La nueva petición del alcalde de Cali al presidente Duque para cesar manifestaciones en la ciudad

El mandatario Jorge Iván Ospina se mostró optimista con las “ganancias” que se pueden generar a partir de la crisis social.

Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Foto: Twitter @AlcaldíaDeCali.
Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Foto: Twitter @AlcaldíaDeCali.

Cali ha sido uno de los epicentros de las manifestaciones por el Paro Nacional en Colombia. En los últimos días de protestas se han presentado toda clase de denuncias, por abuso policial y actos de vandalismo, los cuales han dejado varios muertos, decenas de heridos y pérdidas económicas que solo en el sistema de transporte MIO que ascienden a los 45.000 millones de pesos.

En medio de este oscuro panorama, el alcalde de Cali Jorge Iván Ospina se manifestó, en diálogo con el diario El Tiempo, sobre la crisis social que enfrenta la capital del Valle del Cauca, el origen de las olas de violencia, las oportunidades que puede generar el paro nacional y los retos que se deben asumir de cara al futuro, entre ellas, una petición al presidente Iván Duque para establecer una mesa para la vida digna en la ciudad.

Respecto a los orígenes de las manifestaciones violentas, que iniciaron el pasado 28 de abril, Ospina considera que surgieron a partir de varias problemáticas sociales y económicas ya existentes, y que a ello se sumó la crisis sanitaria por la COVID-19:

“Hemos tenido que administrar el monumental reto de la pandemia con todas sus consecuencias, sumando a ello la gravísima situación que cumple ya 12 días, detonada por la reforma tributaria y potenciada por la inexperiencia del equipo nacional de gobierno en el manejo de una crisis de esta envergadura, en el marco de la ciudad colombiana más cercana a los mayores cultivos de hoja de coca del mundo, a la minería ilegal, al ‘gota a gota’, a los conflictos no resueltos por la tierra y a las omisiones y privaciones históricas de nuestros jóvenes”, aseveró.

Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Foto: Alcaldía de Cali.
Alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina. Foto: Alcaldía de Cali.

Pero más allá de las dificultades y conflictos internos, el mandatario de los caleños considera que, al ser la ciudad una de las más afectadas, es posible sacar réditos de cara al futuro: “Cali está en el centro de la tempestad. No es marginal ni siquiera en las crisis. Es la ciudad referencia de esta, y eso es una enorme oportunidad. Si así lo vemos y lo asumimos, este momento será positivo. Mi llamado es a no quedarnos con las pérdidas, sino a obtener las ganancias que la crisis puede generar”.

¿Cómo pensar en resolver las constantes manifestaciones? La petición del alcalde es clara: el presidente Duque debe hacer una visita a la ciudad para establecer diálogos con los actores principales de las protestas. “Yo le he propuesto al señor Presidente que venga a Cali, que se instalen unas mesas con todos los actores. No hay forma distinta de tramitar un conflicto que con los actores directos, hay que entender las nuevas ciudadanías y las nuevas realidades”, sostuvo.

En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo
En la imagen, el presidente de Colombia, Iván Duque. EFE/Mauricio Dueñas Castañeda/Archivo

En el futuro, según Ospina, hay otras tres líneas de acción que se deben construir para atender las dificultades. La primera se basa en atender a los jóvenes: escuchar sus necesidades y evitar que se produzcan más decesos; la segunda, que se controlen los actos de vandalismo, los saqueos y las extorsiones en las calles; y la última, recuperar la confianza del pueblo a partir de una transformación del Estado.

BLOQUEOS, LA OTRA PREOCUPACIÓN:

Los bloqueos de varias vías principales han impedido el paso de suministros, como es el caso de los alimentos, que no pueden llegar hasta los principales centros de consumo, afectando a productores, comerciantes y compradores. De igual modo, en Cali se ha evidenciado desabastecimiento de combustibles (gasolina y el diésel), así como el suministro de gas natural y GLP (gas propano), según informó Fendipetróleo.

Según las estimaciones de la Alcaldía de Cali, las pérdidas por los diez días de paro ascienden hasta los 200.000 millones de pesos, y un retraso en su crecimiento que se estima en diez años, tiempo para que la ciudad se pueda reponer de la crisis social.

SEGUIR LEYENDO: