Denuncian explotación sexual e incumplimiento con el toque de queda de menores en el Poblado

En un recorrido de las autoridades, encontraron que en la zona de El Poblado más de 30 menores de edad estaban en las calles incumpliendo el toque de queda y ofreciendo servicios sexuales

Decretan toque de queda para menores de edad en el sector de El Poblado en Medellín. Foto: Colprensa
Decretan toque de queda para menores de edad en el sector de El Poblado en Medellín. Foto: Colprensa

Desde el pasado 17 de septiembre, la Alcaldía de Medellín, en cabeza de Daniel Quintero, anunció medidas de toque de queda en la ciudad, especialmente, en la zona de El Poblado. Esta determinación, que inicia a las 7 de la noche y termina a las 5 de la mañana e irá hasta el 31 de diciembre de 2021 y aplicará para menores de edad que no transiten con sus padres. Según la administración local, se implementó esta restricción para mejorar las condiciones de seguridad de la población con menos de 18 años frente a delitos de explotación sexual, instrumentalización para delitos y trata de menores.

Pero a pesar de las restricciones y del control de la autoridades, en un recorrido por la zona rosa de El Poblado, la Personería de Medellín denunció que se está incumpliendo la medida y que hay más riesgo de explotación sexual. Según los funcionarios que recorrieron el lugar junto con el Observatorio de Turismo, evidenciaron que a pesar se estuviera aplicando el horario de toque de queda, en el lugar había presencia de unos 30 menores de edad. Se logró capturar a seis de ellos.

Según la Personería tienen evidencias de varios menores de edad que posan en esa zona para ofrecer trabajos sexuales. Además, de que tienen el registro de bandas dedicadas al robo en el sector conformada por jóvenes.

En la imagen una panorámica de la ciudad colombiana de Medellín. EFE/Luis Noriega/Archivo
En la imagen una panorámica de la ciudad colombiana de Medellín. EFE/Luis Noriega/Archivo

Lo preocupante de la situación, según aseguraron los funcionarios, es que no había personal del Instituto Colombiano de Bienestar familiar en la zona y tampoco dentro del recorrido por lo que tuvo que quedar en manos de la Policía Nacional la verificación de la documentación de los menores de edad y la restitución de sus derechos.

El Alcalde Daniel Quintero detalló que el perímetro de toque de queda incluye las calles 9, 10 y 11, que resume la zona rosa de la ciudad. En esta, se encuentran los principales restaurantes, bares, discotecas y demás comercios nocturnos.

“La medida se da por solicitud de los comerciantes del sector y restringe la circulación de menores de edad sin la compañía de sus padres o representante legal en el espacio público o lugares abiertos al público”, añadió la alcaldía.

Frente al tema, el secretario de Seguridad de Medellín, José Gerardo Acevedo, recalcó que se trata de una acción para luchar contra la delincuencia con instrumentalización de menores. “Solamente pueden estar en este sector con sus padres. (...) El fin de este toque de queda es evitar el uso e instrumentalización de menores, sobre todo en el tema de explotación sexual y este es el sector que se ha visto afectado”, aseveró para Teleantioquia, y concluyó que se trata también de un pedido de los comerciantes que cuentan con comercios en la zona descrita.

“No solo es a pedido de los ciudadanos, sino de los comerciantes, porque queremos darle dinamismo a la reactivación en estas zonas”, añadió.

“Estamos dando una batalla frontal contra el abuso sexual y la trata de menores, medidas como esta pretender recuperar este espacio que es hermoso y al que vienen inversiones muy importantes para la transformación del parque Lleras de forma integral, que comprende lo social, el urbanismo y lo económico”, añadió Daniel Quintero, alcalde de Medellín.

A pesar de esta medida específica para los menores, la inseguridad también aplica para hurtos y demás delitos relacionados contra la ciudadanía. La jugadora juvenil de Tiro Deportivo, Juana Rueda Vargas, denunció que fue víctima de un robo en las últimas horas mientras se tomaba un café en el barrio Manila, en el sur de Medellín. Los delincuentes le rompieron los vidrios del carro y se llevaron varias de sus pertenencias, entre ellas la pistola con la que compite.

Seguir leyendo:



TE PUEDE INTERESAR