Polémica elección en Tarazá, Antioquia, por cuenta de los dos únicos candidatos seriamente cuestionados

Este domingo 25.850 ciudadanos estarán habilitados para salir a votar por quien será su alcalde hasta el 2023. Sin embargo, los dos únicos candidatos cargan fuertes cuestionamientos encima.

Este domingo, 25 de julio, se realizarán las elecciones atípicas para elegir al alcalde del municipio de Tarazá, Antioquia, luego de que el pasado 11 de septiembre del 2020, el alcalde elegido en 2019, Miguel Ángel Gómez, falleciera a causa del covid-19.

La Registraduría Nacional informó que son 25.850 ciudadanos de los cuales 13.534 son hombres y 12.316 son mujeres, los que están habilitados para votar, en diez puestos de votación; cinco en la cabecera municipal (incluido el puesto de la cárcel) y los otros cinco en corregimientos que estarán conformados por 57 mesas. En este municipio se activarán veintiocho estaciones biométricas para validar la identidad de los electores; allí fueron designados 365 jurados de votación.

Pero son los candidatos los que hacen de esta elección toda una polémica. Son solo dos hombres quienes estarán en el tarjetón. El candidato del Partido Conservador y Cambio Radical, Héctor Leónidas Giraldo Agudelo, y por el candidato del Partido Liberal, Dawinson Gómez Tamayo.

Sobre ellos, la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), hizo un un fuerte análisis y recogió varias acusaciones que cargan a las espaldas.

“Dawinson Gómez es hijo del alcalde fallecido y su candidatura estaba en vilo por este vínculo familiar. Sin embargo, el Consejo Nacional Electoral (CNE), a través de la resolución No. 2456 de 2021, revocó su decisión sobre la inhabilidad, permitiéndole a Gómez participar en la contienda electoral como heredero del caudal político de su padre”, señala Pares sobre este candidato.

Asegura además que habrían dos procesos privados que lo involucran: uno con el Juzgado Promiscuo Municipal de Caucasia y otro con el Juzgado Municipal de Medellín, pero se desconoce el contenido de los procesos porque son privados.

“Dawinson arrastra los cuestionamientos adjudicados a su padre, quien estuvo privado de su libertad en los años 2009 y 2010 por dos procesos penales: uno vinculado a peculado por apropiación, celebración de contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad ideológica en documento público”, contó Pares.

Dice Pares, que luego de la muerte de su padre, Dawinson Gómez heredó también las relaciones políticas con el clan del cuestionado senador liberal Julián Bedoya, quien fue denunciado por haber obtenido su título como abogado de forma irregular.

“La relación de Gómez con Bedoya se demuestra, de acuerdo al investigador Sergio Mesa, por medio de la diputada María Eugenia Lopera, quien fue la representante de esta organización en la oficialización de la campaña de este candidato en nombre del grupo político del senador: Renovación Liberal”, señaló la fundación.

Por su parte, el candidato de los conservadores, Héctor Giraldo, tiene dos investigaciones disciplinarias en la Procuraduría Provincial de Yarumal, un proceso de responsabilidad fiscal ante la Contraloría General de la República (CGR) y una investigación por parte de la Unidad Nacional de Protección.

“Entre las investigaciones penales de mayor gravedad, se encuentra un proceso por presunto abuso sexual contra un menor de 14 años. Este aparente hecho habría sido cometido en 2012 y fue denunciado por la madre del menor en 2014. El proceso se ha logrado dilatar siete años tras haber quedado en libertad, en 2015, por supuesta inexistencia de pruebas para llevarlo a prisión”, retrató Pares.

La importancia de estas elecciones y de su futuro alcalde es que Tarazá no solamente es un municipio que históricamente ha sido desangrado por la disputa de los grupos armados, sino que también ha sido un fortín de clanes políticos y candidaturas cuestionadas.

SEGUIR LEYENDO: