Acopi asegura que 500 mil microempresas en Colombia han tenido que cerrar por efectos de la pandemia y el Paro Nacional

La presidenta del gremio, Rosmery Quintero, manifestó que el sector atravesaba un proceso de reactivación que se ha retrasado por las obstrucciones en las vías.

Imagen de referencia. Empresas de calzado. Bogotá, Colombia. Foto: Colprensa.
Imagen de referencia. Empresas de calzado. Bogotá, Colombia. Foto: Colprensa.

Luego de más de 40 días de Paro Nacional, son múltiples los sectores que han presentado graves afectaciones producto de los bloqueos. El Ministerio de Hacienda indicó que, a la fecha, los daños podrían estar avaluados en $11,8 billones, sin embargo, la prolongación de los altercados de orden público generarían un aumento en esta cifra.

El sector agropecuario, comercial, los transportadores de carga, los ganaderos, las empresas de transporte masivo y la infraestructura, entre otros, han presentado una gran afectación durante la crisis social actual. Dentro de ese tejido, las micro, pequeñas y medianas empresas no son ajenas a la problemática, y sus pérdidas económicas se ven reflejadas en menores oportunidades de empleo.

La presidenta de la Asociación Colombiana de Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Acopi), Rosmery Quintero, afirmó en entrevista con el diario El País de Cali que el sector se encontraba en un proceso de reactivación desde hace varios meses producto de las cuarentenas y toques de queda decretados para combatir la COVID-19. No obstante, ahora con las manifestaciones y bloqueos del Paro Nacional, esto se ha retrasado, e incluso, cerca de 500 mil han tenido que cerrar.

“Uno o cualquiera tiene derecho a protestar, y así lo contempla la Constitución, pero si se destruye el empleo eso es una incoherencia. A ello se agrega que el sector venía afectado por una estructura de costos, porque Colombia es un país altamente importador de materias primas e insumos. Todo empeoró con el desabastecimiento, que incrementó esos costos entre un 30 % y un 220 % dependiendo del sector al que pertenece cada una de las empresas”, puntualizó Quintero.

Rosmery Quintero, presidenta nacional de Acopi. Archivo. (Colprensa-Cortesía)
Rosmery Quintero, presidenta nacional de Acopi. Archivo. (Colprensa-Cortesía)

Además, la presidenta indicó que ese mismo sobrecosto en los productos trae como consecuencia que la rentabilidad disminuya: “Ahora, con el paro la situación es más compleja en vista de que la rentabilidad de las empresas es inferior en un 8,2 % respecto al último trimestre del 2020, al pasar del 56 % al 47,8 % por el mayor el impacto en la estructura de costos”.

Por ejemplo en Cali, las cifras de la Cámara de Comercio revelaron que 419 empresas de la ciudad han sido vandalizadas, y de estas compañías, el 87% estiman que los daños a sus propiedades superan los $50.000 millones de pesos.

Sumado a esto, la falta de oportunidades laborales puede llegar a ser una de las constantes, pues las pymes conforman una parte clave de la generación de empleo formal en el país: “En solo empresas y establecimientos micro se han cerrado medio millón. El Dane nos ayudó a sacar esa información. Entre más pequeña es la empresa, mayor es su vulnerabilidad. El impacto es fuerte ya que las micro representan el 85 % del tejido empresarial colombiano”, dijo la directora del gremio.

“Cada microempresa genera hoy 6 empleos en promedio, una pequeña 15 y una mediana 90. Antes eran 9, 21 y 200, respectivamente. Eso significa que el sector tiene hoy menos empleados y una disminución de la participación de las mujeres en las plantas de personal”, puntualizó.

Por último, expuso que una futura reforma tributaria debería estar pensada en no generar aumentos en el IVA, pero que a su vez pueda atender las necesidades sociales de la población: “Quien tenga mayores posibilidades económicas debería aportar más. Es necesario seguir revisando la eficiencia del gasto público, con más austeridad no solo a nivel nacional, sino en las Alcaldías. Se necesitan mayores ayudas de corte social para la gente, aunque también habrá que aportar desde el empresariado en su justa proporción”.

Entre el 28 de abril y el 9 de junio, el Gobierno Nacional afirmó que se han registrado 6.663 concentraciones, 2.391 marchas, 3.340 bloqueos y 663 movilizaciones. Y en cuanto a las obstrucciones viales, las autoridades dicen que aún hay activos ocho: seis en el Valle del Cauca y dos más en el Cauca.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR