Bogotá a cielo Abierto incluirá a vendedores informales y tendrá costo

El plan está dirigido al sector gastronómico, restaurantes, food trucks, que quieran hacer parte de este modelo de aprovechamiento económico del espacio público.

Bogotá a cielo abierto. Foto: (Colprensa - Álvaro Tavera)
Bogotá a cielo abierto. Foto: (Colprensa - Álvaro Tavera)

La reactivación del sector gastronómico en Bogotá tendrá a disposición, en algunas zonas, el uso del espacio público con aprovechamiento económico, conocido como A Cielo Abierto, que incluirá en esta nueva edición a población vulnerable e informal.

La Alcaldía y el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público presentaron el nuevo decreto de Bogotá A Cielo Abierto 2.0, en el que se establece el plan para continuar con el uso de espacio público por parte de locales comerciales de comida.

La medida, que fue implementada como una forma para permitir el funcionamiento de restaurantes durante la pandemia, y mantener el distanciamiento y la ventilación; había tenido críticas por privilegiar a los sectores formales y, como se conoció en la zona T, impedir incluso el ingreso de vendedores informales.

Por esa razón, el nuevo decreto incluye a la población vulnerable e informal, que se ha visto principalmente afectada durante la pandemia y a causa de las medidas de aislamiento que se decretaron para prevenir el contagio de covid-19.

Es un modelo incluyente porque vamos a tener en cuenta población vulnerable, vendedores informales, artistas o artesanos que se han visto muy afectados por la pandemia y merecen ser parte de la reactivación económica”, explicó Alejandra Rodríguez Cortés, directora del DADEP.

Según explicó la funcionaria, este proyecto es una autorización para el uso de andenes y algunas calles o parqueaderos, con el fin de que los negocios del sector gastronómico pueda hacer aprovechamiento de este y extender sus negocios, como medida de reactivación.

Sin embargo, tendrá un cobro para quienes se beneficien de la medida. “Esta autorización permite que a cambio del uso del espacio público se genere una retribución para el mejoramiento y embellecimiento del mismo en las zonas donde funcione Bogotá a Cielo Abierto”, aseguró la directora del DADEP.

De acuerdo con esa entidad, el cobro o retribución económica empezará a cobrarse en octubre después de un periodo de transición. El cálculo del monto tendrá en cuenta el número de mesas instaladas, el espacio que se ocupa, la duración y será del 20% del total del cálculo de la retribución durante el 2021, en 2022 el 50% y en el 2023 el 100% del valor del pago.

Así mismo, se contemplan dos formas de retribución: una individual y una grupal. Varios comerciantes pueden asociarse para presentar una propuesta de compensación en especie para la ciudad, a cambio del uso del espacio público o en dinero; si se elige la opción independiente, solo podrá ser en dinero.

“Establecer un modelo de retribución económico por el uso del espacio público, le garantizará a la ciudad que se realice un mantenimiento periódico de los andenes y vías, que serán usados por los restaurantes. En algunos casos incluso, los comerciantes podrán ofrecer obras de adecuación a parques o alamedas que beneficien a la comunidad residente”, aseguró el DADEP.

Es en ese cobro o retribución en el que se establecen beneficios para la inclusión de población vulnerable. Pues por cada persona en condición de vulnerabilidad, artista, artesano o vendedor que participe del espacio, los comerciantes administradores del proyecto tendrán un descuento del 30% de un salario mínimo mensual.

Es decir que si la propuesta de uso de espacio público, contempla un lugar para vendedores informales, artistas o artesanos, el cálculo de la retribución tendrá posteriormente un descuento por cada una de las personas vulnerables que participen del uso del espacio.

También se establece que no se podrá restringir el paso peatonal por las zonas y se deberá establecer un espacio para el tránsito. Los gastos de logística y adecuación tendrán un descuento del 20%, así mismo.

El decreto ha sido discutido en diversas mesas de trabajo con representantes del sector gastronómico en los últimos meses, así como agremiaciones y líderes y lideresas de las comunidades. Se espera que entre en vigencia a partir de julio, a manera de prueba piloto.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR