Avianca y Latam permitirán reprogramar vuelos por crisis de orden público en Colombia

Las aerolíneas anunciaron medidas para no perjudicar a los viajeros, debido a la situación que vive el país luego de una semana de manifestaciones y desmanes.

Un hombre observa los paneles de información de llegadas. EFE/Emilio Naranjo/Archivo
Un hombre observa los paneles de información de llegadas. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

Colombia vive una crisis después de que el Gobierno nacional decidió radicar una polémica reforma tributaria, generando malestar en la sociedad que se ha manifestado durante los últimos días y una difícil situación de orden público por los enfrentamientos entre civiles y la fuerza pública.

Fue esta situación lo que impulsó a las aerolíneas Avianca y Latam a tomar medidas, pensando en los usuarios con viajes programados entre el 28 de abril y el 7 de mayo.

Teniendo en cuenta las situaciones de orden público que se viven en las ciudades de Colombia, hemos ajustado los itinerarios de algunos vuelos programados”, informó Avianca, y al mismo tiempo indicó que, “las modificaciones se pueden realizar en la página, cambiando tu vuelo. Si tenías un viaje programado entre el 28 de abril y el 7 de mayo, la fecha se puede cambiar para viajar hasta 30 días después del vuelo inicial, sin costo adicional”.

Los usuarios con viajes programados en esta aerolínea también podrán aplazar su vuelo y dejar la reserva abierta, en caso de que aún no tengan claridad de la nueva fecha.

Por su lado, Latam dio a conocer que habrá flexibilidad en las reservas hechas hasta el próximo 7 de mayo. Los pasajeros que hayan tenido que cancelar o reprogramar sus viajes, podrán cambiar la fecha de su vuelo sin tener que pagar una penalidad ni diferencia tarifaria, sujeta a vigencia del ticket.

Asimismo, las personas que viajen por esta aerolínea podrán cambiar el destino, “sujeto a diferencia tarifaria y vigencia del ticket, o devolución del valor del ticket sin multa y sin importar la tarifa pagada”.

Los trámites de reprogramación de vuelos se pueden hacer a través de las aplicaciones móviles de dichas aerolíneas y también mediante sus respectivos portales web.

<b>Cuál es la situación de orden público hasta el momento</b>

Desde el pasado 28 de abril Colombia atraviesa una crisis de orden público que hasta el momento deja al menos 24 muertos, la mayoría por disparos.

Bajo la lupa de la comunidad internacional -que denunció excesos de la fuerza pública-, estudiantes, sindicatos, indígenas y otros sectores salieron a las calles de la capital, Bogotá, así como de Medellín, en el noroeste, y Cali, en el suroeste.

El disparador fue el rechazo a la reforma tributaria impulsada por el gobierno de Iván Duque. Pero el abanico del descontento es más amplio, por eso no amainó luego de que el presidente anunciara que retiraba el proyecto impositivo y que estaba dispuesto a negociar uno nuevo con la oposición y otros actores políticos. Los reclamos son varios: mejores condiciones de salud, educación, seguridad en las regiones, cese del abuso policial contra las manifestaciones, entre otras.

La ola de violencia que se ha visto en las manifestaciones ha sido más fuerte en ciudades como Bogotá, que dejó en la noche del pasado 4 de mayo, treinta ciudadanos y 16 policías heridos tras los choques con uniformados. Cali también ha sido un punto marcado por la violencia, solo el lunes 3 de mayo, se registraron cinco muertos y una treintena de lesionados.

Según la Fiscalía, detrás de los desmanes están disidencias de las FARC que se apartaron del acuerdo de paz firmado en 2016; el ELN, la última guerrilla reconocida en Colombia, y bandas narcotraficantes.

Por su parte, el presidente Iván Duque aseguró que abrirá “espacios de diálogo” para escuchar a los ciudadanos.

Pero asimismo, el ministerio de Defensa desplegó 47.500 uniformados en todo el país durante las manifestaciones. Solo en Cali hay 700 soldados, 500 hombres de la fuerza antidisturbios (Esmad), 1.800 policías y dos helicópteros adicionales. Desde el fin de semana los militares también patrullan la capital.

El malestar posconflicto pareció instalarse en uno de los países más desiguales del continente, con un desempleo del 16,8 % y una pobreza que alcanza al 42,5 % de la población, según cifras del DANE.

SEGUIR LEYENDO: