“La situación de derechos humanos es preocupante”: defensor del Pueblo sobre crisis migratoria en Necoclí

Desde la entidad elevaron un llamado para que las autoridades locales y nacionales desarrollen un plan de contingencia para el municipio, que alberga por estos días a por lo menos 10.000 viajeros del Caribe, África y Asia.

Necoclí atraviesa por una de las crisis humanitarias más graves de su historia, según las autoridades locales. / Defensoría del Pueblo
Necoclí atraviesa por una de las crisis humanitarias más graves de su historia, según las autoridades locales. / Defensoría del Pueblo

El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, se pronunció este martes 27 de julio sobre la difícil situación que atraviesa el municipio de Necoclí, en el Urabá Antioqueño. Valga recordar que, a pesar de lo dicho por Migración Colombia, que negó la información sobre la presencia de cerca de 10 mil migrantes de Haití, Cuba, Asia y África en dicha población, en las ultimas horas surgieron más imágenes y datos que así lo comprueban.

“Es más creciente el número de personas que ingresan al municipio que las que egresan. Vemos que diariamente, aproximadamente están llegando más de 1.000 personas y solo salen entre 700 y 750. La situación de derechos humanos es muy preocupante y por eso, desde la Defensoría del Pueblo nosotros estamos ya librando las comisiones desde el nivel nacional con apoyo de nuestros defensores comunitarios, nuestro defensor regional. Están en coordinación para revisar y hacer un diagnostico de la situación”, dijo el funcionario durante una entrevista concedida a Noticias RCN.

De acuerdo con los informes que se conocen hasta el momento, dichos migrantes se encuentran agolpados en Necoclí con el objetivo de tomar una lancha hacia Capurganá, para cruzar a Panamá y posteriormente, emprender camino hacia Estados Unidos o Canadá, donde pretenden iniciar una nueva vida. Sin embargo, las dificultades para encontrar transporte los ha llevado a aglomerarse en las calles del municipio antioqueño, e incluso, a organizar protestas.

En ese sentido, la Defensoría insistió, por medio de su perfil en Twitter, en el llamado a la intervención de las autoridades del orden nacional, departamental y municipal, para que comiencen a formular planes de contingencia ante el posible colapso de las redes de atención y servicios públicos, por el represamiento de migrantes que transitan por la ruta del tapón del Darién.

No obstante, el alcalde del municipio, Jorge Tobón, advirtió que dicha falla en las redes municipales ya es un hecho. “Hoy tenemos 10 mil migrantes, están colapsados los servicios públicos, la salud, los arriendos, todo está colapsando y nos preocupa. Porque esa gente no está vacunada y nosotros no estamos preparados para una emergencia humanitaria”.

Ante la situación, el director de Gestión del Riesgo de Necoclí, César Zúñiga, le confirmó al sistema informativo de RCN Radio que las autoridades locales van a declarar el estado de calamidad pública.

“Es una situación que nos preocupa porque la comunidad se ve afectada por los servicios básicos y la acumulación de los migrantes en las playas. No tienen la cultura de estar en los hoteles mientras se van. Ellos permanecen cerca del muelle, lo que aleja al turismo. No acostumbran a usar el tapabocas y eso es un riesgo de contagio para la población”, dijo, agregando que los residuos sólidos incrementaron en 17 toneladas durante el fin de semana.

Según la Defensoría del Pueblo, en lo que va de 2021 han transitado por Colombia unas 33 mil personas provenientes de Haití, Cuba, Chile, Senegal, Ghana, entre otros países. Igualmente, advirtió que el represamiento que se registra actualmente se viene desarrollando desde hace por lo menos diez días y se relaciona con factores climáticos que dificultan la salida de lanchas hacia Capurganá.

Desde la alcaldía del municipio, por su parte, se elevó un llamado para que otras ciudades como Pasto, Medellín o La Guajira ejerzan más control sobre el paso de migrantes, pues aseguran que quienes se encuentran hoy represados en las playas de Necoclí llegaron en buses desde dichos territorios.

A nivel del Gobierno nacional, el jefe de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, aseguró este fin de semana que en los últimos días se reunió con autoridades panameñas, así como con la vicepresidenta y canciller, Martha Lucía Ramírez, con el fin de establecer estrategias para evitar que se dé este fenómeno.

“Colombia no es la causa ni el origen de la migración irregular. Sin embargo, como país nos preocupa esta situación, teniendo en cuenta que las redes de tráfico de migrantes tratan a las personas como mercancías, exponiéndolas a situaciones peligrosas, en las que, incluso, pueden llegar a perder la vida”, señaló.

SEGUIR LEYENDO: