Más de 12 mil hogares de comunidades indígenas serán beneficiados con proyectos energéticos

Un total de 3.000 hogares de familias negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras tendrán soluciones energéticas

Imagen de archivo. Fuerzas Militares de Colombia y Estados Unidos realizaron una jornada de atención humanitaria a la comunidad Wayuú en la alta Guajira. (Colprensa - Camila Díaz)
Imagen de archivo. Fuerzas Militares de Colombia y Estados Unidos realizaron una jornada de atención humanitaria a la comunidad Wayuú en la alta Guajira. (Colprensa - Camila Díaz)

El Instituto para la Promoción y Planeación de Soluciones Energéticas para las Zonas No Interconectadas (IPSE) estructuró proyectos energéticos que beneficiarán a más de 12 mil hogares indígenas en el país. En total son más de 3.000 hogares de familias negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras (NARP) que tendrán soluciones energéticas para así mejorar su calidad de vida.

Así lo explicó el director del IPSE, José David Insuasti: “más de 15 mil familias de comunidades indígenas y NARP serán beneficiarias de soluciones energéticas confiables y sostenibles para sus hogares”. Los proyectos les brindarán la posibilidad “de conectarse con el mundo y mejorar su calidad de vida”, agregó el funcionario.

La entidad especificó los recursos invertidos en cada región: en la Amazonía fueron 994 millones de pesos para llevarle energía a 2.114 familias; en Caribe y Antioquia brindaron 2.813 millones de pesos para iluminar los hogares de 5.938 indígenas, y en la Orinoquía y el Pacífico invirtieron 41.975 millones de pesos en proyectos para llevar el servicio a 4.222 familias. En total fueron más de 5.783 millones de pesos.

Beneficiarios en las comunidades indígenas

El instituto destacó las 5.133 familias que contarán con la prestación del servicio de energía en sus hogares en la región caribe. Los beneficiarios pertenecen a los indígenas wayuu, ubicada en la Alta Guajira. “Gracias a Dios y a la empresa IPSE llegó esto, hace mucho tiempo lo necesitábamos. Ya no hay que caminar, ni viajar para poder cargar los teléfonos”, Carolina Sijona, integrante de la comunidad de Yutaho.

Ese testimonio fue reforzado por Isabel Britos Barrios, también indígena wayuu: “Antes no podíamos elaborar las artesanías, ya en un determinado tiempo dejábamos de tejer porque ya se estaba oscureciendo, mientras que ahora, con este gran proyecto que nos ha llegado y que ha sido una bendición, los chinchorros los tejemos un poquito más tarde”.

Lea también: Solo cinco de los 26 billetes que han circulado en la historia de Colombia han llevado la imagen de una mujer

Llega la energía para comunidades NARP

Con respecto a las familias negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras (NARP), este año habrá 3.092 familias con la estructuración de proyectos de soluciones energéticas. Asimismo, el IPSE recibió la aprobación del Departamento Nacional de Planeación para distribuir el presupuesto de inversión de vigencia 2022 para amplificar la cobertura del servicio de energía eléctrica.

Esos recursos corresponden a un valor superior a los cinco mil millones de pesos en el marco del CONPES-NARP. La implementación del proyecto, por su parte, establece Soluciones Individuales Solares Fotovoltaicas (SISF) a través de paneles solares, los cuales beneficiarán a cerca de 230 familias en el departamento de Nariño.

Adicionalmente y, gracias a las acciones que se desarrollan desde el Instituto, el Gobierno nacional dejará un legado de 1.832 nuevos usuarios beneficiados. En el transcurso de la vigencia 2022, “el IPSE continúa caracterizando o identificando las necesidades energéticas de cerca de 4.000 familias potenciales de esta población”, manifestó la entidad.

Transformación de vida y promoción de la equidad

José David Insuasti recalcó que todas estas soluciones van de la mano del diálogo social en las diferentes etapas de los proyectos en las regiones. Eso incluyó las consultas previas en los territorios para garantizar la concertación, la coordinación y las capacitaciones y asistencia técnica para cumplir el Acuerdo Final de Paz.

“Estos territorios en la ruralidad tienen un alto potencial de desarrollo y productividad, y sabemos que la llega del servicio de energía eléctrica es el impulso para que esto sea una realidad”, puntualizó Insuasti.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR