Lo que viene tras la extradición de Alex Saab a Estados Unidos

El empresario colombiano comparecerá por primera vez ante la Corte del Distrito Sur de Florida el lunes 18 de octubre

Alex Saab llegó en las últimas horas a Estados Unidos en medio de un proceso de extradición por lavado de dólares que habría cometido con el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela. Sin pisar suelo norteamericano, el proceso del empresario barranquillero desató una ola de consecuencias políticas en Colombia y Venezuela.

El régimen se levantó de la mesa de diálogos que sostenía con la oposición en México y calificó como “secuestro” la detención de Saab, quien pasó de manos de las autoridades de Cabo Verde a las de Estados Unidos que le seguían los pasos desde hace varios años.

De acuerdo con el diario El Tiempo, el empresario colombiano permanecerá en el edificio del Centro Federal de Detención, donde deberá cumplir una cuarentena y es el lugar en el que deberá definir su futuro. Las únicas posibilidades que tiene son: colaborar con las autoridades norteamericanas o esperar el juicio.

Una vocera del Departamento de Justicia de Estados Unidos, citado por The Washington Post, confirmó que Alex Saab deberá comparecer el lunes 18 de octubre en la Corte del Distrito Sur de Florida y aclaró que el proceso había cumplido con todas las reglas y en colaboración con Cabo Verde.

El régimen bolivariano de Maduro alegará ilegalidad en la extradición y detención del empresario barranquillero con el fin de evitar su comparecencia a la justicia. Sin embargo, los esfuerzos previos han sido infructuosos, pues lo nombraron enviado especial y miembro de la negociación en México, pero ninguno le permitió inmunidad diplomática.

Estados Unidos, por su parte, buscará acusarlo por lavado de activos y desde ese proceso desmantelar la red de corrupción que, se cree, manejó Saab en Venezuela. Es señalado como testaferro de Maduro y, como narró el periodista Gerardo Reyes en un libro sobre el colombiano, logró manejar las finanzas del régimen desde la sombra y de manera fraudulenta.

Saab habría negociado con gasolina y oro numerosos tratos comerciales alrededor del mundo a favor del régimen, intercambios que no tienen ningún tipo de rastreo que permita conocer su origen o legalidad. Con esa información que posee el barranquillero, Estados Unidos podría conocer los negocios ocultos de Maduro con países como Turquía, Rusia o Irán, este último al que iba cuando fue capturado en Cabo Verde.

Bajo el método de lingotes de oro, contó el periodista de Univisión Gerardo Reyes, Saab habría pagado también las cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción Clap, el mercado subsidiado que entrega Maduro a los hogares venezolanos, y que terminó con comida en mal estado.

Con ese y otros millonarios negocios, presuntamente Saab, junto a Álvaro Pulido y otros personajes y funcionarios venezolanos, habrían tomado parte de los dineros. Además, algunos de esos recursos llegaron a cuentas en los Estados Unidos con el fin de legalizarlos, hasta 350 millones de dólares, por los que ese país pudo tomar participación en el caso.

El barranquillero logró hacerse con contratos, a través de empresas constituidas en países extranjeros, para la construcción de casas subsidiadas por el régimen, la edificación de gimnasios verticales, y la administración de los Clap, entre otros.

Por esa razón, el régimen de Venezuela ha buscado por todos los medios el regreso al país del empresario. Las autoridades acosaron en las últimas horas al periodista Roberto Deniz del portal de investigación Armando Info, quien reveló las irregularidades de Saab. Además, en retaliación a la extradición, trasladaron a la cárcel a seis funcionarios estadounidenses de Citgo, quienes se encontraban en detención domiciliaria y ahora se encuentran el Helicoide.

SEGUIR LEYENDO:




TE PUEDE INTERESAR