Alejandro Ordóñez le contestó a Margarita Rosa de Francisco, quien dijo no creer en un “dios inmundo”

El exprocurador Alejandro Ordóñez se sumó esta mañana a la polémica que inició el pasado 13 de abril citando una frase sobre el orgullo de la humanidad.

Margarita Rosa de Francisco y Alejandro Ordóñez. / Fotos de Colprensa
Margarita Rosa de Francisco y Alejandro Ordóñez. / Fotos de Colprensa

La actriz y presentadora Margarita Rosa de Francisco se convirtió, desde anoche, en tendencia en redes sociales tras responderle a una usuaria de Twitter, quien la acusaba a ella y al caricaturista ‘Matador’, de drogadictos y defensores de “valores blasfemos”, que no cree en su “dios inmundo”.

El hecho generó toda suerte de polémica, y hasta la respuesta del exprocurador general de la Nación y hoy embajador de Colombia ante la Organización de Estados Americanos, OEA, Alejandro Ordóñez, quien en repetidas ocasiones ha salido a defender su fe católica.

Todo comenzó cuando, el pasado 13 de abril, una usuaria identificada como Consuelo Vélez en Twitter se refiriera tanto a la actriz como al caricaturista, señalando que “Matador y Margarita Rosa igualitos con la cabeza destrozada por la droga, sin valores blasfemos están poseídos por el demonio, por eso este mundo está como está. Aunque no crean hay un Dios que les cobrará factura”.

El trino, sin etiquetas, hizo su camino hasta el feed de la actriz y presentadora caleña, quien no dudó ni un segundo en responder: “Afortunadamente no creo en su dios inmundo”. Palabras que suscitaron todo tipo de comentarios de apoyo por parte de personalidades reconocidas en la red social, como el periodista Gonzalo Guillen quien comentó: “Te acompaño, Margarita Rosa de Francisco: me cago en ese mito de dios”. Y en el caso del senador Gustavo Bolívar escribió: “Obviamente se refiere a Uribe”.

También hubo respuestas negativas por parte usuarios no tan reconocidos, que no dudaron en recordarle “ese majestuoso matrimonio católico” que tuvo con el cantante Carlos Vives; y hasta sus tendencias políticas, que se han hecho más evidentes desde su salida del diario El Tiempo, en donde fue columnista: “¿Cuál es el dios inmundo al q se refiere? Respete la creencia de los demás si quiere q respeten su ideología! Con insultos y agravios no puede aspirar al Congreso. No es raro que los miembros de la ‘Colombia Humana’ actúen en esa forma. No sé si es producto del ‘bareto’ petrista”.

Lo último, a pesar de que Margarita Rosa ha sido insistente en el hecho de que no tiene intensiones de participar en política, cuestión que la llevó a protagonizar otro fuerte intercambio con la periodista Vicky Dávila a mediados de febrero pasado, luego de que esta asegurara que la presentadora se ve como vicepresidenta de Gustavo Petro. “Este titular equívoco es perfecto para atraer la atención del desprevenido”, respondió en ese momento.

Sin embargo, la cuestión no paró ahí, pues de Francisco volvió a tocar el tema horas después, comentando que si bien no cree en dios, sí cree en diosa, provocando una nueva ola de comentarios a favor y en contra.

La polémica llegó a manos del embajador ante la OEA, Alejandro Ordóñez, quien replicando el trino de la artista publicó, por medio de su cuenta personal en la misma red social, una cita que reza de la siguiente manera: “‘Su orgullo ha dicho al hombre de estos tiempos dos cosas y ambas se las ha creído: que no tiene lunar y que no necesita de Dios; que es fuerte y que es hermoso; por eso le vemos engreído con su poder y enamorado de su hermosura’: Juan Donoso Cortés”.

Se trata de una de las apariciones más polémicas que ha tenido el exprocurador desde que anunció su regreso a casa desde el hospital tras haberse contagiado con covid-19, también a mediados de febrero. Otra de estas ocurrió el pasado 8 de abril, cuando el funcionario de Gobierno celebró el hundimiento de la eutanasia en el Congreso. “Triunfó la vida”, dijo.

El trino de Ordoñez también recibió reacciones positivas y negativas, más no una réplica por parte de Margarita Rosa de Francisco, o los otros involucrados en la discusión.

SEGUIR LEYENDO