Informe Pöyry: EPM debe recuperar Hidroituango pronto para evitar un posible colapso

Pöyry, de acuerdo con lo que destacó en el documento, considera que el proyecto es ‘técnicamente recuperable’, por lo que abandonarlo no representa una solución válida o factible

Hidroituango
Hidroituango

Este fin de semana, se hizo público el informe de la compañía suiza Pöyry respecto al tema de Hidroituango. En el documento se exponen las advertencias dirigidas a EPM (Empresas Públicas de Medellín) sobre el correcto actuar que se debe seguir para evitar futuros y posibles daños sobre aquella estructura. La aceleración del proceso de activación de las ocho turbinas de generación de energía es uno de los principales puntos, lo que eliminaría, a su vez, el riesgo de un colapso.

“Pöyry considera que el proyecto es técnicamente recuperable. Además, Pöyry considera también que la rehabilitación y puesta en marcha del proyecto es la única alternativa para gestionar los peligros y riesgos correspondientes en una forma controlada; un abandono del proyecto no representa una solución válida y además factible con respecto a los riesgos involucrados”, se lee en lo descrito por la compañía en su informe.

Inicialmente, recomienda la firma suiza, es necesario poner la mirada sobre el lleno prioritario desarrollado por EPM, pues es considerado como un punto débil. Aquella estructura se había creado para evitar, durante la contingencia, que el embalse sobrepasara la presa y, a su paso, destruyera el enrocado. “Se realizaron análisis numéricos de la presa. Los eventos sísmicos se consideraron sobre la base de un estudio de amenaza sísmica actualizada en 2021. Tanto los análisis numéricos como el estudio sísmico muestran déficits e incertidumbres. Por lo tanto, la seguridad de la presa de Ituango podría estar sobreestimada”, se destaca.

Lo que advierte la compañía es que la erosión interna de la presa podría generar inestabilidad. Esto, según se explicó, se debería a la imposibilidad de descargar el agua embalsada, ante el colapso de la Galería Auxiliar de Desviación y los sellos de los túneles de desviación. Esto llevaría a un colapso y a una inundación que tendría influencia hasta la desembocadura del río Magdalena.

Así mismo, se detalló que la operación que se mantiene en el vertedero, el mismo que funciona desde el cierre de la casa de máquinas, podría generar fisuras en su estructura y “peligrosas socavaciones”. “Esa operación continua podría provocar daños por desgaste en la estructura de hormigón (erosión por cavitación local debido a irregularidades locales), causar peligrosas socavaciones en la zona del impacto del chorro libre en el cuenco amortiguador comprometiendo los taludes cercanos. Por tal razón un objetivo principal en el proceso de recuperación y rehabilitación del proyecto debe ser reducir las horas de operación del vertedero y volver al régimen de operación originalmente previsto”, destaca el documento.

En menos de un año, resalta el informe, EPM deberá actualizar el estudio de rompimiento de la presa; incluir provisionalmente a los centros poblados ubicados en la Llanura del Caribe al sur de la confluencia con el río Magdalena en el plan de acción de emergencia; verificar y actualizar el sistema de alerta temprana; proceder con el cierre definitivo de los túneles de desvío y de la Galería Auxiliar de Desviación (GAD); poner en marcha las unidades 1 y 2 de la estructura; limitar el nivel máximo del embalse a máximo 408 metros sobre el nivel del mar y adecuar el sistema de monitoreo de filtraciones de la presa.

“Se observó que se erosionó el talud lateral de control izquierda y hay deposición de sedimentos en el cauce del río. Aunque esa deposición resulta en un espejo de agua más alto y por ende un colchón de agua más profundo en el cuenco que apoya en la disipación de energía, no existe la medida de monitorear o controlar el avance de erosión en el fondo”, advierte el documento.

Antes del año 2025 será obligatorio que la compañía nacional atender de manera prioritaria las obras que permiten la puesta en marcha de las unidades 3 a 8 de la estructura; poner la lupa sobre los deslizamientos Romerito y Túneles de Desvío, pues derecha deben ser rehabilitados y fortificados con el mayor grado de seguridad y desarrollar el proyecto de la descarga adicional. Antes del 2029, por el otro lado, se debe garantizar la construcción de la descarga intermedia adicional.

Pöyry, de forma independiente, analizó y evaluó eventuales deslizamientos en la zona cercana a la presa que pudieran generar una ola de impacto que represente un riesgo para el proyecto. Además, se identificaron evidencias geológicas de repetidos taponamientos en el valle del Cauca que exigen una gestión de riesgo. Ambos riesgos requieren estudios y precauciones adicionales”, se añade.


Seguir leyendo:



TE PUEDE INTERESAR