El actor Raúl Ocampo regresó a la televisión nacional como Carlos en la nueva versión de “Café, con aroma de mujer”

El reto de encarnar un personaje homosexual significó un desafío de interpretación para el samario

Ocampo en una escena de la popular telenovela colombiana "Café: con aroma de mujer"
Ocampo en una escena de la popular telenovela colombiana "Café: con aroma de mujer"

Luego de un año y medio de pandemia, tiempo en el que la situación para los actores y el gremio del entretenimiento, en general, no ha sido nada fácil, el actor Raúl Ocampo recibió la llamada más esperada de su carrera. No solo por el hecho de volver a los sets de grabación y tener trabajo, sino porque le significó un gran desafío: interpretar a un homosexual en la pantalla nacional, con el añadido de hacerlo para una de las telenovelas insignia de la historia audiovisual colombiana, “Café, con aroma de mujer”, que actualmente se presenta en pantalla bajo el formato de actualización de la versión producida en los noventa.

Ocampo no es ajeno a este rol, dado que con anterioridad había encarnado a otro personaje LGBTIQ, en la serie de Caracol Televisión, Testosterona Pink; pero el desafío esta vez fue distinto: en la telenovela original, Bernardo, interpretado por Guillermo Vives, fue un ejemplo de inclusión y diversidad en la pantalla nacional cuando los tiempos no eran favorables para representar personajes de orientación sexual diversa.

“Interpretaré a Carlos, un hombre que ha tenido la oportunidad de viajar por el mundo, vivir en otros países, lo que le ha dado una versión más amplia sobre el espectro de la vida. Lo que más me gusta de él es que actúa desde la empatía, lo que necesitamos en tiempos como los que vivimos. Este personaje ha sido una bendición grande para mí porque no quiero hacer una caricatura de él, todo lo contrario. Representaré a un ser humano que no tiene miedo de vivir y que no tiene miedo de ser quien es”, aseguró Ocampo para Infobae Colombia.

El amigo que todos quisieran tener

Raúl ha interpretado una larga lista de personajes tanto en la televisión, como en el cine y el teatro, pero reconoce que “Carlos” le representó un nivel de dificultad no visto hasta el momento. Además, confesó, su origen en una familia con creencias tradicionales, en la que recuerda, desde pequeño, que su padre le decía que llorar era para los débiles y que los hombres siempre se mostraban fuertes, fue un elemento a tener en cuenta para ajustar en su interpretación: “Mijo usted tiene que ser un varón”.

“Adicional a que tengo los ojos de mi familia encima, tengo los de mis amigos. Tengo muchos amigos de la comunidad LGBTIQ y quiero dejarlos bien representados. Es importante para mí mostrar a Carlos como un ser humano, como ese amigo, hijo y hermano que todos quisieran tener cerca. Su valentía al salir del clóset, su forma de vivir sin vergüenza, sus creencias (pues no distingue entre razas y clases sociales) y su forma de pensar, es lo que más valoro. Carlos es una invitación a un modelo de pensamiento nuevo en el que no vale juzgar, las personas se muestran por sus acciones y por lo que tienen dentro. Acá solo es protagonista la empatía. Es una reivindicación de todos aquellos que se han sentido menos en esta sociedad solo porque aman distinto”, puntualizó el actor, que ha sido invitado por figuras del entretenimiento, como Diva Rebeca, para que cuente cómo se siente al encarnar a un personaje de la comunidad LGBTIQ.

El actor confesó que muchas personas se le acercan a preguntarle “si es gay” por las escenas en las que, como Carlos, interactúa con otros hombres. Ante esta situación, Ocampo respondió “Qué lindo pensar que todas las personas tienen masculino y femenino en su interior”.


SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR