N.E.G.R.O: el canto cubano de identidad y orgullo afro que es viral en todo el mundo

El rapero y estilista cubano, Robe L Ninho, lleva años recorriendo los barrios pobres de Cuba con un mensaje de autoaceptación; ahora, con su música, llega al resto del mundo.

Roberto Álvarez, rapero, productor y estilista cubano. Foto: captura video.
Roberto Álvarez, rapero, productor y estilista cubano. Foto: captura video.

El pasado 21 de marzo se conmemoró el día internacional para la eliminación del racismo y la discriminación. En ese momento, en muchos hogares afro a través del mundo y, especialmente, en América Latina, el video oficial de una canción de Roberto Álvarez, rapero, productor y estilista negro de origen cubano conocido como Robe L Ninho, se estaba lanzando en plataformas digitales y llenando el día de música, identidad y orgullo afro.

Infobae habló con Roberto para conocer el origen de su reciente lanzamiento ‘N.E.G.R.O’, una canción que se hizo viral un año antes de ser lanzada, y los detalles sobre los proyectos sociales que realiza en los barrios más pobres de su país.

Un escape de la violencia y una lucha por la autoaceptación

Álvarez nació y creció en el barrio Candelaria, ubicado en la provincia de Artemisa, en Cuba, durante una época difícil del régimen bajo el que vive su país. “Nací en la parte del campo de Cuba, dentro de la parte complicada de ese lugar, ahí tuve mi crianza y la gran parte de mi vida la viví ahí. Ahora vivo en La Habana, me vine para acá buscando oportunidades para hacer lo que me gustaba que era ser estilista y acá me especialicé en el campo de la belleza y del hip hop”.

La música y la belleza han sido sus grandes pasiones desde niño, cuando era el encargado de ‘pelar’ o cortar el cabello de su hermano y sus amigos. “Yo era el que les hacía los cortes con cuchilla, de forma rústica y con algún tipo de dibujo en la cabeza. No era un corte profesional ni nada, pero con el tiempo me fui atreviendo a hacerles más cosas”, explica Álvarez.

Para esa época, según cuenta el cubano, en su país era difícil encontrar una máquina apropiada para cortar el cabello, pero una mamá de sus amigos logró traer una desde Venezuela, con ella Roberto empezó a mejorar los acabados de los cortes de sus amigos y, sin pensarlo, a tener una demanda, pues los demás también querían que él los ‘pelara’.

“Cuando vives en estos sitios no puedes subsistir de algo realmente. En Cuba es muy complicado el sistema, casi todo es ilegal, entonces había que apegarse a ciertas realidades para poder subsistir y, sin embargo, el poder recortar a la gente me reportó un ingreso estable con el cual pude vivir sin tener que acudir a otro tipo de actividades no lícitas”, recuerda.

En La Habana, los cortes que realizaba Álvarez costaban cinco veces más de lo que él les cobraba a los habitantes de su pueblo, razón por la que decide mudarse a la capital en busca de oportunidades. “Empecé a trabajar, fue difícil adaptarme y, además, la gente tenía que confiar y ver lo que yo hacía para convencerse de que yo podía cortarles el cabello. Luego me intereso por aprender otras cosas porque me siento capaz de hacer más y entro a la Academia Internacional de Belleza Bella Caribe donde me especializo en cosmetología y me gradúo de cosmetólogo”.

Mientras estudiaba, siendo “el único negro en una clase de cinco mil estudiantes” y viendo materias en las que le enseñaban a maquillar, cuidar y tratar rostros blancos y cabellos diferentes al suyo, Álvarez alternaba con su otra pasión y se abría paso también en el mundo del hip hop con sus propias letras.

“Yo salgo del barrio y las amistades que tenía de siempre se quedaron allá en el campo, en el barrio malo, y seguían en lo mismo. Cuando yo miré atrás, pasaron dos años y me daba cuenta de que Fulanito mi amigo estaba preso y Penganito estaba muerto, al yo ver eso me di cuenta de que esta oportunidad que tuve, yo se la podría brindar a muchos otros jóvenes que no tienen culpa de nacer en un barrio con esas características”, señala.

Así nació el proyecto dirigido por Roberto llamado Barbers Streets Cuban Hip Hop C4. “Empecé a ir a todos los barrios marginales solo con mi máquina de pelar, a pelar gratis y en lo que pelaba dejaba un consejo, siempre llevaba libros y los regalaba; te brindaba un corte, te regalaba un libro, cantaba mis canciones y les daba charlas”, explica el estilista.

Álvarez sabe que, tanto en su país como en el resto del mundo, los lugares más pobres son habitados, en su mayoría, por personas negras, a quienes él cortaba el cabello.

Con investigación y un estudio amplio de sus raíces, Álvarez no solo aprendió los procesos técnicos para cuidar un cabello afro, sino que también conoció “la historia negra, la historia no contada que no se da en las escuelas y ahí empiezan a conceptualizarse varias cosas que convirtieron a Barber Street y a mí en lo que somos hoy en día”.

“Al principio yo sólo quería luchar contra la violencia, pero al estar ahí y ver que todos sufrimos lo mismo, todos tenemos una historia en común con respecto al rechazo de nuestro cabello, la discriminación por nuestro color de piel, cultura o facciones, comienzo a ver que hay una necesidad imperiosa de cambiar eso. Así comienza esta misión de intentar el cambio en la autoaceptación para después cambiar todo lo demás”.

Con el paso de los años, las dudas de quienes le decían que estaba perdiendo dinero por regalar su trabajo en los barrios pobres y le advertían que algo malo le podía pasar se disiparon, y se convirtió en el Robe L Ninho que todos los habitantes negros de Cuba esperaban que llegara a su barrio para ‘pelarlos’ y cantarles sus letras, llenas de orgullo e identidad.

Por ahora, Álvarez tiene dos canciones en plataformas, Cabello Bello y N.E.G.R.O que se han hecho populares en redes sociales gracias al mensaje con el que muchas comunidades afro alrededor del mundo se identifican.

Letras con orgullo afro que le dan la vuelta al mundo

Roberto no es un experto en redes sociales, ni tampoco las atiende mucho; disfruta del contacto con la gente y compartir sus letras en vivo, como con las miles de personas que se reunían en sus visitas con Barbers Streets, por esta razón nunca estuvo interesado en grabar sus canciones para compartirlas al mundo.

Sin embargo, el año pasado una canción se hizo viral en las redes sociales, muy pocos sabían quién la cantaba, pero eran muchos los negros alrededor del mundo que se identificaron con la letra de N.E.G.R.O. “En un principio la canción se filtró, yo ni siquiera la había lanzado, ni tenía un concepto musical claro, y ya se escuchaba en muchos países. Eso me sorprendió porque yo me demore mucho tiempo en saber que mi canción estaba por ahí. De hecho, el primer minivideo que salió, que eran 59 segundos, no está en ninguno de mis perfiles. Lo pone un amigo o qué sé yo y cuando yo vine a ver eso estaba famoso en otros perfiles, yo cuando eso no tenía ni siquiera canal de YouTube y eso ya estaba con no sé cuántas reproducciones”.

La historia es manipulada, en su esencia distorsionada. Conveniencia para crear una filosofía errada. No soy descendiente de esclavos, camarada. Yo soy descendiente de personas que fueron esclavizadas. (N.E.G.R.O)

Entonces Roberto decidió darle un enfoque más serio y profesional a su música, la pandemia del coronavirus hizo que su canción viajara por el mundo en las redes sociales, mientras él se quedaba en su casa en La Habana. Este 21 de marzo, el videoclip oficial de su canción se hizo público y un challenge en redes sociales de personas bailando a su ritmo tiene cientos de videos en Cuba, Colombia, Estados Unidos, República Dominicana, Panamá, Bolivia y países europeos.

“La canción N.E.G.R.O es la reunión de muchas cosas que he tenido dentro desde niño, es una respuesta a muchos procesos de mi vida que identifican a muchas personas. En este video quisimos mostrar varias partes de la cultura negra, y parte de lo que soy yo, que estuviera representada la barbería y el estilismo negro. La representación de la rumba, el baile, la música, las telas wax y la energía que desprende toda fiesta negra. También aparece una mujer negra tocando el batá y tantas reinas negras que aparecen en ese video. Porque todas las mujeres son reinas, pero la mujer negra es un paradigma de resistencia. La mujer negra es África y África es la cuna de la humanidad”.

Cuando la pandemia se lo permita, Robe L Ninho espera recoger los frutos del éxito de su música viajando a otros países y unirse a los movimientos de orgullo afro de cada uno. También espera sacar a la luz pública más de sus letras, puesto que “tengo muchas más canciones, de hecho, N.E.G.R.O y Cabello Bello son canciones con las que yo puedo apostar, pero no considero que sean las canciones que más me llenan de todo lo demás que he escrito”.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS