Laura Acuña recordó a Jota Mario tras dos años de su muerte y reveló el objeto especial que conservó

Jorge Mario Valencia, nombre de pila de Jota Mario, falleció, en 2019, luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio. El comunicador fue trasladado al hospital, inicialmente, por una sintomatología neurológica.

El pasado 6 de junio se cumplieron dos años de la muerte del presentador colombiano Jorge Mario Valencia, conocido popularmente como Jota Mario y, Laura Acuña, la conductora de televisión que lo acompañó por varios años en el desaparecido programa matutino de RCN ‘Muy Buenos Días’, lo recuerda con nostalgia y cariño. En repetidas ocasiones, la bumanguesa se ha referido a la muerte de ‘Jota’, como ella le dice, y asegura que, aunque el paisa ya no se encuentra con vida, él la sigue acompañando y se lo manifiesta de diferentes maneras. En medio de las lagrimas, la nueva presentadora del concurso de talentos musicales ‘La Voz’, comentó que su gran amigo se comunica con ella a través de los ángeles.

Durante el pasado fin de semana, Laura Acuña, que ahora integra el elenco de celebridades que trabajan para el Canal Caracol, estuvo dialogando con Dany Hoyos en su programa The Suso’s Show. Allí, tanto Dany como Laura confesaron que gracias a él se habían conocido, y que Jota Mario era un gran amigo, un buen consejero, y un excelente conversador. ‘Suso’, como se le conoce al popular personaje al que le da vida Hoyos, aseguró que siempre que tenía alguna situación difícil o que lo pusiera a dudar, llamaba a ‘Jota’, para preguntarle que hacer.

En medio de la conversación entre el humorista y la también abogada, Acuña reveló que guardó las gafas favoritas de Jota Mario, unas de marco rojo, e incluso, las modificó con su fórmula oftalmológica para poder utilizarlas. Laura confesó que aunque ya pasaron dos años y unas semanas desde el fallecimiento de Valencia, todavía le cuesta hablar de él sin llorar. “Es un vacío que no se llena con nada. Yo esperaba que con el tiempo esto fuera un poquito más manejable (...) llamarlo, preguntarle, hablar con él, oírlo (...) me hace falta todos los días de la vida”, comentó Laura que, además, aseguró que el era un gran orador, y que es difícil que haya alguien como él y con esa habilidad.

Laura recordó que el día del fallecimiento de Jota Mario, el 6 de junio del 2019, el estudio de grabación de Muy Buenos Días se llenó de plumas, y que este tipo de objetos siempre la persiguen. Es importante destacar que Valencia era un fiel creyente de la existencia de los ángeles, y las plumas se entienden, dentro del estudio de aquellos seres, como mensajes divinos.

Laura Acuña habla de Jota Mario tras dos años de su partida
Laura Acuña habla de Jota Mario tras dos años de su partida

El día de su cumpleaños, comentó la también modelo, entre lágrimas, que una pluma se había pegado a la puerta de su carro, “yo siento, no sé si porque quiero o porque de verdad es cierto, que en cada una de las cosas importantes que me pasan en la vida él está siempre”.

Esta, sin embargo, no es la primera vez que le ocurre algo de este tipo a la presentadora. El 26 de noviembre del 2019, cinco meses después de la muerte de ‘Jota’, Acuña compartió con sus seguidores, en su cuenta de Instagram, una foto en la que deja ver como una de las almohadas de su sala tenía pequeñas plumas blancas, incluso, tomó una entre sus dedos y le tomó una foto de cerca.

En medio de la tristeza que le generó a Laura recordar a Jota Mario, la presentadora le contó a ‘Suso’ una particular anécdota que vivió con el presentador respecto a una de las cosas que más ama ella en la vida: los zapatos. “Me decía: ‘Nunca deje que una pareja suya le regale zapatos, porque el que regala zapatos se va’ (...) A su esposa tampoco le regalaba zapatos, se los vendía”. Jota Mario, a causa de aquel ‘agüero’, pedía cualquier cantidad de dinero a cambio, aunque fuera mínima, para entregar los zapatos que iba a regalar.

“Él me regaló zapatos, pero no me los regalaba, me los vendía. Me decía, ‘¿cuánto tiene ahí en la billetera?’ y yo le decía, ‘no sé, Jota, una moneda de mil’, y me decía ‘bueno, a ver, que le voy a vender unos zapatos’”, contó Acuña.


Seguir leyendo: