Pandemia y una mogolla chicharrona: la versión de Carlos Vives sobre su ruptura con Guillo y el restaurante Gaira

El cantante y el chef partieron la sociedad que tenían en el gastro-bar de la capital, al parecer, por diferencias en los conceptos de transformación del lugar

El cantautor colombiano Carlos Vives habla durante una entrevista con Efe hoy en Bogotá (Colombia). EFE/Juan Diego López
El cantautor colombiano Carlos Vives habla durante una entrevista con Efe hoy en Bogotá (Colombia). EFE/Juan Diego López

La disolución de la sociedad del restaurante Gaira de los hermanos Carlos y Guillermo Vives no fue únicamente empresarial pues, recientemente, se conoció que el negocio también se llevó consigo la relación familiar. Por esa razón, las palabras del cantautor durante la reapertura del espacio gastronómico se han revivido para tratar de descubrir lo qué ocasionó la pelea.

La casa de los Vives en Bogotá se convirtió desde inicios de los años 1990 en un centro artístico y cultural. Allí, como dijo Carlos Vives al diario El Tiempo, a mediados de año, él inició una productora musical y televisiva de donde surgió “La tele de Gaira” y posteriormente “El siguiente programa” con Martín de Francisco y Santiago Moure.

Después, en 1998, según la versión de Carlos, Guillermo y su mamá establecieron un restaurante en el jardín de la casa. El proyecto avanzó y mediados de 2004 lo llamaron Gaira Cumbia House, que pretendía ser un espacio dedicado a la cultura colombiana con el concepto similar al de un Hard Rock Café.

Así se consolidó el espacio, con Guillermo Vives como el chef de la casa con platos del Caribe colombiano, una decoración repleta de símbolos nacionales y objetos donados por famosos artistas o personalidades, y eventos musicales patrocinados por Carlos y su industria musical.

Gaira funcionó hasta pocos meses, después de entrada la pandemia de covid-19 en el país. Los hermanos Vives cerraron el lugar por más de 10 meses, tuvieron serios problemas económicos. A mediados de julio, se anunció su reapertura pero, con un nuevo nombre y, sorpresivamente, sin Guillo.

Hoy no existe el proyecto de Guillo. Me imagino que Guillo va a seguir en otra parte. Gaira Café desaparece después de la pandemia, no sigue más. Mi sociedad con él en Gaira Café se acabó. Siempre quisimos que Gaira se transformara en Cumbia House, como un templo de la colombianidad”, señaló el cantautor al diario El Tiempo en su momento.

La disolución de la sociedad, al parecer, tiene términos de confidencialidad para las partes. Pero hasta el momento, las declaraciones de los involucrados en torno al asunto han dejado ver que, la causa pudo desprenderse de la diferencia de conceptos en la transformación del ya tradicional centro gastronómico en la capital.

Lo que hacíamos con la música era lo que soñábamos con Gaira Café, pero el trabajo de Guillermo era de él. Así que teníamos poca opción de proponer algo. Al final, en la pandemia, él se va y nos queda la posibilidad de hacer el proyecto en serio, de ver qué me dan los Santanderes y la Amazonía, y el Pacífico y La Guajira, en materia de cocina, para hacer una nueva cocina, como pasó con la música”, agregó el cantante al periódico.

En la rueda de presentación del nuevo proyecto gastronómico y cultural, que se llamará Cumbia House de Gaira, el cantante de ‘La tierra del olvido’, también mencionó: “mi hermano estuvo tratando de reinventarse en el momento y llegó un punto que no fue posible, él no quiso continuar con esta dimensión de negocio y esto se lo debo a todo el equipo, a Clau, a todos lo que han puesto un granito de arena”.

A El Tiempo, Carlos Vives también dijo que siempre estuvo pensando en la comida callejera que le gusta para incorporarla al menú, pero no había tenido oportunidad por el concepto gastronómico del Caribe. “Siempre quise una mogolla chicharrona y nadie me paraba bolas. Ahora yo decido y está en el menú”, puntualizó.

El cantante de ‘La celosa’ quería transformar el espacio a la idea original, convirtiéndolo en un centro de lo que él ha llamado “colombianidad”, pero también con una oferta gastronómica más amplia del resto del país. Además, sostuvo que su hermano desistió y él decidió comprar la parte de la sociedad. Sin embargo, el negocio no dejó contentos a ambos y disolvió la relación familiar.

Guillo Vives aseguró a Buen día Colombia, de RCN, que ya no tenía relación con su hermano. Anunció que llevaría un restaurante a otro lugar y que Carlos compró las participaciones de los demás. Recientemente, en su redes sociales publicó: “Carlos Vives, no te inventes una historia de la que Colombia fue testigo. Tu nivel de narcisismo jamás te permitirá reconocer el talento de los demás”.


SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR