Así fue el macabro asesinato de dos menores de edad por el cual dos hombres podrían ser los primeros condenados a cadena perpetua en Colombia

Los hechos ocurrieron en Valledupar. Los pequeños fueron atacados por tratar de defender a su mamá. A pesar de que los involucrados aceptaron cargos no tendrán ningún beneficio según la nueva disposición legal colombiana.

En la madrugada del 25 de julio de 2021 en la finca Villa Caicedo, vereda Camperucho, corregimiento Los Venados, jurisdicción de la ciudad colombiana de Valledupar, Cesar se registró un crimen lamentable. Dos hombres entraron de forma ilegal a los predios y asesinaron a dos menores de edad, que trataron de impedir que su madre fuera atacada.

Las víctimas mortales fueron identificadas como Emel Anderson y Humberto Páez González, dos hermanos de tan solo 13 y 15 años, que murieron a causa de heridas con arma blanca en un crimen que, de acuerdo con las pruebas y el relato de la Fiscalía, fue perpetrado con sevicia, razón suficiente para que sea el primer caso en el país en el que los acusados podrían condenados a cadena perpetua.

Todo ocurrió alrededor de la 1:00 a.m., cuando todos los miembros de la familia se encontraban descansando al interior de la finca Villa Caicedo. Unas horas antes, hacia las 8:00 p.m. del 24 de julio, Carmen Tea (madre de los menores) y su hermano Gabriel Alfonso González Romero estaban tomándose unas copas en la cantina y billar ‘El Trasmallo’, donde se encontraron con Luis David Pérez Pertúz y Deivis Ropalino García. A las 12:30 a.m. la madre de las víctimas salió del lugar.

Luis David Pérez Pertúz y Deivis Ropalino García
Luis David Pérez Pertúz y Deivis Ropalino García

“Carmen Tea se quedó borracha y dormida en una silla del billar, a ella la lleva a la finca del señor Medina (donde vive) un sobrino de nombre Carlos Alfonso en moto y también llevó a Michel (sobrina de ella y su hermano)”, relató a las autoridades Luis David Pérez, el primer detenido por el crimen.

Esa noche, Deivis Ropalino García, quien, al parecer se sentía atraído por la mujer, le propuso a Luis David Pérez ir hasta la finca donde vivía Carmen. Sin pensarlo los hombre emprendieron su camino y llegaron al lugar armados, pues la idea era entrar a la fuerza a la casa de Tea.

Al llegar al lugar, irrumpieron de forma violenta. Lo primero que hicieron fue preguntar por Gabriel Alfonso González, aunque hasta el día de hoy no se tiene claridad si realmente era él a quien buscaban. Al no encontrarlo, García sacó un machete y golpeó con él a una mujer de nombre Dayana González Romero, quien cayó al suelo. Luego, agarró por el pelo a Carmen González y la tiró al piso, le puso un cuchillo en el cuello y la amenazó. Mientras ocurría todo eso en la sala, Pérez fue al cuarto de los niños y les dijo que se quedaran quietos, a lo cual, de acuerdo con el acusado, le respondieron que no les hiciera nada que eran menores de edad.

“… Usted estaba con los menores al interior de la vivienda, donde le suplicaban, le rogaban, que no los matara porque ellos solo eran unos niños. Luego sale donde estaba su compañero, agrediendo a Carmen; en esos momentos uno de los niños, al ver que estaban atacando a su madre, toma un cuchillo y lo ataca a usted por la espalda, con la finalidad de defender a la mamá. Usted lo apuñala al menos cinco veces y él muere de manera inmediata. El otro menor intenta salir de la casa con la intensión de defender a su hermano, pero su acompañante le da varias puñaladas y le causa la muerte”, dijo la Fiscalía en audiencia virtual contra Luis David Pérez ante el Juzgado Séptimo Penal Municipal.

Al ver cómo los sujetos, sin ningún tipo de remordimiento, atacaron a los menores, Carmen y Dayana, comenzaron a gritar por ayuda de forma desesperada, las súplicas de las mujeres alertaron a los vecinos, quienes, de forma inmediata, llamaron a las autoridades. Cuando llegaron los policías, la madre de los menores explicó lo sucedido. En un primer momento capturaron a Luis David Pérez Pertuz, alias Lucho Rabo.

El otro agresor identificado se había dado a la fuga y solo pudo ser capturado dos días después, el 27 de julio, cuando se entregó a las autoridades en una casa del municipio de San Diego, Cesar.

La Fiscalía les imputó el delito de homicidio agravado, el cual fue aceptado por los dos. Pese a la aceptación de cargos, por tratarse de crímenes graves contra menores de edad, la ley no permite que haya rebajas en la pena a imponer. Francisco Barbosa, fiscal general de la nación dijo que este sería el primer caso en el que se aplicaría la nueva regulación de cadena perpetua contra violadores o asesinos de menores de edad, que entró en vigor el pasado 7 de julio.


SEGUIR LEYENDO