Congresistas de Estados Unidos solicitaron resolución de rechazo a la izquierda y el terrorismo en Colombia

La resolución fue firmada por políticos norteamericanos afines al expresidente Álvaro Uribe, quienes señalaron a Cuba y Venezuela de estar detrás de acciones violentas en Colombia.

En representante Mario Díaz Balart expuso la resolución en compañía de Juan David Vélez, representante colombiano.
En representante Mario Díaz Balart expuso la resolución en compañía de Juan David Vélez, representante colombiano.

Representantes a la Cámara del Congreso de los Estados Unidos presentaron una resolución para que ese país, así como la comunidad internacional, apoyen a Colombia en lo que han denominado planes de desestabilización y en defensa de la democracia.

El documento es similar a uno que presentaron otros congresistas en el Senado, por parte de representantes del Estado de la Florida en su mayoría, con la cual pretenden que se apoye a Colombia, al cual califican como “el aliado más fuerte de Estados Unidos en América Latina”.

“Colombia es un aliado de los Estados Unidos desde hace mucho tiempo e insustituible y debemos continuar apoyando al pueblo de Colombia en la lucha contra el terrorismo. Mientras los regímenes socialistas de Venezuela, Cuba y Nicaragua intentan desestabilizar la región, Estados Unidos apoya inequívocamente a Colombia y su democracia”, afirmó la congresista María Elvira Salazar sobre la resolución.

Según agregó en entrevista con NTN24, “el socialismo en Colombia quiere robarse las elecciones” en una “amenaza” proveniente de Cuba y Venezuela, por lo que pide que Estados Unidos apoye las instituciones nacionales.

Salazar es una periodista cubanoamericana que es representante de La Florida y una política cercana al expresidente Álvaro Uribe a quien agradeció, en el pasado, su apoyo para llegar al Congreso norteamericano.

Mario Díaz-Balart sostuvo una postura similar a su colega en el pronunciamiento sobre la resolución. “Esta importante resolución afirma el compromiso de Estados Unidos con Colombia, uno de nuestros aliados más fuertes y críticos. Colombia ha sido resistente al enfrentar una serie de desafíos, incluida la pandemia, la influencia maligna de Maduro y Castro, la afluencia de casi dos millones de venezolanos que buscan refugio del régimen de Maduro y los actos de terrorismo perpetrados por el ELN y las FARC”, afirmó el representante.

Otro de los que acusa a los regímenes de Venezuela y al gobierno cubano de la situación en Colombia es el senador Rick Scott, quien presentó una resolución similar a la de la Cámara, pero en el Senado, el pasado 17 de junio.

La violencia perpetrada ahora en Colombia por el ELN y las FARC, organizaciones terroristas respaldadas por los regímenes de Castro y Maduro, es un intento repugnante de desestabilizar la democracia colombiana. Los violentos ataques y bloqueos que amenazan al pueblo colombiano y su gobierno son peligrosos y reprensibles. Desafortunadamente, lo hemos visto antes: es un guión escrito por dictadores comunistas en Cuba”, afirmó Scott.

La resolución en el Senado

“Apoyar una Colombia estable y oponerse a cualquier amenaza a la democracia en Colombia”, es el título de la resolución 280 presentada por los senadores Rick Scott y otros como Ted Cruz.

En el documento, los congresistas aseguran que Colombia ha pasado de ser un “estado volátil y casi fallido” en 2001 a una “democracia rica con una economía de libre mercado en 2021”.

“Considerando que las elecciones presidenciales y legislativas se llevaron a cabo en Colombia en 2018, y el pueblo colombiano eligió presidente a Iván Duque Márquez en una segunda vuelta de elecciones que observadores internacionales imparciales consideraron libres, justas y las más pacíficas en décadas”, dice la resolución en la parte considerativa.

En ella se señala que el país ha “tomado medidas valientes para hacer cumplir la ley y detener a narcotraficantes y organizaciones terroristas extranjeras como el Ejército de Liberación Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia”.

Los congresistas norteamericanos también sostienen que “la situación de seguridad en Colombia ha mejorado significativamente entre 2000 y 2021, pero la afluencia de migrantes de Venezuela y los efectos económicos de la pandemia COVID-19 han perjudicado la economía de Colombia, creando desafíos únicos para Colombia que exigen acción y apoyo de gobiernos democráticos fuertes aliados como Estados Unidos”.

Así mismo, sostienen que Raúl Castro y Nicolás Maduro son “enemigos de la libertad”, quienes, según escribieron, “explotan y abusan de las personas vulnerables y de las personas simplemente pidiendo que se escuche su voz promoviendo disturbios violentos, vandalismo y destrucción de la propiedad”.

Por eso en la resolución solicitan que el Congreso reafirme su compromiso con el país, se oponga a cualquier esfuerzo por socavar la democracia y la soberanía de Colombia, alentar a la comunidad internacional a realizar el mismo llamado, así como condenar “cualquier régimen en cualquier país, como Cuba, Venezuela o Irán, que brinde ayuda a grupos terroristas en Colombia proporcionando entrenamiento, armas o financiamiento, o acogiendo a esos grupos dentro de las fronteras del estado-nación”.

Así mismo, piden condenar el atentado terrorista perpetrado el 15 de junio de 2021 que fue atribuido al ELN, en la Brigada 30 del Ejército Nacional en Arauca y que dejó 36 personas heridas. Una base donde se encuentran soldados estadounidenses.

El texto agrega que “condena cualquier bloqueo de bienes y servicios esenciales, incluyendo la importación o transporte de medicinas o alimentos, y condena enérgicamente toda violencia o ataque contra ciudadanos inocentes de Colombia o sus propiedades o negocios privados”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR