Por qué hay menos leche en Colombia: Asoleche dice que faltan 1.6 millones de litros al día

Según la entidad, en las tiendas de barrio de varias ciudades ya se ha visto afectado el suministro de este producto básico de la canasta familiar

Recientemente, el gremio de los pequeños, medianos y grandes procesadores de la leche en Colombia emitió una alerta ante la escasez de este producto. La Asociación Colombiana de Procesadores de la Leche, Asoleche, advirtió que no tienen suficiente leche para abastecer a todas las tiendas del país para este fin de año.

Desde la entidad se presentaron unas cifras que dan cuenta de que, diariamente, se están produciendo 1.6 millones de litros de leche menos en todo el país, lo que significa un 12% del mercado nacional.

Juan Sebastián Bargans, presidente de Asoleche, habló con Blu Radio sobre este panorama, sus consecuencias y lo que está provocando que los colombianos ya encuentren menos suministro de leche en las tiendas de los barrios. “Muchas de las situaciones que están viviendo las industrias es que no tienen la proveeduría necesaria para abastecer, el consumo y eso es lo que pasa con algunos tenderos en el país, que hoy levantan la mano y dicen no nos está llegando producto”, detalló el líder gremial.

Para que el tema sea más fácil de entender para aquellos que no son expertos, desde Asoleche se explicó que lo que está pasando es que las vacas están produciendo menos leche. Esto se debe a varios factores que se explicaron en la emisora, entre ellos están los problemas que han tenido con el crecimiento de los pastos, detalle en el que influyen el mal clima y la escasez de fertilizantes.

Detallaron que también tienen problemas para importar comida y, en algunos de los casos, siguen afectando las secuelas del Paro Nacional (que inició el pasado 28 de abril y se mantuvo por dos meses con varios bloqueos en las principales vías del país); pero también señalaron que muchos productores migraron de la carne a la leche.

Todas estas situaciones están influyendo no solo en la producción de leche pasteurizada, sino que indirectamente también tiene un impacto negativo en los productos derivados como el queso, el cual señalaron que ya empieza a presentar escasez, y próximamente la crisis afectaría al arequipe, mantequilla, crema de leche y yogurt.

Pero si eso es preocupante para el fin de año, Bargans alertó que, en inicios del 2022 llega otro factor que empeoraría la situación: las heladas. “Se nos va a juntar lo que pasa en Colombia a principio de año con las heladas donde se cae la producción. Vamos a empatar una época terrible de escasez con lo que ocurre todos los años en enero, febrero y marzo”, puntualizó en la emisora.

Los hechos ya se ven reflejados en el bolsillo de los colombianos, pues cabe recordar que este año ya se pactó el aumento del 7% en los precios de la leche, pero esta crisis presionaría mucho más al alza.

Sobre estos temas también se pronunció el director del Comité Ganadero del Quindío, Jorge Tejada, en una entrevista con Caracol Radio. El hombre detalló que el sector de la actividad ganadera ha sufrido un golpe en dos elementos claves: el alto precio de los fertilizantes y las fuertes lluvias.

Tejada aclaró que ya varias lecherías del Quindío han tenido que cerrar, y que el sector atraviesa “una crisis sin precedentes en los costos de producción”. Explicó que la escasez de fertilizantes tiene un impacto directo sobre el precio del litro de leche, además, el alza en los precios de los suplementos para el ganado son otro factor.

El líder gremial señaló a la emisora que, en la actualidad, fertilizar está costando tres veces más que hace cinco años, “antes el valor de la urea (fertilizante) era de 42.000 pesos. Ahora, el valor es de 184.000 pesos”. Y agregó que hace seis meses, un litro de leche oscilaba entre los $ 1.300 y $ 1.400. Ahora, ese valor se encuentra en los $ 1.700. En la ganadería informal está entre los $ 1.500 y $ 1.600″.

Sobre la influencia del clima en esta crisis explicó que el aumento de lluvias ha disminuido la oferta de alimento para el ganado. “Tenemos praderas muy poco estimuladas por el sol. Sin el sol no hay fotosíntesis. Eso ha disminuido la oferta de alimento para el ganado (...). Las praderas están encharcadas a causa de la lluvia, lo que no facilita el pastoreo y hace que la recuperación del terreno sea más difícil”.

Desde el sector están haciendo un importante llamado al Gobierno nacional y al Ministerio de Agricultura para que ayude a los ganaderos y productores de leche con esta crisis. Cabe recordar que, hace poco más de un año, ante los confinamientos, y luego con los bloqueos del paro nacional, los productores de leche se vieron obligados a botar litros de leche ante la imposibilidad de llegar a las tiendas.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR