Los mejores destinos para encontrar tejidos artesanales y orfebrería en Colombia

En el país aún se preservan saberes antiguos y ancestrales que emergen en destinos ideales para encontrar tesoros en forma de ruanas, gorros, joyas, entre otros.

Filigrana colombiana. Foto: ProColombia.
Filigrana colombiana. Foto: ProColombia.

En el territorio colombiano prosperan actividades de pueblos tradicionales que conservan dentro de sus economías el arte textil y la orfebrería. De aquellos saberes, que en su mayoría han sido transmitidos de generación en generación, se destacan las texturas de filigrana y los tejidos de lana, con los cuales se producen las ruanas colombianas y otros tipos de textiles.

A continuación en Infobae Colombia, le contamos cuáles son los destinos en el país, donde estas prácticas se mantienen y que por ello, brindan una amplia oferta de productos textiles y orfebres:

Charalá, Santander

Está ubicado a solo 3 horas en carro de Bucaramanga, en el departamento de Santander. Según cuenta Colombia Travel, la guía oficial de turismo en el país, durante muchos años el municipio fue habitado por un pueblo indígena conocido como los Guanes, quienes eran expertos en cultivar e hilar algodón para realizar tejidos a mano y posteriormente teñirlos con tintes derivados de frutas, verduras y árboles. Estos tejidos artesanales eran usados para realizar trueques comerciales con otros pueblos indígenas de la Costa Caribe.

Hoy en día, la actividad prevalece gracias a organizaciones como Corpolienzo (Corporación de Recuperación Comunera del Lienzo), que desde hace varias décadas se enfoca en rescatar “las prácticas asociadas a los tejidos artesanales, manteniendo la tradición indígena a través de 60 mujeres campesinas, expertas en el manejo de los hilos”. Asimismo, conocen el proceso de tejido con algodón orgánico y tintes naturales de una manera sostenible.

En Charalá también se puede conocer el Museo del Algodón, donde se encuentran productos como mochilas, ruanas, chales, entre otros.

Cucunubá, Cundinamarca

Desde Bogotá se puede llegar por vía terrestre en tres horas hasta Cucunubá, municipio ubicado en la provincia del Valle de Ubaté. Allí los pobladores crían ovejas, que proporcionan la materia prima para que los artesanos elaboren tejidos artesanales, que se convierten en ruanas, gorros, coloridos abrigos, entre otras prendas.

“La práctica de realizar productos artesanales con diferentes tipos de tejidos textiles en la región es mantenida gracias a los esfuerzos de la Fundación Compartir, quienes desde hace 25 años lideran el mantenimiento de un taller en el que participan más de 100 artesanos realizando tejidos de lana, por medio del uso de tejedores de telar horizontal, telar vertical, el tejido a mano de dos agujas, macramé y bordado. De la misma manera, buscan instruir en los procesos de finalizado y acabado de las prendas a comercializar”, recoge Colombia Travel sobre las actividades de la región, entre las que también se destaca la feria Festilana, que sirve para visibilizar la industria de los tejidos de Cucunubá y para que los turistas conozcan las tradiciones rurales de la región.

Mompox, Bolivar

Este municipio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está a 248 kms de Cartagena y por su ubicación a orillas del Río Magdalena, fue el lugar predilecto para que los conquistadores españoles pudieran guardar el oro y la plata de las minas. Fue en ese momento cuando empezó la historia de la filigrana y la orfebrería momposina, “que también se le conoce como el arte de realizar un tejido a mano con hilos de oro y plata en preciosas figuras ornamentales”.

De acuerdo con el portal turístico, estos saberes fueron heredados a los momposinos de los artesanos sevillanos que llegaron siglos atrás y que al ser transmitido por generaciones, hoy en día prosperan en la región muchos talleres de orfebrería que se dedican a esta especial labor artesanal.

Mompox. Foto: Ministerio de Transporte.
Mompox. Foto: Ministerio de Transporte.

SEGUIR LEYENDO: