Fiscalía narra el estremecedor asesinato del capitán Solano en Soacha, los capturados no aceptaron cargos

Este viernes, la Fiscalía solicitó ante un juez que envíe a la cárcel a los tres sospechosos de haber matado al capitán de la Policía Jesús Alberto Solano y presentó parte de los testimonios sobre cómo ocurrió el crimen.

Falleció el capitán de la Policía Jesús Alberto Solano, quien fue herido el pasado miércoles por evitar un robo en Soacha. Foto: Archivo.
Falleció el capitán de la Policía Jesús Alberto Solano, quien fue herido el pasado miércoles por evitar un robo en Soacha. Foto: Archivo.

Luego de la captura de tres sujetos identificados como Michael Estiven Vélez Mesa, Jesús Antonio Castillo y Juan Sebastián Vélez, presuntos responsables del homicidio del capitán de la Sijín Jesús Alberto Solano, quien murió apuñalado el pasado 28 de abril en Soacha mientras trataba de prevenir un saqueo durante los desmanes del paro nacional, ante la juez 6 de garantías del municipio, la Fiscalía solicitó este viernes la medida de detención intramural contra los capturados.

En la audiencia se les imputó cargos por los delitos de homicidio agravado y porte ilegal de armas a lo que los tres jóvenes se declararon inocentes. Es más, la defensa de los involucrados solicitó su libertad y pidió tener en cuenta durante el juicio los testimonios de personas que estuvieron durante la agresión al policía que sostienen que al capitán lo reducen porque la gente estaba gritando que se trataba de un ladrón.

“Cuando estaban pidiendo que lo cogieran, ellos entendieron que se trataba de un ladrón. Solicito que tenga en cuenta esos cuatro testimonios frente a un hecho que no tiene una inferencia razonable, o que había un móvil, no había ningún móvil, si Sebastián coge al presunto ladrón, no estoy diciendo que lo fuera, pero en ese momento el llamado era que era un presunto ladrón. Cuando él lo coge, el primer sorprendido es Sebastián, Sebastián no llevaba ningún arma, lo que hizo fue cogerlo y, cuando lo hizo, el capitán sacó la pistola y le pegó los disparos. Entonces, mal podría decirse que Michael cuando se aproxima le dio una patada, en los videos no se ve, y la pregunta es: si fue Michael el que atendió a su hermano que estaba gravemente herido, no es Michael el que después se va al linchamiento del señor capitán ni el que lo apuñalaba, Michael lo que hace es recoger a su hermano”, dijo el abogado Alirio Uribe, representante de los señalados del crimen.

Así ocurrió la agresión contra el policía según testigos de la Fiscalía

La Fiscalía presentó una declaración juramentada que entregó un testigo el jueves 29 de abril y quien reseñó cómo empezó la agresión contra los agentes de la Policía y específicamente contra el capitán Solano.

Los hechos ocurrieron cuando un grupo de personas estaban rompiendo el cajero automático de Bancolombia y varios uniformados de civiles intervinieron. “En ese momento, el sujeto al que le dicen ‘El Negro’ se dio cuenta que a uno de los policías se le veía la pistola y señalándolos comenzó a decirle a todos los sujetos que estaban allí, que eran policías infiltrados. Los policías, al darse cuenta que los tenían identificados, salieron corriendo en diferentes direcciones, ya que les habían empezado a lanzar piedras y uno de los policías (capitán Solano), al ver que no lo habían señalado, se fue caminando como si nada, pero una de las personas que estaba allí dijo: ‘¡cójanlo que ese también es policía!’, y empezaron a lanzarle piedras. Por eso él salió corriendo por toda la autopista Sur en sentido Sibaté–Bogotá. Detrás se le pegaron todos los sujetos que estaban rompiendo el cajero y además manifestantes gritando: ‘¡cójanlo que es un sapo de la Policía!’”, relató.

Según el ente acusador, el joven Juan Sebastián Vélez, uno de los capturados, fue el que con una patada redujo al uniformado y a partir de ese momento, “con sevicia el grupo de personas” acabó con su vida.

Ya mermado por el cansancio y los golpes por las piedras lanzadas y los gritos que le decían que era un sapo de la Policía, fue impactado por una patada lanzada por Juan Sebastián Vélez Mesa quien lo hace caer, en ese instante, la víctima accionó su arma de dotación en tres ocasiones, alcanzando a impactar a esta persona”, dijo el fiscal delegado en la audiencia.

En un punto, aseguró el fiscal, las personas que golpeaban al uniformado intentaron quemarlo vivo. “Al mismo tiempo otras personas le daban patadas por todo el cuerpo se escuchaba que decían que lo tenían que matar e incluso lo pensaban quemar vivo porque la intención era matarlo. Cuando la gente vio que en verdad lo iban a quemar, unas personas se metieron en el medio y dijeron que ya no más, que era suficiente. Entonces, sacaron al policía y comenzaron a arrastrarlo por toda la calle hasta llegar al frente del parqueadero cerca de la autopista Sur con calle 22, donde cerca de ese lugar habían unos policías del Esmad, a quienes le dijeron que ahí le dejaban un sapo de esos muerto, y se dispersaron al rato”.

Por último, el fiscal dijo que hubo sevicia en este crimen. “Con sevicia, este grupo de personas ocasionaron sufrimiento excesivo a la víctima propinándole seis heridas con arma blanca, golpes con rocas y palos, además de puños y patadas, fue una actitud despiadada de una multitud en contra de una sola persona con un ánimo frío de hacer daño excesivo solo por estar en frente de un uniformado”, puntualizó ante la juez.

La diligencia se suspendió pero se reanudará este sábado en la mañana y será cuando la juez tome la decisión de si envía o no a la cárcel a los presuntos responsables del asesinato del capitán Jesús Alberto Solano.

SEGUIR LEYENDO: