bueno”. También señaló que en los últimos tiempos, debido a una infidelidad, su vida en pareja con la hermana menor de Pinzón había empeorado.

“Yo he tenido dos entrevistas con él. Dice que no es responsable de su desaparición ni mucho menos de matar a su cuñada. Le dije que si me contaba todo lo que había sucedido, podíamos lograr acuerdos con la Fiscalía, pero él, sin embargo, me ratificó que es inocente a pesar de haber visto la contundencia de las pruebas. Ahora creo que está repensando las cosas ante la presión”, agregó el abogado al diario bogotano.

El ente acusador llegó a la conclusión de que el cuerpo era de Adriana Pinzón a través de un cotejo de huellas dactilares
El ente acusador llegó a la conclusión de que el cuerpo era de Adriana Pinzón a través de un cotejo de huellas dactilares

De hecho, en las últimas horas, la Fiscalía señaló que recibió un celular, entregado por la supuesta amante de Torres Campos en el que estarían algunas pruebas en su contra. Ya anteriormente El Tiempo había revelado unas conversaciones telefónicas que tuvo el presunto feminicida con su madre, quien el reclama por no hacerse responsable de la situación que está pasando la familia de su esposa.

¿Qué le pasa? ¿Qué tiene en la cabeza? ¿Por qué es tan irresponsable? Coja responsabilidad, usted ya está muy viejo, hermano”, se escucha decir a la mujer.

Por otro lado, Sandra Pinzón también habló con ese periódico sobre cómo está tomando esta situación Pilar Pinzón, hermana menor de la víctima y esposa del presunto asesino. “Ella no sabe qué pensar. Siente un dolor inmenso. Ella es nuestra hermana menor y la más mimada. Mi hermana Adriana siempre la ha consentido. Siente dolor por su hermana desaparecida y por el padre de su hijo”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR