Defensores del pueblo de cuatro países firman acuerdo para buscar mecanismos de cooperación sobre crisis migratoria

Los funcionarios denunciaron que en el proceso de tránsito los migrantes se enfrentan a la estigmatización, discriminación, exclusión y abuso por parte de organizaciones criminales o al margen de la ley

Migrantes de diversas partes del mundo compran tiquetes para Capurganá en el embarcadero de Necoclí (Colombia). EFE/ Mauricio Duenas Castañeda/Archivo
Migrantes de diversas partes del mundo compran tiquetes para Capurganá en el embarcadero de Necoclí (Colombia). EFE/ Mauricio Duenas Castañeda/Archivo

Así como se anunció recientemente, los defensores del Pueblo de Colombia, Panamá, Ecuador y Costa Rica se reunieron este 4 de agosto para discutir la crisis migratoria que atraviesa la región. Los funcionarios hablaron particularmente acerca de los extranjeros represados en la región del Darién y firmaron una declaración conjunta para buscar mecanismos de cooperación y convocar a una cumbre sobre migración a finales de agosto.

“Ante esta crisis migratoria extracontinental, en compañía de mis homólogos de Panamá, Ecuador y Costa Rica, elevamos el llamado al resto de los países del continente para adelantar en las próximas semanas una gran cumbre de Defensores del Pueblo del Continente que nos permita coordinar los mecanismos de cooperación necesaria para garantizar el tránsito de los migrantes sin vulneraciones a sus derechos fundamentales”, dijo Carlos Camargo, defensor del Pueblo de Colombia.

Así mismo, se detalló que en la declaración conjunta firmado por los funcionarios, se denunció que en el proceso de tránsito los migrantes enfrentan enormes riesgos y dificultades como la estigmatización, discriminación, exclusión y abuso por parte de organizaciones criminales o al margen de la ley. Los distintos actores aprovechan la situación de vulnerabilidad en que se encuentran, los explotan laboral o sexualmente, los utilizan como transporte humano, entre otras.

Hay que recordar que, según datos oficiales, la cifra de extranjeros represados en el Darién asciende a 15.000 y esto está generando una crisis humanitaria. Durante el encuentro de este miércoles se hizo énfasis en la importancia de coordinar acciones para la protección especial de niños, niñas, adolescentes, madres gestantes y adultos mayores, quienes enfrentan los mayores riesgos. Teniendo esto en cuenta, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) también está siguiendo el caso para lograr la garantía y protección de esta población.

“Los defensores de la región hemos tenido información de posibles muertes de migrantes debido a las difíciles condiciones del recorrido por la selva hacia Panamá, también de la ocurrencia de delitos contra los migrantes. Esto se suma a las vulneraciones que enfrentan por cuenta de las mafias que desde Chile vienen sacando provecho de su condición irregular en cada uno de los países”, puntualizó Camargo.

Hay que recordar que, se está hablando de esta situación porque desde hace una semana inició un represamiento de migrantes cuando la empresa transportadora de Necoclí (Antioquia) se quedó sin varias de sus pequeñas embarcaciones, lo que redujo su capacidad operativa. Teniendo esto en cuenta, desde el municipio solo están saliendo a diario máximo solo 850 personas, pero llegan otras 1.100 y 1.500. Esto significa que cada día llegan más personas al municipio de las que salen.

Este hecho agrava la situación del municipio, por lo que las autoridades están preocupadas. Incluso, la semana pasada declararon calamidad pública, pues los residuos sólidos en el municipio se incrementaron en 17 toneladas. Además, se le solicitó a la empresa transportadora poner más lanchas a funcionar.

“Solicitamos a la empresa transportadora el servicio de más lanchas para que podamos evacuar más migrantes diariamente y también estamos atentos a otra solicitud que le hicimos a la empresa para que descentralice la venta de tiquetes a hoteles donde ellos se hospedan para que ahí mismo puedan acceder a su tiquete y despejen las playas”, pidió Cesar Zúñiga, director de Gestión del Riesgo de Antioquia.

Según información oficial, la mayoría de los migrantes represados son de Haití, Cuba, Senegal y también hay venezolanos.

Esta no es la primera vez que ocurre esta situación en la zona. El golfo de Urabá es uno de los principales puntos de tránsito de africanos, asiáticos y haitianos que buscan llegar a Estados Unidos navegando por el mar Caribe. A veces se presentan casos como estos, en los que los migrantes quedan represados en el muelle de Necoclí, en otras ocasiones las embarcaciones se voltean en alta mar y muchos mueren,

En los límites marítimos entre Colombia y Panamá han muerto centenares de migrantes que intentan huir a Centroamérica o Estados Unidos, y otra gran parte de esta población ha quedado a la deriva en altamar.

SEGUIR LEYENDO: