Empresas de seguridad proponen privatizar la administración de las cárceles en Colombia para solucionar la corrupción y el hacinamiento

Las compañías aseguran que de esta manera se les podría brindar mejores condiciones a los privados de la libertad para que lleven sus condenas en espacios adecuados, mejore la rehabilitación y se eviten polémicos casos como el sucedido recientemente con Carlos Mattos

Complejo Penitenciario y Carcelario de Bogotá, La Picota. (Colprensa - Álvaro Tavera)
Complejo Penitenciario y Carcelario de Bogotá, La Picota. (Colprensa - Álvaro Tavera)

Carlos Mattos, el empresario capturado, protagonizó una de las recientes polémicas por hacer diversos paseos por la ciudad en su condición de capturado, valiéndose de funcionarios del INPEC como si fueran sus conductores y domiciliarios, terminando este hecho en la destitución del Coronel Mariano Botero Coy. Este caso de corrupción junto a otros más y el grave problema de hacinamiento hicieron tomar la decisión a las Empresas de Seguridad Privada (ECOS), de solicitar al gobierno nacional que los sectores privados puedan construir y administrar recintos penitenciarios.

La directora ejecutiva de las Empresas Colombianas de Seguridad Privada, Ecos, Carolina Carillo comentó: “Hacemos un llamado urgente al Gobierno Nacional para que, de acuerdo a lo establecido por la ley ciudadana, se implemente todos los mecanismos para que el sector de la vigilancia y seguridad privada a nivel de municipios, distritos y departamentos, comience a ofertar la construcción, administración y mantenimiento, de los centros penitenciarios”.

En el pronunciamiento mencionaron que uno de los aspectos importantes de esta propuesta es poder redireccionar la legalidad y control de los recintos penitenciarios, tanto para que tengan una mejor condición los privados de la libertad, como para que el centro carcelario tenga un mejor funcionamiento, óptima y sin problemas de corrupción. “En el que se pueda desarticular la corrupción o tener un mayor control de estos casos”.

Sobre el control de estos sitios comentaron que los uniformados estarán presentes para ofrecer garantías de seguridad: “Los agentes de policía realizarían funciones propias de su actividad, obteniendo de esta manera la garantía en su oficio, donde se ofrecerá una continua capacitación”.

Aún no se ha generado algún tipo de respuesta por parte del gobierno nacional, aunque en algunos sectores ve con preocupación este tipo de acercamientos entre el sector privado y los centros penitenciarios.

El escándalo por los “paseos” del empresario Carlos Mattos mientras se encontraba en prisión, acusado de corrupción judicial, derivó en la destitución del coronel Mariano Botero Coy, quien estaba a cargo del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec). Tras una semana del escándalo, este 7 de marzo, se conoció que el nuevo director de Inpec será el general Tito Yesid Castellanos Tuay.

Castellanos Tuay es un destacado oficial con estudios especializados en Administración Policial, Comando Jungla, Comando COPES, cursos en los Estados Unidos sobre Comando y Estado Mayor y uno más sobre Operaciones Conjuntas, entre otros. Sumado a lo anterior el general, lleva más de 29 años en la Policía Nacional donde ha recibido, 60 condecoraciones y 231 felicitaciones.

Recordemos que comenzó a ejercer desde 1993 en el grado de subteniente en la Metropolitana del Valle de Aburra, Medellín, posteriormente siendo teniente paso a ser instructor de los Comandos de Operaciones Especiales COPES del Departamento de Policía Casanare, hasta 1999 de donde salió destinado para la Escuela de Estudios Superiores de la Policía.

Cuando ya había conseguido el grado de capitán pasó a ser comandante de una Compañía Jungla en Tulúa adscrito a la Dirección de Antinarcóticos y en el grado de mayor fue comandante de la Compañía del grupo Jungla y Aeromóvil, entre otros cargos. Pasado unos años para el año 2015 fue comandante del Departamento de Policía Guajira cargó que ocupó hasta el 2017, año en el que fue nombrado como subdirector de la Dirección de Antinarcóticos.

Sus méritos hicieron que también fuera agregado de Policía en Estados Unidos y en octubre del 2020 tras la culminación del proceso de evaluación de trayectoria profesional, fue seleccionados para efectuar el Curso Estratégico en Seguridad Pública (CESEP), uno de los requisitos en su aspiración para alcanzar el grado de Brigadier General.

Ahora tras haber logrado una carrera de reconocimiento por más de 29 años, fue designado asumir la dirección del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario. Además, de este anunció es importante recordar que el lunes, se posesionó el nuevo director de la cárcel La Picota, Juan Javier Papa, quien fue director de la cárcel de Cómbita en Boyacá.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR