Cae en Colombia uno de los mayores capos de la droga en Rusia

La Policía Nacional informó que este sujeto llegó al país para hacer negocios de tráfico de drogas en Antioquia

Imagen de referencia - Capturados un par de hermanos por millonario robo en un colegio de monjas de Popayán, el pasado 31 de julio - Foto: Colprensa
Imagen de referencia - Capturados un par de hermanos por millonario robo en un colegio de monjas de Popayán, el pasado 31 de julio - Foto: Colprensa

Este miércoles la Policía Nacional informó de la captura de un ciudadano ruso que tenía una circular roja de Interpol y una condena pendiente de cadena perpetua en este país, por narcotráfico.

“Esta persona venía por una ruta entre el Caribe y Centroamérica hacia Colombia con el fin de negociar cocaína específicamente, la información que recibimos de las autoridades europeas y rusas, es que esa organización en Rusia estaría dedicada al tráfico de estupefacientes desde el oriente medio por rutas entre Turquía y los Balcanes hacia Rusia, informó el director de la Policía, Jorge Luis Vargas.

El general además contó que se trata de uno de los capos mayores en Rusia y que llegó al país para hacer negocios con grupos organizados dedicados al narcotráfico en Antioquia.

“Hay algunos nombres que ya estamos manejando con la Interpol y esos nombres se los enviamos a Interpol Moscú y a Europol, pero va por buen camino la investigación para conocer ¿con quién se iba a reunir y quién lo recibió aquí?, de manera que vamos por la red internacional a quien ya se le dieron los datos de celulares, y algunos números que encontramos en su teléfono y en agendas. Al parecer una organización de Colombia muy conocida era el contacto de esta persona en el país”, agregó Vargas.

Así mismo, señaló que ya se inició el proceso de extradición de este hombre, que tendrá que responder ante las autoridades rusas, ya que tiene una condena pendiente por cumplir.

Integrantes del Ejército colombiano trabajan, en diciembre de 2020, en una jornada de erradicación de cultivos de coca en zona rural de Tumaco. EFE/Carlos Ortega/Archivo
Integrantes del Ejército colombiano trabajan, en diciembre de 2020, en una jornada de erradicación de cultivos de coca en zona rural de Tumaco. EFE/Carlos Ortega/Archivo

El pasado 29 de julio el Sistema Integrado de Monitoreo de Cultivos Ilícitos (SIMCI) de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) reportó una reducción del 7 % en el área sembrada con coca en Colombia, pasando de 154.000 hectáreas (ha) en 2019 a 143.000 ha en 2020. La capacidad de obtención de cocaína por hectárea se ha incrementado en los últimos años a pesar de la reducción del área sembrada.

La tendencia a la reducción que inició en el 2017 está relacionada con reducciones sostenidas en los últimos tres años principalmente en Nariño, Putumayo y Caquetá al sur del país y en la región oriental, incluyendo Meta, Vichada y Guainía.

De los 20 departamentos afectados por cultivos de coca, solo cuatro -Antioquia, Córdoba y Bolívar y Chocó- tuvieron un incremento significativo en 2020. En efecto, los cultivos de coca en la región central, que incluye a Antioquia, Córdoba y Bolívar; aumentaron 24 %.

En 2020, el potencial de producción de clorhidrato de cocaína pura alcanzó 1.228 toneladas. La producción estimada de hoja de coca fue de 997.300 toneladas métricas y en relación con la productividad del cultivo, a nivel nacional, el rendimiento anual de hoja de coca por hectárea se determinó en 6,4 toneladas.

En este aspecto es interesante entender que existen cuatro factores que inciden en la producción de cocaína: el primero es el área sembrada con coca, el segundo es la cantidad de alcaloide que se produce en cada hectárea, el tercero es la capacidad de extraer ese alcaloide de la hoja para convertirlo en pasta o base de cocaína y el cuarto es la capacidad de transformar esa pasta o base en clorhidrato de cocaína. El primer factor viene bajando, pero los otros tres están aumentando.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR