Autoridades investigan la muerte de un ciudadano mexicano en un hotel de Barranquilla

El cuerpo del hombre no tenía signos de violencia, de acuerdo con los primeros informes. Medicina Legal busca esclarecer las causas del deceso.

El cuerpo del hombre no tenía signos de violencia, de acuerdo con los primeros informes. Medicina Legal busca esclarecer las causas del deceso.
El cuerpo del hombre no tenía signos de violencia, de acuerdo con los primeros informes. Medicina Legal busca esclarecer las causas del deceso.

En la noche del pasado domingo, los empleados de un hotel ubicado en la carrera 53 con calle 68, en el barrio Prado, en el norte de Barranquilla, se encontraron con una compleja escena. En uno de los cuartos que habían alquilado días antes, hallaron el cuerpo sin vida de un hombre. De acuerdo con lo que señalaron los trabajadores de ese establecimiento, se les hizo extraño que el huésped no saliera para almorzar, por lo que decidieron ir a su habitación para ver si todo se encontraba bien y, fue allí donde lo encontraron muerto.

La persona fue identificada como Humberto Ríos Lizardi, de 57 años de edad, y de nacionalidad mexicana. Según los registros del hotel, llevaba dos días hospedado. Ese mismo día, en la mañana, el hombre salió de su cuarto a trotar y, al regresar al edificio, desayunó y se fue a su cuarto, sin embargo, desde el medio día, no se volvió a saber de él ni volvió a atender la puerta. Horas después, cerca de las 6:00 p.m, se encontró el cadáver del hombre, tendido en su cama.

El persona del hotel, inmediatamente, acudió a las autoridades y, momentos después, llegaron uniformados del CTI de la Fiscalía para atender la situación. De la mano del Laboratorio Forense y Criminalística, la División Judicial de la Policía Metropolitana de Barranquilla, realizó el procedimiento de inspección técnica y levantamiento del cadáver.

De acuerdo con los reportes que se entregaron inicialmente, el cuerpo de Ríos Lizardi no presentaba signos de violencia. El equipo de Medicina Legal ahora será el encargado de esclarecer las razones del fallecimiento del hombre cuyo cuerpo permanece a las instalaciones del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Barranquilla.

El pasado mes de junio, se vivió una situación similar en el hotel Intersuites, ubicado en la carrera 43 con calle 79, barrio Ciudad Jardín, en el norte de Barranquilla. Boca abajo, y sin signos de vida, fue hallado un hombre en su cuarto de hospedaje. Lo que se supo en ese caso fue en la media noche, horas antes del hallazgo del cadáver, el hombre había entrado a su cuarto con dos mujeres. Pasada la 1:30 a.m, las dos mujeres salieron del hotel.

El recepcionista del hotel, horas más tarde, llamó al cuarto del hombre para avisarle que su tiempo en el inmueble había terminado, y que ya debía abandonar el lugar. Ante la nula contestación, los empleados entraron a la habitación para ver si todo estaba bien con aquel hombre, y fue allí cuando lo encontraron sin vida.

Mientras se investiga lo acontecido con el ciudadano, originario de México, se recordó el caso del motel Amoblados Daikiri, también en Barranquilla, en donde, fallecieron dos parejas en los últimos meses.

En este caso en particular se ordenó el cierre del establecimiento luego de que las autoridades demostraran que en el lugar habían serias deficiencias respecto a temas de higiene y seguridad. Además, los papeles de su legalidad de operación también contaban con irregularidades.

Lo que se reportó de la muerte de una de las parejas fue que la causa habría sido por intoxicación, luego de que ambos inhalaran monóxido de carbono.

El estado de las habitaciones, de acuerdo con lo que se reportó por esos días, era deplorable pues, además de haber poca ventilación, los colchones tenían hongos. A su vez, no existía un manejo adecuad de residuos sólidos. Las parejas que fallecieron estuvieron en ese lugar el pasado 25 de mayo y el 21 de junio.


Seguir leyendo: