La pandemia dejó más de $2 billones en déficit para TransMilenio y el SITP

En el último año, el sistema de transporte masivo pasó de costarle a la ciudad $892.000 millones de pesos a $2,1 billones.

TransMilenio
TransMilenio

El año pasado el Distrito puso $2,1 billones para subsidiar la operación de los buses de TransMilenio y del SITP. Por esta razón, actualmente, la Alcaldía de Bogotá y el Ministerio de Hacienda se encuentran en negociaciones para que este último de un aporte de entre el 50 y el 70 % del Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) como salvavidas para el sistema de transporte masivo.

Al principio de la emergencia sanitaria por parte del COVID-19, la capacidad de la flota en Bogotá se redujo al 35 % y con la reapertura de los sectores se amplió al 50 % y luego al 70 %, pero aun así no ha llegado a la mitad.

De acuerdo con el Informe de Gestión 2020 de la Empresa TransMilenio, este indica que las validaciones promedio en días hábiles cayeron de 3,7 millones en 2019 a 1,9 millones el año pasado, para una reducción del 48 % en todo el sistema. En los buses troncales la disminución fue del 51 %, pasando de 694 millones de validaciones a 341 millones entre un año y otro; y en los zonales, del 44 %, de 431 millones a 241 millones.

Ahora, según TransMilenio, para el año pasado se proyectó recaudar, vía tarifa, 2,35 billones de pesos y transferir 1,13 billones al Fondo de Estabilización Tarifaria, es decir, para el subsidio, pero se requirieron 967.000 millones adicionales, causando un déficit de unos 2,1 billones.

Teniendo en cuenta esto más la coyuntura por la que atraviesa el mundo, para finales de este año, el sistema puede acumular otro periodo con un saldo similar. Esto ha causado que, los conocedores en el tema, comiencen a pensar en la urgencia de conseguir recursos adicionales diferentes a los pasajes.

Desde la Secretaría de Hacienda se confirmó que, para este año, se asignaron $1,2 billones, “los cuales, con el devenir de la pandemia, ya se muestran insuficientes”. Esta entidad comentó que se pueden llegar a necesitar entre 780.000 millones y un billón de pesos adicionales. Teniendo en cuenta que no se contaría con los cerca de 120.000 millones que representa no subir el pasaje en 100 pesos, como lo prometió la alcaldesa durante su campaña.

Ahora, desde el TransMilenio se propuso que, para empezar a resolver dicho saldo pendiente, se dio inicio a la reprogramación de las vigencias futuras para la renovación de la flota, además, se encuentra adelantando un proceso de depuración de su operación, con lo que busca “hacer el sistema más eficiente, sin que esto vaya en detrimento de la prestación del servicio”. Asimismo, actualmente se están realizando gestiones con la Secretaria de Hacienda para garantizar los recursos para la prestación del servicio.

Por último, Nicolás Estupiñán, secretario de Movilidad, considera que “son urgentes tanto los recursos del Fome como la implementación de nuevas fuentes de financiación aprobadas en el Plan de Desarrollo”. Estas alternativas son el pico y placa solidario, el cual entre los años 2020 y 2021 apenas se ha logrado recaudar 10.000 millones, y, por otro lado, la contribución adicional a los parqueaderos, que hasta el momento no ha sido aprobada por el Concejo de Bogotá, el estacionamiento en vía y “una cuarta fuente que está por definirse”.

SEGUIR LEYENDO: