Duque presenta “bloque de búsqueda” tras Consejo de Seguridad en el Urabá antioqueño

La estrategia tendrá como objetivo lograr la captura de los cabecillas del Clan del Golfo conocidos como Chiquito malo, Siopas y Gonzalito

Compartir
Compartir articulo
En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

El presidente Iván Duque presidió este lunes un Consejo de Seguridad en el Urabá antioqueño con el fin de evaluar las acciones implementadas desde el Puesto de Mando Unificado (PMU) durante el paro armado del Clan del Golfo. El primer mandatario, en compañía de los ministros del Interior y Defensa, anunció la creación de un “bloque de búsqueda” contra los cabecillas conocidos como Chiquito malo, Siopas y Gonzalito.

“El mensaje es uno solo: no vamos a ceder jamás ante el Clan del Golfo y ninguna estructura del narcotráfico”, sentenció Iván Duque en Necloquí, Antioquia. En la rueda de prensa en la que presentó la estrategia, aseguró que las también conocidas Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) “están buscando reconocimiento político, tratando de ver quién les compra esa idea”.

El bloque de búsqueda consiste en reforzar la campaña Cóndor, la cual fue lanzada a finales del año pasado para hacerle frente a las estructuras criminales del país. En ese sentido, el presidente informó que habrá “nuevas estructuras militares y de Policía” con más de 700 uniformados de la Policía nacional y más de 720 hombres del Ejército nacional “que van a darle más presencia operativa”.

Adicionalmente, habrá 15 fiscales que complementará la campaña para “garantizar una rápida judicialización de los criminales que sean capturados”. Además de estos esfuerzos para reforzar la seguridad en la zona, el Gobierno nacional anunció una recompensa de hasta 5 mil millones de pesos para capturar a los líderes del Clan del Golfo.

Los logros resaltados por Duque

El inicio del paro armado de las AGC se dio después de la extradición de alias Otoniel, líder del Clan del Golfo, a Estados Unidos; sin embargo, para el primer mandatario ese no ha sido el único logro de su Gobierno en contra de la estructura criminal.

“Desde la captura de Otoniel hemos emprendido un trabajo que refuerza lo que era la campaña Agamenón, para convertirla en la campaña militar y policial Cóndor”, recordó Duque. De este modo, durante su gobierno, han capturado 2.800 miembros del Clan del Golfo, han capturado a 110 cabecillas, han adelantado 1.196 operaciones y han incautado más de 60 toneladas de clorhidrato de cocaína. “Seguiremos golpeando todas sus estructuras territoriales”, agregó.

A pesar de los logros resaltados por el presidente, hay quienes cuestionan las decisiones tomadas por el Gobierno ante la situación. “Las estrategias anunciadas por el Gobierno reiteran un enfoque de seguridad que no ha funcionado”, según varios expertos consultados por La Silla Vacía.

Las consecuencias del paro armado

La Unidad de Investigación y Acusación de las Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) reportó que, durante los cuatro días de paro armado, se presentó un hostigamiento cada 20 minutos. El balance que calcula el organismo indica que hubo 309 hechos de violencia en 11 departamentos, siendo La Guajira y El Chocó los departamentos que tuvieron una afectación del 100 %. Además, 16 % de los 178 municipios afectados tuvieron vulneraciones a los derechos de la vida, la integridad física y la movilidad.

La entidad registró 15 tentativas de homicidios a civiles, 21 municipios con grafitis alusivos al Clan del Golfo, también conocidos como AGC, 26 bloqueos forzados en las vías, 24 asesinatos selectivos a civiles, 54 ceses de actividades de transporte y movilizaciones, 118 destrucciones de bienes civiles, 138 comunidades confinadas, 10 afectaciones a medios de comunicación, 22 ataques armados a la fuerza pública, cinco ataques a la misión humanitaria y dos asesinatos de miembros de la Policía Nacional.

SEGUIR LEYENDO: